La in­vi­si­bi­li­dad de los su­per­do­ta­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Prin­ci­pal obs­tácu­lo

Ana Est­her Ga­lán re­cuer­da cuan­do su hi­ja Car­la le co­men­tó que que­ría di­se­ñar una lí­nea de mo­da uni­sex. “El­maes­tro le di­jo que no se jun­ta­ra tan­to con los ni­ños y de­du­jo que si crea­ba ro­pa pa­ra am­bos se­xos él no sa­bría con quién es­ta­ba. Des­de pe­que­ña sa­bía­mos que te­nía al­tas ca­pa­ci­da­des”, afir­ma. Es­ta ma­dre de Cór­do­ba ha de­nun­cia­do las su­pues­tas tra­bas que su­fre pa­ra que los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos de la Jun­ta de An­da­lu­cía re­co­noz­can el ni­vel de in­te­li­gen­cia de su hi­ja de 6 años. Ex­per­tos y aso­cia­cio­nes cri­ti­can la in­vi­si­bi­li­dad de es­te co­lec­ti­vo, pe­se a las le­yes de al­gu­nas Ad­mi­nis­tra­cio­nes. “Son me­di­das de apa­rien­cia. El pro­ble­ma es la fal­ta de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do pa­ra de­tec­tar a es­tos ni­ños”, ase­gu­ra Mar­ga­ri­ta Co­lon­drón, pre­si­den­ta de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Al­tas Ca­pa­ci­da­des In­te­lec­tua­les (Con­fi­nes).

El pe­ri­plo de Ga­lán co­men­zó en mar­zo de 2017, cuan­do pi­dió al cen­tro que to­ma­ra me­di­das pre­ven­ti­vas. “No que­ría que a ella le pa­sa­ra co­mo a su her­mano ma­yor, su­per­do­ta­do, que su­frió de­pre­sión por no ser aten­di­do a tiem­po”, afir­ma. Se­gún su re­la­to, el co­le­gio de­ter­mi­nó es­te abril que no pre­sen­ta­ba ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­cia­do­ras. “El in­for­me es­tá emi­nen­te­men­te fal­sea­do”, de­nun­cia. Los pa­dres acu­die­ron al pe­dia­tra y es­te les de­ri­vó a Sa­lud Men­tal. “Es­ta es­pe­cia­lis­ta sí de­ter­mi­nó que Car­la tie­ne al­tas ca­pa­ci­da­des”, apun­ta la ma­dre, quien se­ña­la que la ni­ña ha co­men­za­do pri­ma­ria en un co­le­gio pri­va­do has­ta que se en­cuen­tre una so­lu­ción. Es­te pe­rió­di­co no ha lo­gra­do co­no­cer la ver­sión de Edu­ca­ción.

En­tre las con­se­cuen­cias por no ser diag­nos­ti­ca­dos, Co­lon­drón ha­ce hin­ca­pié en el fra­ca­so es­co­lar: “Son ni­ños des­mo­ti­va­dos, que se abu­rren en cla­se al no re­ci­bir la aten­ción ne­ce­sa­ria y que pue­den desa­rro­llar un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción gran­de. Tam­bién pue­den su­frir de­pre­sión, an­sie­dad… Te­ner más in­se­gu­ri­dad y una au­to­es­ti­ma ba­ja”. Es­ta si­tua­ción los pue­de con­du­cir a ser per­so­nas más agre­si­vas o que se aís­len del mun­do. Co­lon­drón ase­gu­ra que uno de ca­da dos de es­tos ni­ños su­fre aco­so en cla­se.

En Es­pa­ña hay de­tec­ta­dos 27.000 es­tu­dian­tes con al­tas ca­pa­ci­da­des y fal­ta­rían otros 135.000 por diag­nos­ti­car, se­gún la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción El Mun­do del Su­per­do­ta­do, Car­men Sanz. “Hay co­mu­ni­da­des co­mo An­da­lu- cía, Mur­cia, Ma­drid y Ara­gón que cuen­tan con pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra iden­ti­fi­car­los; al­gu­nas co­mo Va­len­cia o Cas­ti­lla y León, que es­tán tra­ba­jan­do en ello, y otras, co­mo Ca­ta­lu­ña o Ex­tre­ma­du­ra, que no tienen na­da”, ex­po­ne Co­lon­drón. “Un ni­ño no pue­de ser su­per­do­ta­do en An­da­lu­cía y en Ca­ta­lu­ña no. Hay que uni­fi­car có­mo iden­ti­fi­car­los, có­mo eva­luar­los, cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas...”, afir­ma el pe­dia­tra y neu­ró­lo­go Ja­vier Ber­ché.

“En An­da­lu­cía los cen­tros de­ben rea­li­zar dos cues­tio­na­rios a pa­dres y pro­fe­so­res so­bre el alumno al fi­na­li­zar in­fan­til y pri­ma­ria. Si se sos­pe­cha que el ni­ño pue­de te­ner al­tas ca­pa­ci­da­des, se le ha­cen las prue­bas de ni­vel de in­te­li­gen­cia”, ex­pli­ca la pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Al­tas Ca­pa­ci­da­des In­te­lec­tua­les (FASI), Car­men Tri­llo. En Ba­lea­res, sin em­bar­go, la apli­ca­ción del pro­to­co­lo no es obli­ga­to­ria. “Se de­ja a la vo­lun­tad de ca­da cen­tro, pe­ro ya es­tá en ca­si to­dos”, se­ña­laRo­sa­bel Ro­drí­guez, del gru­po de in­ves­ti­ga­ción de al­tas ca­pa­ci­da­des de la Uni­ver­si­tat de les Illes Ba­lears. El “prin­ci­pal obs­tácu­lo” pa­ra de­tec­tar a es­tos ni­ños es la fal­ta de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do. “Aún hoy es­cu­cho a pro­fe­so­res que du­dan de que su alumno sea su­per­do­ta­do por­que no sa­ca 10 en to­do”, aña­de Ber­ché. “Los do­cen­tes y los orien­ta­do­res se que­jan de la fal­ta de pre­pa­ra­ción”, apun­ta el se­cre­ta­rio es­ta­tal de acción sin­di­cal de ANPE, Ra­món Iz­quier­do. “Es muy­fá­cil cues­tio­nar la ca­pa­ci­dad de los pro­fe­so­res, pe­ro cree­mos que el 99% es­tá pre­pa­ra­do pa­ra iden­ti­fi­car ca­sos. Hay un alu­vión de pa­dres que pi­den es­tas va­lo­ra­cio­nes mien­tras que la Ad­mi­nis­tra­ción in­ten­ta ocul­tar sus ver­güen­zas”, de­nun­cia Ja­vier He­rre­ra, de la Aso­cia­ción de Pro­fe­so­res de Ins­ti­tu­to de An­da­lu­cía. “A es­to se su­ma que el equi­po que rea­li­za es­tas prue­bas es­tá for­ma­do pa­ra de­tec­tar ca­sos de tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción e hiperactividad, pe­ro no a es­tos alum­nos”, di­ce Co­lon­drón.

Sin em­bar­go, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­can pe­cho. An­da­lu­cía ase­gu­ra que cuen­ta con pro­fe­so­ra­do de pe­da­go­gía te­ra­péu­ti­ca y que otor­ga sub­ven­cio­nes pa­ra ma­te­ria­les cu­rri­cu­la­res; Mur­cia ha­bla de 30 cur­sos y 10 jor­na­das de es­ta­ma­te­ria en una dé­ca­da, y Ara­gón de­fien­de la “for­ma­ción in­te­gral” de sus pro­fe­so­res con más de 3.000 actividades al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.