El nue­vo Con­gre­so afron­ta el re­to de re­ba­jar la ten­sión en un país di­vi­di­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Po­cos epi­so­dios re­cien­tes ex­pli­can la ten­sión cre­cien­te co­mo lo ocu­rri­do la vís­pe­ra de la elec­ción con el anun­cio del equi­po elec­to­ral de Do­nald Trump: un ví­deo que vin­cu­la­ba a Luis Bra­ca­mon­tes, un in­mi­gran­te me­xi­cano in­do­cu­men­ta­do que ma­tó a san­gre fría a dos po­li­cías en Ca­li­for­nia en 2014, con la ca­ra­va­na de mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos que es­tá in­ten­tan­do cru­zar Mé­xi­co pa­ra lle­gar a EE UU. La pu­bli­ci­dad mez­cla­ba las imá­ge­nes del ase­sino, son­rien­te, con las de la ca­ra­va­na de mi­gran­tes, for­ma­da por mi­les de hom­bres, mu­je­res y ni­ños, jun­to a fra­ses co­mo “los de­mó­cra­tas lo de­ja­ron en­trar a nues­tro país” o “los de­mó­cra­tas lo de­ja­ron que­dar­se”. Las ca­de­nas de te­le­vi­sión CNN y NBC, así co­mo Fa­ce­book, re­cha­za­ron emi­tir el anun­cio, pe­ro tam­bién pa­ra la ca­de­na con­ser­va­do­ra Fox, gran apo­yo trum­pis­ta, fue de­ma­sia­do y lo re­cha­zó.

Trump ha iden­ti­fi­ca­do mu­chas ve­ces in­mi­gra­ción irre­gu­lar con de­li­tos vio­len­tos. Esa vin­cu­la­ción fue la mar­ca iden­ti­fi­ca­ti­va de su ca­rre­ra ha­cia la pre­si­den­cia des­de el pri­mer mo­men­to y tam- bién del año y me­dio que lle­va de man­da­to. Pe­ro se han re­gis­tra­do su­ce­sos gra­ves en los úl­ti­mos días en EE UU, ha co­rri­do la san­gre, y has­ta me­dios lea­les al pre­si­den­te co­mo la Fox han vis­to en un ca­so co­mo es­te la ne­ce­si­dad de cal­mar los áni­mos.

El 26 de oc­tu­bre, la po­li­cía arres­tó a un fa­ná­ti­co re­pu­bli­cano co­mo su­pues­to au­tor del en­vío de pa­que­tes bom­ba a va­rias per­so­na­li­da­des, en su ma­yo­ría po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas, con al­go en co­mún: son al­gu­nos de los personajes más de­tes­ta­dos por la de­re­cha. Al día si­guien­te, en pleno sab­bat, el día sa­gra­do de la se­ma­na pa­ra los ju­díos, otro hom­bre co­me­tió en Pit­ts­burgh el cri­men an­ti­se­mi­ta más gra­ve en la his­to­ria del país, al ase­si­nar a 11 per­so­nas mien­tras re­za­ban en su si­na­go­ga.

La agen­cia As­so­cia­ted Press y otros me­dios lo­ca­les in­for­ma­ron de que el de­te­ni­do, Ro­bert Gre­gory Bo­wers, ha­bía es­cri­to en Gab.com, una red so­cial muy usa­da por la ul­tra­de­re­cha, con­tra la or­ga­ni­za­ción ju­día HIAS, que bus­ca alo­ja­mien­to a re­fu­gia­dos en coope­ra­ción con la Ad­mi­nis­tra- Fa­ce­book anun­ció la no­che del lu­nes, vís­pe­ra de las le­gis­la­ti­vas, el blo­queo de 30 cuen­tas y de otras 85 de Ins­ta­gram por te­mor a que pu­die­ran es­tar vin­cu­la­das a en­ti­da­des ex­tran­je­ras y des­ti­na­das a in­ter­fe­rir en los co­mi­cios. “Po­drían es­tar in­vo­lu­cra­das en com­por­ta­mien­to coor­di­na­do in­de­bi­do, por lo que blo­quea­mos las cuen­tas y aho­ra las in­ves­ti­ga­mos en de­ta­lle”, di­jo la com­pa­ñía en un blog. El gi­gan­te tec­no­ló­gi­co ha re­do­bla­do sus es­fuer­zos tras ser acu­sa­do de pa­si­vi­dad an­te la cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción ma­si­va por par­te de Ru­sia en las pre­si­den­cia­les de 2016. En oc­tu­bre, Fa­ce­book eli­mi­nó 82 pá­gi­nas re­la­cio­na­das con Irán y en agos­to su­pri­mió otras 652 con víncu­los ira­níes y ru­sos. Por su par­te, Twit­ter ha iden­ti­fi­ca­do 4.600 cuen­tas y unos 10 mi­llo­nes de men­sa­jes sos­pe­cho­sos. ción fe­de­ral. “A HIAS le gus­ta traer a in­va­so­res que ma­tan a nues­tra gen­te. No pue­do que­dar­me­sen­ta­do y ver ami gen­te ma­sa­cra­da”, es­cri­bió.

Mi gen­te ver­sus la otra gen­te. Ese es un con­cep­to con­flic­ti­vo pa­ra la con­vi­ven­cia en cual­quier país, pe­ro re­abre mu­chas he­ri­das en EE UU, la ma­yor po­ten­cia del mun­do, le­van­ta­da so­bre la in­mi­gra­ción y que tie­ne en la di­ver­si­dad de ori­gen una de sus gran­des se­ñas de iden­ti­dad, pe­ro que al mis­mo tiem­po arras­tra un pa­sa­do de se­gre­ga­ción.

Los co­mi­cios ofre­cen la sen­sa­ción de que dos mun­dos se se­pa­ran: mien­tras las can­di­da­tu­ras mues­tran la di­ver­si­dad del país y, más im­por­tan­te, la nor­ma­li­za­ción de esa di­ver­si­dad —nun­ca tan­tas mu­je­res, per­so­nas abier­ta­men­te gais o miem­bros de mi­no­rías ra­cia­les son can­di­da­tos—, los crí­me­nes de odio han re­pun­ta­do en mu­chos Es­ta­dos.

La po­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se no es un in­ven­to de la era Trump. Los dos úl­ti­mos años de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma re­sul­ta­ron incendia-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.