Las ciu­da­des po­la­cas dan la es­pal­da en las ur­nas al Go­bierno ul­tra­na­cio­na­lis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Más po­der en las re­gio­nes

El mie­do a dis­tan­ciar­se ca­da vez más de la UE y el re­cha­zo a las po­lí­ti­cas au­to­ri­ta­rias del Eje­cu­ti­vo pa­re­ce ha­ber mo­vi­li­za­do al elec­to­ra­do más li­be­ral y proeu­ro­peo. Se­gún el son­deo a pie de ur­na del ins­ti­tu­to IP­SOS, el par­ti­do po­lí­ti­co que go­bier­na el país, Ley y Jus­ti­cia (PiS), pier­de en Cra­co­via —la se­gun­da ciu­dad del país, en la que se im­po­ne el iz­quier­dis- Nue­va Ca­le­do­nia seguirá per­te­ne­cien­do a Fran­cia. Una ma­yo­ría de vo­tan­tes en es­te te­rri­to­rio fran­cés del Pa­cí­fi­co sur vo­tó en con­tra en el re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia, se­gún los re­sul­ta­dos da­dos a co­no­cer ayer por el Al­to Co­mi­sa­ria­do, re­pre­sen­tan­te de Pa­rís en el ar­chi­pié­la­go.

El no re­ci­bió un 56,4% de apo­yos, por un 43,6% del sí, en una con­sul­ta pre­vis­ta en la Cons­ti­tu- ta Ja­cek Maj­chrows­ki— y en Gdansk, de ca­si me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes y en la que ga­na el in­de­pen­dien­te Pa­wel Ada­mo­wicz

En Var­so­via el re­sul­ta­do ha­bía que­da­do cla­ro en la pri­me­ra vuel­ta, cuan­do Ra­fal Tr­zas­kows­ki el can­di­da­to de Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca, el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, ob­tu­vo el 57% de los vo­tos.

“Po­lo­nia no pue­de per­mi­tir­se ción fran­ce­sa y que con­tó con una ele­va­da par­ti­ci­pa­ción, del 80,63%. En las pre­si­den­cia­les de 2017 fue del 53%.

El re­sul­ta­do es más ajus­ta­do de lo que pre­veían los son­deos, lo que da es­pe­ran­zas a los in­de­pen­den­tis­tas de re­ver­tir la co­rre­la­ción de fuer­zas en una fu­tu­ra con­vo­ca­to­ria. Pe­se a la vic­to­ria del no, exis­te la po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar dos re­fe­ren­dos más.

En una de­cla­ra­ción so­lem­ne un Po­le­xit. No so­mos Reino Uni­do. Si sa­li­mos de Eu­ro­pa nos con­ver­ti­re­mos en los pa­rias del con­ti­nen­te”. Así de ta­jan­te acu­día ayer Marta Jul­ke a uno de los co­le­gios elec­to­ra­les de Pia­seczno, al sur de Var­so­via. “Se tra­ta de apo­yar a los can­di­da­tos del par­ti­do del Go­bierno, que nos ale­ja de Eu­ro­pa, o po­si­cio­nar­se con los que de­fien­den abier­ta­men­te a la UE”, re­cal­ca es­ta co­mer­cial de 39 años.

“Es­te Go­bierno no pien­sa en la cla­se me­dia, so­lo en los más po­bres”, cri­ti­ca Ka­mi­la S., una psi­có­lo­ga de 29 años que vi­ve en Pia­seczno, una ciu­dad dor­mi­to­rio al sur de Var­so­via. “Y ya es­ta­mos har­tos de im­pues­tos y de im­po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Que ca­da uno re­ce el cre­do que quie­ra y vi­va li­bre­men­te”, di­ce mien­tras acu­de a mi­sa con su ma­ri­do y su be­bé a la igle­sia de San­ta Ana, don­de se con­gre­gan al­gu­nos fie­les an­tes de pa­sar por la me­sa elec­to­ral.

Nun­ca unos co­mi­cios pa­ra ele­gir a los al­cal­des y a los re­pre­sen­tan­tes re­gio­na­les ha­bían ge­ne­ra­do tan­ta ex­pec­ta­ción. En la pri­me­ra ron­da de vo­ta­cio­nes, el pa­sa­do 21 de oc­tu­bre, los po­la­cos ba­tie­ron un ré­cord his­tó­ri­co des­de el pa­la­cio del Elí­seo, el pre­si­den­te del país, Em­ma­nuel Ma­cron, ma­ni­fes­tó su “or­gu­llo” por la vic­to­ria del no. “Pa­ra no­so­tros es una se­ñal de con­fian­za en la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, en su fu­tu­ro y en sus va­lo­res”, di­jo.

