El co­mi­sa­rio pa­ga­ba 1.000 eu­ros al mes pa­ra ras­trear llamadas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Ahí la úni­ca so­lu­ción, que no veo fá­cil, es ha­cer un ras­treo [de llamadas], in­ten­tar con al­guien de Te­le­fó­ni­ca”. El en­ton­ces co­mi­sa­rio en ac­ti­vo Jo­sé Vi­lla­re­jo des­ve­la­ba el 21 de sep­tiem­bre de 2009 a Ig­na­cio Ló­pez del Hierro, ma­ri­do de Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, par­te de sus mé­to­dos ile­ga­les pa­ra ac­ce­der a in­for­ma­ción con­fi­den­cial de las víc­ti­mas de sus es­pio­na­jes. En es­ta con­ver­sa­ción, re­ve­la­da ayer por Mon­cloa. com, el po­li­cía en­car­ce­la­do co­mo ca­be­ci­lla de la tra­ma po­li­cial des­man­te­la­da en la Ope­ra­ción Tán­dem ase­gu­ra­ba que con el trá­fi­co de llamadas y men­sa­jes SMS en­tre el her­mano de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y la em­pre­sa­ria Ma­ri­ta Fer­nán­dez La­do, due­ña de la agen­cia de de­tec­ti­ves Mé­to­do 3, se po­día sa­ber si am­bos es­ta­ban “en­ro­lla­dos mu­cho o po­co” y así usar esa in­for­ma­ción pa­ra car­gar con­tra el en­ton­ces mi­nis­tro de In­te­rior en pleno ca­so Gür­tel.

La in­ves­ti­ga­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal apor­ta nu­me­ro­sos in­di­cios so­bre có­mo Vi­lla­re­jo re­ca­ba­ba es­tos da­tos te­lé­fo­ni­cos y su dis­po­si­ción a pa­gar por ellos. En la pie­za se­pa­ra­da Pin­tor —en la que se in­ves­ti­gan los tra­ba­jos rea­li­za­dos por el po­li­cía ju­bi­la­do al em­pre­sa­rio Juan Mu­ñoz, ma­ri­do de la pe­rio­dis­ta Ana Ro­sa Quin­ta­na—, las pes­qui­sas han re­ve­la­do que Vi­lla­re­jo se va­lió de un agen­te de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta pa­ra con­sul­tar en la ba­se de da­tos po­li- cial Si­den­pol y con­se­guir la iden­ti­dad de los ti­tu­la­res de una de­ce­na de te­lé­fo­nos, pri­mer pa­so pa­ra lle­gar a sa­ber con quién se re­la­cio­na­ban sus ti­tu­la­res.

Otro al­to man­do in­ves­ti­ga­do, el tam­bién co­mi­sa­rio En­ri­que Gar­cía-Cas­ta­ño, El Gor­do, ad­mi­tió en su de­cla­ra­ción co­mo impu­tado an­te el juez que él fa­ci­li­tó a su com­pa­ñe­ro es­ta in­for­ma­ción sin man­da­mien­to ju­di­cial por­que así se lo ha­bía or­de­na­do el su­pe­rior de am­bos: “El DAO [di­rec­tor ad­jun­to ope­ra­ti­vo, en re­fe­ren­cia al co­mi­sa­rio Eu­ge­nio Pino, nú­me­ro dos de la Po­li­cía Na­cio­nal en la eta­pa del mi­nis­tro Jor­ge Fer­nán­dez Díaz] me de­cía, ‘tú los da­tos que te pi­da se los vas dan­do”.

Es, pre­ci­sa­men­te, una gra­ba­ción rea­li­za­da por Vi­lla­re­jo de una con­ver­sa­ción con Gar­cía-Cas­ta­ño la que ha re­ve­la­do los su- pues­tos in­ten­tos de am­bos po­li­cías pa­ra con­se­guir la co­la­bo­ra­ción de nue­vos em­plea­dos de las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas pa­ra ras­trear llamadas. “A mil eu­ri­tos, sí, co­ño, va­le la pe­na y tal, y no nos po­ne lí­mi­te... o si no, tan­to por ca­da ca­nu­to [te­lé­fono] que le pi­da­mos, co­mo tú veas”, se es­cu­cha a Vi­lla­re­jo. El co­mi­sa­rio ju­bi­la­do es­gri­mía pos­te­rior­men­te es­te cos­te eco­nó­mi­co an­te sus clien­tes pa­ra jus­ti­fi­car sus ele­va­das ta­ri­fas: “Los ras­treos que es­ta­mos ha­cien­do de trá­fi­co de llamadas y las co­sas de­li­ca­das, tío, la gen­te se la jue­ga y, a cam­bio, hay que un­tar­las (...). To­do es­to va­le pas­ta”.

Unin­for­me de la fis­ca­lía des­ta­ca que Vi­lla­re­jo pre­su­mía an­te sus clien­tes de po­seer un “pro­gra­ma” in­for­má­ti­co ca­paz de cru­zar los da­tos de las llamadas que ha­bían ob­te­ni­do y ob­te­ner nue­va in-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.