El sis­te­ma de la de­pen­den­cia en la prehis­to­ria

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Con­san­gui­nei­dad

En 1963, el ar­queó­lo­go Pao­lo Gra­zio­si des­cu­brió en una gru­ta en la par­te sur de los Ape­ni­nos (Ita­lia) un en­te­rra­mien­to do­ble de ha­ce unos 12.000 años don­de pa­re­cía que el cuer­po más gran­de abra­za­ba al más pe­que­ño. Ya en­ton­ces, los ar­queó­lo­gos vie­ron al­go ra­ro en aque­llos res­tos que lla­ma­ron Ro­mi­to 2. Años mas tar­de, se de­ter­mi­nó que era un jo­ven de unos 20 años que te­nía una dis­pla­sia acro­me­so­mé­li­ca. Gra­zio­si ha­bía en­con­tra­do al pri­mer enano de la prehis­to­ria. La su­ya es una ra­rí­si­ma pa­to­lo­gía que se da en me­nos de un ca­so por ca­da dos mi­llo­nes y una de las de­ce­nas de ano­ma­lías óseas ha­lla­das en el re­gis­tro fó­sil. ¿Có­mo so­bre­vi­vió tan­to en un tiem­po de ca­za­do­res?

El pro­fe­sor de antropología de la Uni­ver­si­dad Was­hing­ton en San Luis [ EE UU], Erik Trin­kaus, ha re­co­pi­la­do las ano­ma­lías óseas iden­ti­fi­ca­das en los res­tos de ho­mí­ni­dos del gé­ne­ro Ho­mo [sa­piens, de­ni­so­va­nos, nean­der­ta­les] ha­lla­dos en el re­gis­tro fó­sil. En las de­for­mi­da­des del pa­sa­do bus­ca­ba la pre­va­len­cia de es­tas pa­to­lo­gías en los hu­ma­nos de en­ton­ces, pe­ro tam­bién pis­tas de su vi­da y có­mo eran tra­ta­dos. El tra­ba­jo, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca es­ta­dou­ni­den­se PNAS, ha re­vi­sa­do 77 pa­to­lo­gías de­tec­ta­das en 66 es­pe­cí­me­nes, la ma­yo­ría de ha­ce 200.000 años en ade­lan­te, es de­cir, en la par­te fi­nal del Pleis­to­ceno. Pue­de que 77 al­te­ra­cio­nes es­que­lé­ti­cas no pa­rez­can mu­chas, pe­ro da­da la es­ca­sez de fó­si­les hu­ma­nos, la ci­fra es ex­tre­ma­da­men­te al­ta.

El cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se se pre­gun­ta qué ex­pli­ca tan­ta ano­ma­lía ósea en­tre los fó­si­les. Pue­de que al­gu­nos gru­pos tra­ta­ran de for­ma es­pe­cial a los dis­ca­pa­ci­ta­dos y se les en­te­rra­ra en ma­yor pro­por­ción que a los de­más. En­tre los 105 en­te­rra­mien­tos ex­ca­va­dos en Eu­ro­pa y Asia oc­ci­den­tal co­rres­pon­dien­tes al Pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior (des­de ha­ce unos 40.000 años has­ta ha­ce unos 10.000), en el 7% se han en­con­tra­do res­tos con al­gu­na mal­for­ma­ción vi­si­ble. Pa­re­ce un por­cen­ta­je de­ma­sia­do ba­jo pa­ra co­rres­pon­der­se con un tra­to es­pe­cial en el ri­to fu­ne­ra­rio. Que­da otra po­si­bi­li­dad: la ele­va­da con­san­gui­nei­dad en po­bla­cio­nes que eran muy re­du­ci­das. El an­tro­pó­lo­go opi­na que el apa­rea­mien­to en­tre pa­rien­tes cer­ca­nos era co­mún al fi­nal del Pa­leo­lí­ti­co en zo­nas co­mo el sur de Ita­lia. Y mu­chos años des­pués.

Pe­ro la con­san­gui­nei­dad pue­de ex­pli­car una ma­yor in­ci­den­cia de na­ci­mien­tos con ano­ma­lías óseas, pe­ro no có­mo la ma­yo­ría de los ca­sos iden­ti­fi­ca­dos lle­ga­ron a la edad adul­ta y ocho de ellos a an­cia­nos. Pa­ra Trin­kaus, hay prue­bas de la exis­ten­cia de al­gún so­por­te so­cial más allá de los cui­da­dos de una ma­dre. Pa­ra él, esa aten­ción a los dis­ca­pa­ci­ta­dos re­fuer­za la idea de “la hu­ma­ni­dad fun­da­men­tal de es­tos hu­ma­nos de­ma­sia­das ve­ces con­si­de­ra­dos ar­cai­cos co­mo son los nean­der­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.