Chi­na pro­me­te abrir más su mer­ca­do y ba­jar los aran­ce­les

El País (1ª Edición) - - PORTADA - In­ver­sio­nes ex­tran­je­ras

Chi­na abri­rá más su eco­no­mía, re­du­ci­rá sus aran­ce­les y au­men­ta­rá sus im­por­ta­cio­nes, ase­gu­ró ayer Xi Jin­ping. De­fen­de­rá tam­bién la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y pro­te­ge­rá la pro­pie­dad in­te­lec­tual. El dis­cur­so del pre­si­den­te chino en la inau­gu­ra­ción de la co­lo­sal Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Im­por­ta­cio­nes (CIIE) en Shang­hái in­clu­yó pa­la­bras con­ci­lia­do­ras a los so­cios co­mer­cia­les que le reclaman me­di­das con­cre­tas pa­ra abrir los mer­ca­dos chi­nos y ofre­cer igual­dad de con­di­cio­nes a las em­pre- sas ex­tran­je­ras. La mis­ma pro­me­sa que vie­ne re­pi­tien­do des­de que enar­bo­la­ra la ban­de­ra del li­bre co­mer­cio en Da­vos en 2017.

Pe­ro, en ple­na gue­rra co­mer­cial con EE UU, y un día an­tes de unas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas cru­cia­les en ese país, tam­bién lan­zó un men­sa­je desafian­te a sus crí­ti­cos: “Chi­na ha pa­de­ci­do 5.000 años de tri­bu­la­cio­nes y pro­ble­mas, pe­ro si­gue aquí. Y en el fu­tu­ro, siem­pre va a se­guir aquí”.

El pre­si­den­te chino no men­cio­nó en nin­gún mo­men­to al ri­val, pe­ro sí le de­di­có nu­me­ro­sas alu­sio­nes in­di­rec­tas. “Ca­da país de­be­ría em­plear­se a fon­do pa­ra me­jo­rar su cli­ma em­pre­sa­rial”, sos­tu­vo, “uno no pue­de apun­tar con el de­do a los pro­ble­mas de otro si no re­suel­ve los pro­pios”.

La CIIE es, se­gún pre­su­me Chi­na, la ma­yor fe­ria co­mer­cial del mun­do, y un even­to que se re­pe­ti­rá ca­da año a par­tir de aho­ra. Aco­ge a más de 2.800 em­pre­sas de 130 paí­ses, y con­cen­tra a más de 100.000 com­pra­do­res pro­fe­sio­na­les. Pe­kín, que la ha pro­mo­cio­na­do con la im­por­tan­cia que con­ce­de a las cum­bres in­ter­na­cio­na­les de ma­yor pos­tín, quie­re de­mos­trar que es­tá dis­pues­ta a au­men­tar sus im­por­ta­cio­nes y el ac­ce­so de las em­pre­sas ex­tran­je­ras a su mer­ca­do. Aun­que Xi la anun­ció por pri­me­ra vez en ma­yo del año pa­sa­do, an­tes de queWas­hing­ton y Pe­kín se en­zar­za­ran en su gue­rra co­mer­cial, es­ta dispu­ta es la gran pro­ta­go­nis­ta de la fe­ria. Es­ta­dos Uni­dos no ha en­via­do a nin­gún al­to fun­cio­na­rio en re­pre­sen­ta­ción del país. La OCDE si­túa a Chi­na en el pues­to 59º en cuan­to a aper­tu­ra a la in­ver­sión de em­pre­sas ex­tran­je­ras, de un to­tal de 62 eco­no­mías que ana­li­za. Was­hing­ton —al igual que otros gran­des so­cios co­mer­cia­les chi­nos, co­mo la Unión Eu­ro­pea o Ja­pón— ale­ga que Pe­kín ofre­ce un tra­to de fa­vor a las em­pre­sas chi­nas, di­fi­cul­ta o blo­quea el ac­ce­so de las com­pa­ñías ex­tran­je­ras a nu­me­ro­sos sec­to­res de la se­gun­da eco­no­mía del mun­do e in­cum­ple las le­yes in­ter­na­cio­na­les de pro­pie­dad in­te­lec­tual.

EE UU ha im­pues­to aran­ce­les por va­lor de 250.000 mi­llo­nes de dó­la­res a pro­duc­tos chi­nos, mien­tras que Chi­na ha res­pon­di­do con ta­sas por 110.000 mi­llo­nes so­bre im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

La se­ma­na pa­sa­da, Fran­cia y Ale­ma­nia re­cla­ma­ron a Pe­kín, en un ar­tícu­lo con­jun­to de sus em­ba­ja­do­res pu­bli­ca­do en la re­vis­ta eco­nó­mi­ca Cai­xin, igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas eu­ro­peas en el país asiá­ti­co. “Es­tas me­di­das de­be­rían ir más allá de ajus­tes aran­ce­la­rios e in­ten­tar ata­jar las preo­cu­pa­cio­nes exis­ten­tes des­de ha­ce tiem­po so­bre el co­mer­cio y las in­ver­sio­nes. Nues­tra ex­pec­ta­ti­va es una de­cla­ra­ción cla­ra del Go­bierno chino que ex­pon­ga de­ta­lles y ca­len­da­rios pa­ra esas me­di­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.