Cla­ves pa­ra se­guir la jor­na­da elec­to­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las le­gis­la­ti­vas de hoy, tras­cen­den­ta­les co­mo po­cas en la his­to­ria, ofre­cen nu­me­ro­sas lec­tu­ras so­bre el en­ra­re­ci­do mo­men­to po­lí­ti­co que vi­ve Es­ta­dos Uni­dos. Cris­pa­do y ex­tre­ma­da­men­te po­la­ri­za­do, el país ce­le­bra unas elec­cio­nes en las que no abun­dan las cer­te­zas. Es­tas son al­gu­nas pis­tas a se­guir du­ran­te la jor­na­da.

El con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de­pen­de de ape­nas unos mi­les de vo­tos en unas de­ce­nas de dis­tri­tos, en los que la ba­ta­lla es­tá tre­men­da­men­te igua­la­da. Por eso, una le­ve va­ria­ción en la par­ti­ci­pa­ción en esos dis­tri­tos po­dría ser cru­cial. Los da­tos de vo­to an­ti­ci­pa­do, más ele­va­dos que en otras le­gis­la­ti­vas, pa­re­cen con­fir­mar que la par­ti­ci­pa­ción se­rá al­ta. Pe­ro ¿a quién be­ne­fi­cia­ría una al­ta par­ti­ci­pa­ción? Tra­di­cio­nal­men­te, en las le­gis­la­ti­vas vo­tan más los gru­pos so­cia­les iden­ti­fi­ca­dos con los re­pu­bli­ca­nos (blan­cos, ma­yo­res, más ri­cos). Las de­mó­cra­tas dominan en los son­deos en pre­fe­ren­cia de vo­to, so­bre la ba­se de su ven­ta­ja en­tre los in­de­pen­dien­tes y el re­cha­zo a Trump. Pe­ro no se tra­ta de lo que la gen­te pien­sa, sino de si acu­den a las ur­nas a ex­pre­sar­lo. Los son­deos pro­nos­ti­can una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de jó­ve­nes y mu­je­res, y hay evi­den­cia de ello en el vo­to an­ti­ci­pa­do en Es­ta­dos co­mo Te­xas. De con­fir­mar­se, po­dría ser po­si­ti­vo pa­ra los de­mó­cra­tas.

Do­nald Trump ga­nó las pre­si­den­cia­les con un dis­cur­so xe­nó­fo­bo. Por eso, tam­bién, no ga­nó en ca­si nin­gún lu­gar po­bla­do de la fron­te­ra. Clin­ton ven­ció en el sur de Te­xas, el sur de Ari­zo­na y el sur de Ca­li- for­nia. Po­lí­ti­cos po­pu­la­res y mo­de­ra­dos co­mo el con­gre­sis­ta re­pu­bli­cano Will Hurd, en el sur de Te­xas, es­tán en la cuer­da flo­ja por la ima­gen irreal de caos e in­se­gu­ri­dad en la fron­te­ra que pin­ta ca­da día el pre­si­den­te. El da­ño que ese men­sa­je ha­ce a los re­pu­bli­ca­nos en la fron­te­ra se va a me­dir en to­do el su­r­oes­te, pe­ro es­pe­cial­men­te en Ari­zo­na. El Es­ta­do es ca­da vez más ur­bano y di­ver­so. Jeff Fla­ke, el prin­ci­pal crí­ti­co de Trump en el Se­na­do, se re­ti­ró de su es­ca­ño y lo de­jó li­bre. Com­pi­ten una de­mó­cra­ta mo­de­ra­da de Ari­zo­na, Kyrs­ten Si­ne­ma, con una re­pu­bli­ca­na que tu­vo que de­fen­der a Trump pa­ra ga­nar sus pri­ma­rias, Mart­ha McSally. La pér­di­da del es­ca­ño de Fla­ke se­ría una ca­tás­tro­fe atri­bui­ble di­rec­ta­men­te a las exa­ge­ra­cio­nes de Trump so­bre la in­mi­gra­ción. En la pug­na por el Se­na­do, los de­mó­cra­tas jue­gan con el vien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.