La con­sul­ta, a la que es­ta­ban lla­ma­das a vo­tar 174.000 per­so­nas, cul­mi­nó un pro­ce­so de 30 años ini­cia­do con los lla­ma­dos acuer­dos de Ma­tig­non, que pu­sie­ron fin a una si­tua­ción de ca­si gue­rra ci­vil en es­tas is­las si­tua­das a 16.500 ki­ló­me­tros de la Fran­cia me­tro­po­li­ta­na.

“¿Quie­re us­ted que Nue­va Ca­le­do­nia ac­ce­da a la plena so­be­ra­nía y se con­vier­ta en in­de­pen­dien­te?” Es­ta era la pre­gun­ta a la que res­pon­die­ron los vo­tan­tes, ka­naks u ori­gi­na­rios de la is­la, o per­so­nas, in­clui­dos fran­ce­ses de ori­gen eu­ro­peo, que lle­va­ban vi­vien­do en ella des­de 1994.

La pre­gun­ta so­bren­tien­de que Nue­va Ca­le­do­nia, in­clui­da en la lis­ta de la ONU de 17 te­rri­to­rios no au­tó­no­mos que de­ben au­to­de­ter­mi­nar­se, ya dis­fru­ta de una so­be­ra­nía par­cial. Es la par­te del país con más com­pe­ten­cias —ca­si to­das, ex­cep­to las re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad y la jus­ti­cia— y la úni­ca con ins­ti­tu­cio­nes pro­pias con ca­pa­ci­dad pa­ra le­gis­lar. “Los opo­si­to­res del PiS han mo­vi­li­za­do co­mo nun­ca a sus vo­tan­tes. El par­ti­do del Go­bierno de­be cam­biar de es­tra­te­gia en las ciu­da­des por­que, si no, va­ti­cino que per­de­rá la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de 2019”, au­gu­ra Lu­kas­zWar­ze­cha, ana­lis­ta po­lí­ti­co y co­la­bo­ra­dor del se­ma­na­rio con­ser­va­dor DoR­zeczy.

Mien­tras que las gran­des ur­bes se han con­ver­ti­do en el talón de Aquiles del PiS, el pa­no­ra­ma les re­sul­ta más fa­vo­ra­ble a ni­vel re­gio­nal. El par­ti­do del Go­bierno pa­só en la pri­me­ra vuel­ta de con­tro­lar una so­la re­gión a ha­cer­lo en seis. Tam­bién pue­de go­ber­nar en coa­li­ción en otras tres. De es­ta ma­ne­ra, nue­ve de las 16 re­gio­nes que hay en Po­lo­nia pue­den que­dar ba­jo su pa­ra­guas, de­pen­dien­do de su ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar con otras for­ma­cio­nes.

El bas­tón del po­der au­to­nó­mi­co es muy im­por­tan­te por­que en es­tos re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos re­cae la tarea de ges­tio­nar el pre­su­pues­to de los fon­dos de la UE. Y Po­lo­nia es el pri­mer re­cep­tor de es­tas ayu­das. El res­to de Par­la­men­tos re­gio­na­les que­da en ma­nos de Coa­li­ción Cí­vi­ca, una alian­za de for­ma­cio­nes li­be­ra­les, de cen­tro y fer­vien­te­men­te proeu­ro­peas que li­de­ra el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción.

“El PiS ha con­quis­ta­do al elec­to­ra­do del es­te del país, que es jus­to más po­bre, ru­ral y don­de la igle­sia ca­tó­li­ca tie­ne una in­fluen­cia enor­me. Por el con­tra­rio, el oes­te, más ri­co y cos­mo­po­li­ta, mi­ra más a Eu­ro­pa”, ex­pli­ca Ja­cek Ku­char­czyk, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to po­la­co de Es­tu­dios Públicos.

Co­lo­ni­za­da en 1853, ori­gi­na­ria­men­te Fran­cia usó Nue­va Ca­le­do­nia co­mo pre­si­dio pa­ra de­lin­cuen­tes fran­ce­ses. Su­ce­si­vas olea­das de eu­ro­peos e in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de la re­gión del Pa­cí­fi­co aca­ba­ron de con­fi­gu­rar los ac­tua­les equi­li­brios ét­ni­cos, muy li­ga­dos a las opciones po­lí­ti­cas. Tras la co­lo­ni­za­ción, la dis­cri­mi­na­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de los au­tóc­to­nos ali­men­tó un con­flic­to que en los años ochen­ta pro­vo­có una ex­plo­sión vio­len­ta que de­jó ochen­ta muer­tos.

La fir­ma en 1988 de los acuer­dos de Ma­tig­non pu­sie­ron en mar­cha el pro­ce­so que desem­bo­có en el re­fe­rén­dum. Los fran­ce­ses ra­ti­fi­ca­ron el pac­to y el plan pa­ra la au­to­de­ter­mi­na­ción de Nue­va Ca­le­do­nia en una con­sul­ta en la que el sí ga­nó con un 80%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.