Ne­tan­yahu po­ne una pi­ca en el gol­fo Pér­si­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Po­si­ble me­dia­dor

Ye­dioth Ah­ro­noth.

Del la­do ára­be, no hay una­ni­mi­dad en la res­pues­ta. “Con­vie­ne ana­li­zar ca­da ca­so por se­pa­ra­do. La vi­si­ta de Ne­tan­yahu a Omán es ofi­cial, po­lí­ti­ca y es­tra­té­gi­ca. Las otras no lo son. Los mi­nis­tros que han ve­ni­do a EAU no lo han he­cho in­vi­ta­dos por el Go­bierno, sino por or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, pun­tua­li­za el po­li­tó­lo­go emi­ra­tí Ab­dulk­ha­leq Ab­du­lla, cu­yos análisis sue­len ha­cer­se eco de la lí­nea ofi­cial.

Al­gu­nos ta­búes se han ro­to, mien­tras los sím­bo­los ca­bal­gan so­bre la real­po­li­tik. El himno is­rae­lí Ha­tik­va ha so­na­do al tiem­po que se iza­ba la ban­de­ra con la Es­tre­lla de Da­vid en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de me­da­llas a yu­do­cas is­rae­líes en Abu Dha­bi. “Pa­ra Israel, las com­pe­ti­cio­nes en Orien­te Pró­xi­mo tienen más de po­lí­ti­ca que de de­por­te”, re­cor­da­ba The Las fuer­zas de se­gu­ri­dad egip­cias han ma­ta­do a 19 su­pues­tos te­rro­ris­tas vin­cu­la­dos con el ata­que per­pe­tra­do el vier­nes con­tra un au­to­bús en que via­ja­ban cris­tia­nos cop­tos en el que se re­gis­tra­ron sie­te muer­tos, se­gún anun­ció ayer el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. “Tras irrum­pir en la zo- Je­ru­sa­lem Post en un editorial. “Ha­ce ape­nas un año, los or­ga­ni­za­do­res se ne­ga­ron a que so­na­ra el himno del Es­ta­do ju­dío y a que on­dea­ra su ban­de­ra”.

Dos días des­pués, el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Israel, Ayoub Ka­ra, in­ter­vino en len­gua ára­be en de­fen­sa de la paz y el pro­gre­so en la re­gión an­te la Con­fe­ren­cia de la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, reuni­da en el mis­mo emi­ra­to.

Sin du­da por su re­lie­ve, es el via­je de Ne­tan­yahu a Mas­ca­te es el que más lla­ma la aten­ción. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res oma­ní, Yu­suf Bin Ala­wi, que el pa­sa­do fe­bre­ro vi­si­tó la mez­qui­ta de Al Aq­sa en Je­ru­sa­lén, ha sub­ra­ya­do que su país no bus­ca “me­diar” en­tre Israel y Pa­les­ti­na, sino acer­car a las par­tes pa­ra “po­ner fin al con- na y cer­car­la, los ele­men­tos te­rro­ris­tas em­pe­za­ron a dis­pa­rar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, las cua­les res­pon­die­ron”, ase­gu­ró In­te­rior en co­mu­ni­ca­do, lo que cau­só “la muer­te de 19 ele­men­tos te­rro­ris­tas, que to­da­vía no han si­do iden­ti­fi­ca­dos”. La acción se desa­rro­lló en una zo­na “re­mo­ta” en el de­sier­to oc­ci­den- flic­to”. De he­cho, po­cos días an­tes, el sul­tán re­ci­bió al pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Ab­bas, y el ana­lis­ta oma­ní Ab­du­llah Baab­dooh su­gie­re que es­te po­dría ha­ber­le pe­di­do ayu­da al res­pec­to. tal de la pro­vin­cia de Mi­nia, en el cen­tro de Egip­to, “un re­fu­gio le­jos del ra­dar de las fuer­zas de se­gu­ri­dad”, se­gún el mi­nis­te­rio.

La po­li­cía re­qui­só “seis ame­tra­lla­do­ras, dos fu­si­les au­to­má­ti­cos de ti­po FN FAL, tres ri­fles, cua­tro pis­to­las y mu­ni­ción”, aña­día la no­ta. La te­le­vi­sión es­ta­tal di­fun­dió imá­ge­nes de va­rios ca­dá­ve­res, to­dos con un ar­ma jun­to a sus bra­zos y un pa­pel im­pre­so con el le­ma del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, en sus si­glas en in­glés) den­tro de una tien­da en el de­sier­to.

El ISIS asu­mió la au­to­ría del ata­que per­pe­tra­do el vier­nes con­tra un au­to­bús que tras­la­da­ba a fie­les cop­tos al mo­nas­te­rio de San Sa­muel, en la pro­vin­cia de Mi­nia. Se­gún fuen­tes de la Igle­sia cop­ta, en el ata­que mu­rie-

Omán siem­pre ha te­ni­do una po­lí­ti­ca in­de­pen­dien­te. Fue el úni­co país de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga que no boi­co­teó a Egip­to des­pués de su paz con Israel. Tras los acuer­dos de Os­lo (1993) aco­gió las vi­si­tas de los pri­me­ros mi­nis­tros Isaac Ra­bin y Si­món Peres, y acep­tó, jun­to a Qa­tar, la aper­tu­ra de una ofi­ci­na co­mer­cial is­rae­lí. La Se­gun­da In­ti­fa­da, a par­tir del año 2000, aca­bó con el acer­ca­mien­to, pe­ro los con­tac­tos se man­tu­vie­ron de for­ma dis­cre­ta.

