Sán­chez re­cla­ma au­to­crí­ti­ca al Tri­bu­nal Supremo por la cri­sis de las hi­po­te­cas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­ba­te y cre­di­bi­li­dad

Va­rios miem­bros de su Go­bierno y su par­ti­do lo ha­bían apun­ta­do, pe­ro Pe­dro Sán­chez re­ma­tó con cla­ri­dad la idea de que ni si­quie­ra un fra­ca­so con sus pri­me­ros Pre­su­pues­tos pro­vo­ca­rá un ade­lan­to elec­to­ral en bre­ve. El es­ce­na­rio más pro­ba­ble en ese ca­so, se­gún fuen­tes del Eje­cu­ti­vo, se co­lo­ca­ría en co­mi­cios en oto­ño de 2019.

En los úl­ti­mos me­ses Sán­chez apun­tó va­rias ve­ces que si no lo- gra­ba apro­bar las cuen­tas, la le­gis­la­tu­ra es­ta­ría aca­ba­da. Sin em­bar­go aho­ra ha ma­ti­za­do esa idea y cree que mien­tras los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, que por el mo­men­to re­cha­zan por com­ple­to apo­yar los Pre­su­pues­tos por el jui­cio del pro­cés, man­ten­gan el res­pal­do a las re­for­mas pun­tua­les, el Go­bierno pue­de se­guir.

Du­ran­te to­da la rue­da de pren­sa, y an­te va­rias pre­gun­tas so­bre el mis­mo asun­to, Sán­chez mos­tró que em­pie­za a dar por he­cho que ten­drá que pro­rro­gar los Pre­su­pues­tos y go­ber­nar a ba­se de de­cre­tos y de lo que lla­mó “mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias”. La más im­por­tan­te de ellas es la de su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo de 750 a 900 eu­ros, la me­di­da es­tre­lla del pac­to pre­su­pues­ta­rio con Po­de­mos. Por pri­me­ra vez, Sán­chez ase­gu­ró que “la vo­lun­tad del Go­bierno” es que el sa­la­rio mí­ni­mo suba a par­tir del 1 de enero ha­ya o no ha­ya avan­ces en los Pre­su­pues­tos. Has­ta aho­ra la mi­nis­tra de Ha­cien­da no con­fir­ma­ba es­te ex­tre­mo pre­ci­sa­men­te por­que elGo­bierno que­ría usar­lo en la ne­go­cia­ción co­mo un me­ca­nis­mo de pre­sión a los in­de­pen­den­tis­tas. Sán­chez di­ce aho­ra que su­birá el sa­la­rio pa­se lo que pa­se. En reali­dad, es­ta subida no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con los Pre­su­pues­tos, el Go­bierno pue­de ha­cer­lo por de­cre­to cuan­do quie­ra. Lo ha­bi­tual es que se ha­ga en el úl­ti­mo con­se­jo de mi­nis­tros del año.

“Sí, quie­ro ago­tar la le­gis­la­tu­ra”, ase­gu­ró Sán­chez, que ex­pli­có que pre­ten­de apro­bar sus me­di­das so­cia­les con “mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias”. Sán­chez in­sis­te en tra­tar de me­ter pre­sión a los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra que en­tren a la ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria. De he­cho, el pre­si­den­te, le­jos de “El Eje­cu­ti­vo no pue­de de­jar de la­men­tar la si­tua­ción ge­ne­ra­da por la sen­ten­cia del día 16 y la doc­tri­na rec­ti­fi­ca­da. La si­tua­ción no es po­si­ti­va ni pa­ra los ban­cos ni pa­ra los jue­ces ni pa­ra los ciu­da­da­nos. Creo que el Supremo tie­ne que ha­cer una re­fle­xión por el de­ba­te que se ha sus­ci­ta­do so­bre su cre­di­bi­li­dad. Res­pe­to la independencia del po­der ju­di­cial, pe­ro nin­gún po­der es­tá fue­ra de la crítica, creo que el po­der ju­di­cial de­be ha­cer au­to­crí­ti­ca de lo que ha pa­sa­do”, sen­ten­ció Sán­chez.

Pa­ra el pro­pio tri­bu­nal, y no so­lo pa­ra su pre­si­den­te, la cri­sis es aún más de­li­ca­da por­que den­tro de po­cas se­ma­nas se en­fren­ta­rá al jui­cio más com­ple­jo de los úl­ti­mos años, el del pro­cés.

Sán­chez, muy du­ro en va­rias res­pues­tas al ha­blar de la ges­tión del Supremo, qui­so des­vin­cu­lar es­ta cri­sis de las hi­po­te­cas del jui­cio del pro­cés. “Son de­ba­tes dis­tin­tos, na­da tie­ne que ver una co­sa con la otra”, in­sis­tió. Pe­ro otros gru­pos po­lí­ti­cos in­sis­tie­ron en que am­bos asun­tos se so­la­pan.

Mien­tras To­rra —e in­clu­so el Go­bierno vas­co— ata­ca­ban con du­re­za a Les­mes, Al­bert Ri­ve­ra, lí­der de Ciu­da­da­nos, pe­día au­to­crí­ti­ca al tri­bu­nal pre­ci­sa­men­te por dar ar­gu­men­tos de crítica a los in­de­pen­den­tis­tas. “El Supremo se ha au­to­le­sio­na­do. La jus­ti­cia ha per­di­do cré­di­to en un mo­men­to de­li­ca­do pa­ra el país”, di­jo so­bre el jui­cio del pro­cés, in­for­ma El­sa Gar­cía de Blas. Les­mes vi­ve un fi­nal de man­da­to tur­bu­len­to y un cho­que cla­ro con el Go­bierno, pe­ro pa­re­ce de­ci­di­do a aguan­tar. res­pon­der a los ata­ques que le han lan­za­do des­de la Ge­ne­ra­li­tat tras la de­ci­sión de la fis­ca­lía de pe­dir 25 años por re­be­lión a Oriol Jun­que­ras y otros di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas y de la Abo­ga­cía del Es­ta­do de so­li­ci­tar 12 años por sedición, vol­vió a ten­der la mano a es­tos par­ti­dos. Sán­chez con­fir­mó ade­más que ha­brá un Con­se­jo de Mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na an­tes de fin de año —pro­ba­ble­men­te el 21 de di­ciem­bre— y ha anun­cia­do que ese día él se ve­rá allí con Quim To­rra, el president de la Ge­ne­ra­li­tat, “si él quie­re”.

Él tra­tó de co­lo­car­se en una po­si­ción cen­tra­da en­tre dos po­los. “No de­ja de ser cu­rio­so que unos me acu­sen de ser cóm­pli­ce de la re­pre­sión y otros me acu­sen de es­tar hin­ca­do de ro­di­llas an­te el in­de­pen­den­tis­mo. Las dos co­sas no pue­den ser”, iro­ni­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.