May pi­de a su fis­cal ge­ne­ral que bus­que una fór­mu­la pa­ra desatas­car el Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El tiem­po se ago­ta pa­ra May, quien aún con­fia­ba en ce­rrar con Bru­se­las un acuer­do so­bre el Bre­xit en una cum­bre ex­tra­or­di­na­ria en no­viem­bre. De ese mo­do, el Par­la­men­to bri­tá­ni­co ten­dría tiem­po pa­ra dar su vis­to bueno al pac­to an­tes del re­ce­so na­vi­de­ño. Se­ría la vía pa­ra ale­jar el fan­tas­ma de una sa­li­da de la UE a las bra­vas cuan­do lle­gue la fe­cha de­fi­ni­ti­va, el pró­xi­mo 29 de mar­zo.

Las po­si­bi­li­da­des de al­can­zar ese ob­je­ti­vo se pre­sen­tan hoy muy re­mo­tas. Y el es­co­llo prin­ci­pal des­de el prin­ci­pio de las ne­go­cia­cio­nes si­gue sien­do el mis­mo: el lla­ma­do backs­top, la sal­va- guar­da pa­ra Ir­lan­da exi­gi­da por Bru­se­las. Bá­si­ca­men­te, la UE quie­re evi­tar una nue­va fron­te­ra en­tre Ir­lan­da e Ir­lan­da del Nor­te que pon­ga en ries­go la es­ta­bi­li­dad al­can­za­da en la zo­na tras los Acuer­dos de Vier­nes San­to de 1998. La so­lu­ción pa­sa­ba por man­te­ner a Ir­lan­da del Nor­te den­tro del Mer­ca­do In­te­rior y de la Unión Adua­ne­ra. Pe­ro May hu­bie­se ca­va­do su fo­sa po­lí­ti­ca con ese arre­glo, que pa­ra sus enemi­gos sig­ni­fi­ca­ba rom­per la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Reino Uni­do.

May pro­pu­so una al­ter­na­ti­va: que to­do el país, y no so­lo el Úls­ter, se man­tu­vie­ra den­tro del te­rri­to­rio adua­ne­ro de la UE du- ran­te el pe­rio­do de tran­si­ción, has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2020, e in­clu­so al­gu­nos me­ses más, los ne­ce­sa­rios pa­ra ce­rrar un acuer­do de­fi­ni­ti­vo so­bre la fu­tu­ra re­la­ción co­mer­cial en­tre Reino Uni­do y la UE. Los eu­ro­es­cép­ti­cos, sin em­bar­go, no se lo iban a po­ner fá­cil a May. Su si­guien­te exi­gen­cia fue que Lon­dres re­tu­vie­ra el de­re­cho uni­la­te­ral a sa­lir de la Unión Adua­ne­ra cuan­do es­ti­ma­se con­ve­nien­te. Su mie­do, ex­pli­ca­ban, re­si­día en que esa per­ma­nen­cia “tem­po­ral” se con­vir­tie­ra en in­de­fi­ni­da y que Bru­se­las tu­vie­ra en to­do mo­men­to el con­trol de la si­tua­ción. Ni la UE, ni es­pe­cí­fi­ca­men­te el Go­bierno de Ir­lan­da, es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar esa exi­gen­cia, que hu­bie­ra con­ver­ti­do en pa­pel mo­ja­do la ga­ran­tía de un con­trol fron­te­ri­zo des­pués del Bre­xit.

Pe­ro ni unos ni otros quie­ren que las con­ver­sa­cio­nes aca­ben en fra­ca­so. A tra­vés del pri­mer mi­nis­tro ir­lan­dés, Leo Va­rad­kar, se le hi­zo lle­gar a May una con­ce­sión: Bru­se­las es­ta­ría dis­pues­ta a acep­tar un “me­ca­nis­mo de re­vi­sión”, una in­ter­me­dia­ción in­de­pen­dien­te, que es­cu­cha­ra las ra­zo­nes de am­bas par­tes an­te un po­si­ble anun­cio de aban­dono uni­la­te­ral de la UE. Así que May ha tras­la­da­do a Cox, un po­lí­ti­co en­can­ta­do de es­cu­char­se a sí mis­mo, pe­ro con una sa­bi­du­ría le­gal acre­di­ta­da, que tra­ba­je con­tra el reloj en una fór­mu­la ju­rí­di­ca que se adap­te a la con­ce­sión de Bru­se­las y con­ten­te a los eu­ro­es­cép­ti­cos. Mien­tras tan­to, la ins­truc­ción pa­ra el res­to de mi­nis­tros ha si­do que no se va­yan muy le­jos, an­te la po­si­bi­li­dad de que sean con­vo­ca­dos de nue­vo an­tes de que aca­be es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.