Gür­tel siem­pre vuel­ve

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha tar­da­do ca­si 10 años en ex­plo­tar de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro no de­ja na­da a su pa­so. La bom­ba del ca­so Gür­tel vuel­ve una y otra vez pa­ra de­vo­rar cual­quier in­ten­to del PP por re­cu­pe­rar­se. Vuel­ve en di­fe­ri­do, co­mo di­jo Do­lo­res de Cos­pe­dal en su inol­vi­da­ble com­pa­re­cen­cia so­bre el su­pues­to fi­ni­qui­to de Luis Bár­ce­nas —en reali­dad, un suel­do de ca­si 200.000 eu­ros anua­les con el que Ma­riano Ra­joy tra­tó de com­prar el si­len­cio de su te­so­re­ro—. Pe­ro vuel­ve.

Des­pués de aca­bar con to­da una ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca del cen­tro de­re­cha e in­clu­so con Ra­joy, su lí­der, que siem­pre con­fió en que se­ría el úni­co su­per­vi­vien­te de la que­ma, Gür­tel y sus de­ri­va­das han re­ma­ta­do la ca­rre­ra de Cos­pe­dal, que lo­gró so­bre­vi­vir 10 años co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral pe­ro ha caí­do ya en la opo­si­ción.

Ella siem­pre pre­su­mió en pú­bli­co y en pri­va­do de ser la úni­ca que es­ta­ba lu­chan­do de ver­dad con­tra los ve­te­ra­nos del par­ti­do pa­ra lim­piar a fon­do un PP po­dri­do por el ca­so Gür­tel. “En el PP, quien la ha­ce la pa­ga y que ca­da pa­lo aguan­te su ve­la”, lle­gó a de­cir en 2013. Pe­ro cae pre­ci­sa­men­te por­que las con­ver­sa­cio­nes re­ve­lan que ese afán de lim­piar no era tan pu­ro. A su ma­ne­ra, ella tam­bién es­ta­ba tra­tan­do de ta­par Gür­tel, al­go en lo que tra­ba­ja­ba ca­si to­do el PP. Has­ta aho­ra se creía que ella no.

Es un he­cho in­con­tes­ta­ble que Cos­pe­dal se en­fren­tó a Bár­ce­nas y Ja­vier Are­nas, que te­nía una es­tre­cha re­la­ción con el ex­te­so­re­ro. Tam­bién lo es que se que­dó fue­ra de las prin­ci­pa­les ma­nio­bras de Ra­joy y Are­nas pa­ra pro­te­ger a Bár­ce­nas y ga­ran­ti­zar­le suel­do, des­pa­cho y se­cre­ta­ria de por vi­da. So­lo se lo qui­ta­ron cuan­do EL PAÍS pu­bli­có los pa­pe­les y él em­pe­zó a vol­ver­se con­tra Ra­joy.

En su gue­rra con el ex­te­so­re­ro, Cos­pe­dal lle­gó in­clu­so a or­de­nar que qui­ta­ran unas pe­ga­ti­nas con las que él tra­ta­ba de ta­par los cris­ta­les de la sa­la An­da­lu­cía, la que le ha­bían de­ja­do pa­ra que guar­da­ra sus pa­pe­les. Y des­pués fue mu­cho más le­jos, se en­fren­tó a él en los tri­bu­na­les y le de­man­dó va­rias ve­ces por ca­lum­nias.

Con eso, Cos­pe­dal se ga­nó mu­chos enemi­gos in­ter­nos en­tre los ve­te­ra­nos más man­cha­dos por Gür­tel pe­ro tam­bién una ima­gen de ser la úni­ca que se ha­bía atre­vi­do a in­ten­tar lim­piar. Sus com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas, en es­pe­cial la de la in­dem­ni­za­ción en di­fe­ri­do, hun­die­ron su ima­gen pú­bli­ca y pro­vo­ca­ron to-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.