Wes An­der­son se in­fil­tra en el te­so­ro de los Habs­bur­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Éra­se una vez un ni­ño de Te­xas que so­ña­ba con el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro. Des­de su in­fan­cia, Wes An­der­son ha vi­vi­do con la con­vic­ción de ha­ber na­ci­do en el lu­gar y el mo­men­to equi­vo­ca­dos, lo que ha lle­va­do al ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se a fan­ta­sear con tiem­pos pa­sa­dos que fue­ron ne­ce­sa­ria­men­te me­jo­res. La Mit­te­le­uro­pa es su pa­raí­so per­di­do. Y a ella vuel­ve, una y otra vez, tan­to en el ci­ne co­mo en la vi­da. Di­cen que uno de sus des­ti­nos pre­di­lec­tos es Vie­na, don­de ca­da es­qui­na pa­re­ce es­con­der un plano de sus pe­lí­cu­las. Por to­do ello, cuan­do el Kunst­his­to­ris­chen Mu­seum de la ca­pi­tal aus­tria­ca le pro­pu­so con­ver­tir­se en co­mi­sa­rio de una de sus ex­po­si­cio­nes, An­der­son acep­tó de in­me­dia­to la in­vi­ta­ción, a la que se su­mó su mu­jer, la ilus­tra­do­ra li­ba­ne­sa Ju­man Ma­louf.

El re­sul­ta­do se­rá inau­gu­ra­do hoy con el pe­cu­liar tí­tu­lo de La mo­mia de una mu­sa­ra­ña en un sar­có­fa­go y otros te­so­ros, que po­drá ver­se en Vie­na has­ta el 28 de abril. An­der­son y Ma­louf han se­lec­cio­na­do 430 obras y ob­je­tos per­te­ne­cien­tes a las 14 co­lec­cio­nes de es­ta ma­jes­tuo­sa pi­na­co­te­ca, fun­da­da en 1891 co­mo vi­tri­na pa­ra ex­hi­bir los cien­tos de mi­les de obras acu­mu­la­das por los ar­chi­du­ques y em­pe­ra­do­res aus­tria­cos. “No po­de­mos atri­buir­nos la con­cep­ción ni la crea­ción de nin­gu­na de ellas, pe­ro te­ne­mos la hu­mil­de as­pi­ra­ción de que es­tas aso­cia­cio­nes po­co con­ven­cio­na­les in­flu­yan en el es­tu­dio del ar­te y la an­ti­güe­dad de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”, afir­ma An­der­son en el ca­tá­lo­go de la mues­tra. “Nues­tra es­pe­ran­za es arro­jar un po­co de luz en es­qui­nas que, has­ta aho­ra, eran de­ma­sia­do som­brías pa­ra ser vis­tas”, se­ña­la en su tex­to, es­cri­to con el es­ti­lo epis­to­lar de sus per­so­na­jes.

Pa­ra el mu­seo, la in­vi­ta­ción res­pon­de a la vo­lun­tad de se­du­cir a un nue­vo ti­po de pú­bli­co. “Una mues­tra co­mo es­ta pue­de atraer a nue­vos vi­si­tan­tes, tal vez más jó­ve­nes”, sos­te­nía ayer la di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción, Sa­bi­ne Haag. “Tam­bién nos obli­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.