“Abe­rran­te” e “inau­di­to”, se­gún las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Abe­rran­te”, “bo­chor­no­sa” e “inau­di­ta”. Es­tos son los ad­je­ti­vos que las dos prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res de Es­pa­ña, Fa­cua y la OCU, han em­plea­do al co­no­cer el cam­bio de cri­te­rio del Su­pre­mo. Ayer, el al­to tri­bu­nal vol­vió so­bre sus pa­sos y es­ta­ble­ció que es el clien­te quien tie­ne que pa­gar el gra­va­men más one­ro­so de las hi­po­te­cas, el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos. Es­ta de­ci­sión lle­ga des- pués de dos se­ma­nas de es­pe­ra, du­ran­te las cua­les la sen­ten­cia de la sa­la ter­ce­ra de lo Con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo del pa­sa­do 16 de oc­tu­bre, que dic­ta­ba que te­nía que pa­gar­lo el ban­co, se que­dó en el ai­re.

La OCU con­si­de­ra que es­te gi­ro en el cri­te­rio del tri­bu­nal, que se­gún sus cálcu­los per­ju­di­ca­rá a más de 12 mi­llo­nes de fa­mi­lias es­pa­ño­las, po­ne en en­tre­di­cho la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y cues­tio­na la in­de­pen­den­cia de po­der ju­di­cial fren­te a la ban­ca. Por ello, ayer pi­dió la di­mi­sión in­me­dia­ta del pre­si­den­te de la sa­la ter­ce­ra del Su­pre­mo, Luis Díez-Pi­ca­zo, por su “ne­fas­ta ges­tión” del asun­to. Asi­mis­mo, so­li­ci­tó que se eli­mi­ne el pro­ble­ma de raíz, con la can­ce­la­ción del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, y afir­mó que con­fía en que el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea co­rri­ja la sen­ten­cia, tal y co­mo ocu­rrió con las cláu­su­las sue­lo. “Es­ta­mos sor­pren­di­dos”, ase­gu­ró la por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción, Ilea­na Iz­ver­ni­cea­nu.

Mu­chas aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res y pla­ta­for­mas es­pe­cia­li­za­das en re­cla­ma­cio­nes ban­ca­rias con­fia­ban en que la ins­ti­tu­ción con­fir­ma­ra que fue­ra el ban­co el su­je­to res­pon­sa­ble de pa­gar el im­pues­to, aun­que coin­ci­dían en que lo más pro­ba­ble fue­ra que se li­mi­ta­ra en el tiem­po la po­si­bi­li­dad de re­cla­mar. Es de­cir, que las en­ti­da­des se hi­cie­ran car­go de es­te gra­va­men a par­tir de la fe­cha de la sen­ten­cia, pe­ro que el fa­llo no tu­vie­ra efec­to re­tro­ac­ti­vo. Sin em­bar­go, se ma­te­ria­li­zó el peor es­ce­na­rio pa­ra el con­su­mi­dor.

La sa­la de lo Con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo ha­bía es­ta­ble­ci­do a me­dia­dos de oc­tu­bre, en una sen­ten­cia que con­tra­de­cía una an­te­rior de­ci­sión de la sa­la de lo Ci­vil, que era la ban­ca el su­je­to res­pon­sa­ble de pa­gar el im­pues­to de las hi­po­te­cas. A los con­su­mi­do­res ni les dio el tiem­po pa­ra ce­le­brar: 24 ho­ras des­pués, el mis­mo pre­si­den­te de la sa­la ter­ce­ra de­jó la de­ci­sión en el ai­re y anun­ció que se­ría el pleno el res­pon­sa­ble de de­ci­dir quien pa­ga­ría el im­pues­to, crean­do aún más caos en torno a un asun­to que lle­va­ba años en el cen­tro del de­ba­te. Des­pués de dos in­ten­sos días de de­ba­te, 15 ma­gis­tra­dos con­tra 13 es­ta­ble­cie­ron que es el clien­te quien tie­ne que abo­nar el im­pues­to.

En di­ciem­bre de 2015, el Tri­bu­nal Su­pre­mo dic­ta­mi­nó que eran abu­si­vas, y por tan­to nu­las, aque­llas cláu­su­las que atri­buían al clien­te el pa­go de to­dos los gas­tos vin­cu­la­dos a la hi­po­te­ca. La sen­ten­cia es­ta­ble­cía que el des­em­bol­so pa­ra abo­nar es­tas car-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.