Al­tos car­gos oma­níes, emi­ra­tíes y ca­ta­ríes vi­si­tan con fre­cuen­cia Israel sin lla­mar la aten­ción, e in­ter­vie­nen en los asun­tos pa­les­ti­nos con pre­sio­nes po­lí­ti­cas acom­pa­ña­das de fi­nan­cia­ción, tan­to so­bre la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na co­mo so­bre el Go­bierno de fac­to de Ha­más en Ga­za. ron sie­te per­so­nas y re­sul­ta­ron he­ri­das otras 19. Los fu­ne­ra­les por la ma­yo­ría de las víc­ti­mas se ce­le­bra­ron el sá­ba­do en la igle­sia ca­te­dral del Gran Már­tir Ta­dros, en la ciu­dad de Mi­nia.

La pren­sa lo­cal des­ta­ca­ba ayer la par­ti­ci­pa­ción del pre­si­den­te egip­cio, Ab­del­fa­tá al Si­si, en un fo­ro en la ciu­dad cos­te­ra de Sharm al Sheij, al sur de la pe­nín­su­la del Si­naí, y re­le­gó a un segundo plano las fo­to­gra­fías de los fu­ne­ra­les por las víc­ti­mas del aten­ta­do. Al Si­si se­ña­ló en di­cho fo­ro que lo ocu­rri­do en Mi­nia es una “agre­sión con­tra los ciu­da­da­nos egip­cios”. “No­so­tros, en Egip­to, no di­fe­ren­cia­mos en­tre cris­tiano o mu­sul­mán, por­que to­dos son egip­cios”, aña­dió.

El aten­ta­do se pro­du­jo en el “Si la in­ten­ción era im­pul­sar la paz en Orien­te Pró­xi­mo, [la vi­si­ta de Ne­tan­yahu] no va a aña­dir un ápi­ce por­que el asun­to le vie­ne gran­de a Omán, pe­ro so­bre to­do y más im­por­tan­te por­que Ne­tan­yahu no es­tá in­tere­sa­do en la paz. Si aca­so el via­je re­fuer­za la po­si­ción is­rae­lí”, re­su­me el ana­lis­ta emi­ra­tí Ab­du­lla.

La ma­yo­ría de los co­men­ta­ris­tas ára­bes com­par­ten ese es­cep­ti­cis­mo. “Ig­no­ra­mos to­do lo que hay de­trás de la vi­si­ta. Los ru­mo­res re­la­ti­vos a una me­dia­ción oma­ní son im­pro­ba­bles por­que es Egip­to el que nor­mal­men­te asu­me esa fun­ción”, des­es­ti­ma Ab­dul Rah­man al Ra­ched en Al Sharq Al Aw­sat. Las frías reac­cio­nes que ha sus­ci­ta­do el via­je di­cen mu­cho so­bre el cam­bio en la re­gión res­pec­to al asun­to pa­les­tino. Só­lo me­dios cer­ca­nos a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes han pro­tes­ta­do.

Mien­tras lle­ga la nor­ma­li­za­ción de re­la­cio­nes, el mi­nis­tro de Trans­por­tes (y tam­bién de In­te­li­gen­cia) de Israel, Yis­rael Katz, se dis­po­ne a pre­sen­tar es­ta se­ma­na en un fo­ro in­ter­na­cio­nal en Omán un pro­yec­to de fe­rro­ca­rril trans­rre­gio­nal des­de el puer­to is­rae­lí de Hai­fa, pa­san­do por Amán, has­ta el puer­to sau­dí de Dam­man, en el Gol­fo. mis­mo lu­gar don­de en ma­yo del año pa­sa­do mi­li­cia­nos del ISIS asal­ta­ron un au­to­bús con cris­tia­nos que ha­cían el­mis­mo re­co­rri­do, que cau­só 28 muer­tos.

Des­de di­ciem­bre de 2016, el gru­po te­rro­ris­ta, que tie­ne una fi­lial afin­ca­da en la pe­nín­su­la del Si­naí, ha reivin­di­ca­do va­rios aten­ta­dos que han aca­ba­do con la vi­da de ca­si un cen­te­nar de fie­les cris­tia­nos. Tras esos ata­ques, las au­to­ri­da­des re­for­za­ron aún­más la se­gu­ri­dad des­ple­gan­do a mi­li­ta­res y miem­bros de fuer­zas es­pe­cia­les, que hoy si­guen pre­sen­tes en las in­me­dia­cio­nes de al­gu­nas igle­sias.

Los cop­tos son la co­mu­ni­dad cris­tia­na más nu­me­ro­sa y des­ta­ca­da de Egip­to: re­pre­sen­tan cer­ca del 10% de los 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.