La bre­cha en­tre cam­po y ciu­dad des­ga­rra Po­lo­nia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ye­ka­te­ri­na Hand­ziuk, de 32 años, una ac­ti­vis­ta de la ciu­dad ucra­nia de Her­són, fa­lle­ció el do­min­go en la clí­ni­ca de Kiev don­de era tra­ta­da de las que­ma­du­ras que le cau­só un gru­po de in­di­vi­duos que la ro­ció con áci­do sul­fú­ri­co el 31 de ju­lio pa­sa­do cuan­do aban­do­na­ba su do­mi­ci­lio en di­rec­ción al tra­ba- Nun­ca unas elec­cio­nes lo­ca­les y re­gio­na­les ha­bían te­ni­do tan­ta re­per­cu­sión en la sex­ta eco­no­mía de la UE. Pe­ro el mie­do a dis­tan­ciar­se del club co­mu­ni­ta­rio y el re­cha­zo ha­cia las po­lí­ti­cas au­to­ri­ta­rias del Go­bierno mo­vi­li­zó a gran par­te de los vo­tan­tes del país en unos co­mi­cios con un ré­cord de par­ti­ci­pa­ción sin pre­ce­den­tes des­de la caí­da del Te­lón de Ace­ro. La so­cie­dad po­la­ca se mues­tra más di­vi­di­da que nun­ca en­tre los que apo­yan al par­ti­do ul­tra­na­cio­na­lis­ta del Eje­cu­ti­vo y los que es­tán en con­tra. En­tre los ciu­da­da­nos de cla­se me­dia y al­ta de las ciu­da­des y los ha­bi­tan­tes más po­bres de las zo­nas ru­ra­les.

Los re­sul­ta­dos ofi­cia­les de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes lo­ca­les ce­le­bra­das el do­min­go su­po­nen una agria de­rro­ta pa­ra el par­ti­do del Go­bierno. Ley y Jus­ti­cia (PiS) no con­si­gue go­ber­nar en jo. Las que­ma­du­ras afec­ta­ban al 40% del cuer­po de Hand­ziuk, cu­yo nom­bre se aña­de al de de­ce­nas de ac­ti­vis­tas —y tam­bién pe­rio­dis­tas— crí­ti­cos que han pe­re­ci­do víc­ti­mas de la vio­len­cia en Ucra­nia. En la ma­yo­ría de los ca­sos, los au­to­res no han si­do des­cu­bier­tos.

“Sé que ten­go mal as­pec­to, pe­ro al me­nos los mé­di­cos ucra- nin­gu­na de las gran­des ciu­da­des. Si en la pri­me­ra vuel­ta, el 21 de oc­tu­bre, per­dió la opor­tu­ni­dad de ha­cer­se con los Ayun­ta­mien­tos de Var­so­via, Lodz o Wro­claw, en la se­gun­da tam­po­co ha con­se­gui­do el con­trol de Cra­co­via, la se­gun­da ur­be de Po­lo­nia, ni de la ciu­dad por­tua­ria de Gdansk. Don­de sí ha re­for­za­do su po­der es en los par­la­men­tos re­gio­na­les, que se de­fi­nie­ron en la pri­me­ra ron­da.

Era la pri­me­ra vez que los po­la­cos acu­dían a las ur­nas des­de que en 2015 el PiS, go­ber­na­do en la som­bra por el ul­tra­na­cio­na­lis­ta ca­tó­li­co Ja­ros­law Kaczyns­ki, se hi­cie­ra con la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. En to­das las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia los ga­na­do­res de los co­mi­cios son can­di­da­tos de Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca, el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, de cor­te li­be­ral y proeu­ro­peo, o po­lí­ti­cos in­de­pen­dien­tes que han apo­ya­do a Coa­li­ción Cí­vi­ca, una alian­za de for­ma­cio­nes li­de­ra­das por Pla­ta­for­ma que han for­ma­do nios me es­tán cu­ran­do y es­toy se­gu­ra de que se me ve mu­cho me­jor que a la jus­ti­cia y al sis­te­ma ju­di­cial de Ucra­nia, por­que a ellos hoy no los es­tá cu­ran­do na­die”. Des­de su le­cho en el hos­pi­tal, la ac­ti­vis­ta pro­nun­ció es­tas pa­la­bras an­te las cá­ma­ras en sep­tiem­bre, y el ví­deo cir­cu­la­ba ayer por las re­des so­cia­les en su me­mo­ria.

Hand­ziuk fue dipu­tada re­gio­nal y mu­ni­ci­pal en Her­són, ade­más de con­se­je­ra del al­cal­de. Com­ba­tía la co­rrup­ción de las es­truc­tu­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas y li­dia­ba tam­bién con los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos. Mi­li­tó en Bat­kivsh­chi­na, el par­ti­do de la ex pri­me­ra mi­nis­tra de Ucra­nia Yu­lia Ti­mos­hen­ko, y co­mo re­pre­sen­tan­te de esa for­ma­ción fue ele­gi­da dipu­tada re­gio­nal en 2006. En 2012 fun­dó la Agen­cia de Pe­rio­dis­mo Cí­vi­co Most y la pá­gi­na web most. ks.ua, des­de don­de se­guía las com­pras es­ta­ta­les y los gas­tos pú­bli­cos. Hand­ziuk par­ti­ci­pó en el mo­vi­mien­to Eu­ro­mai­dán, crea­do en oto­ño de 2013 en apo­yo de una po­lí­ti­ca proeu­ro­pea y en con­tra del pre­si­den­te Víc­tor Ya­nu­kó­vich. Tras la ane­xión de Cri­mea por Ru­sia y la gue­rra en el Es­te de Ucra­nia, Hand­ziuk co­la­bo­ró con Ac­nur, la agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos. Her­són es una re­gión con­ti­gua a Cri­mea y Hand­ziuk se in­te­gró en 2016 en un gru­po pro­pa­gan­dís­ti­co ucra­nio di­ri­gi­do a los ha­bi­tan­tes de la pe­nín­su­la.

La ac­ti­vis­ta ha­bía acu­sa­do de co­rrup­ción a un al­to car­go de la po­li­cía lo­cal, Ar­tem An­tos­chuk, que fue des­pe­di­do. El ata­que a Hand­ziuk, con­si­de­ra­do ini­cial­men­te “gam­be­rris­mo”, fue re­ca­li­fi­ca­do co­mo “ase­si­na­to pre­me­di­ta­do”. La po­li­cía arres­tó a cin­co an­ti­guos mi­li­ta­res ucra­nios que com­ba­tie­ron en el Es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.