To­rra ofi­cia­li­za el re­cha­zo a los Pre­su­pues­tos: “No tra­fi­ca­mos con la dig­ni­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a so­li­dez de un ré­gi­men po­lí­ti­co es­tá en que las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do ge­ne­ren con­fian­za a la ciu­da­da­nía. No es cues­tión de ad­he­sio­nes in­con­di­cio­na­les ni de pa­trio­tis­mo fre­né­ti­co, al mo­do Ca­sa­do-Ri­ve­ra, que só­lo lle­van a la po­la­ri­za­ción y a la li­qui­da­ción del len­gua­je. En de­mo­cra­cia, la con­fian­za es, por de­fi­ni­ción crítica. Y re­quie­re un ni­vel ele­va­do de trans­pa­ren­cia co­mo ga­ran­tía con­tra la ten­den­cia na­tu­ral a la sos­pe­cha.

Una de las ba­ses de la con­fian­za es­tá en un fun­cio­na­mien­to ra­zo­na­ble del equi­li­brio en­tre los dis­tin­tos po­de­res: los del Es­ta­do y los de la so­cie­dad. Es­tos equi­li­brios se vie­nen de­bi­li­tan­do des­de la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra que en los años 80 abrió el ci­clo que se es­tá ago­tan­do aho­ra. La his­to­ria del ré­gi­men del 78 es la his­to­ria de es­te pe­río­do. Co­mo en Eu­ro­pa, el mo­de­lo bi­par­ti­dis­ta —que lle­gó a con­si­de­rar­se co­mo ge­nuino de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va— ha en­tra­do en cri­sis por in­ca­pa­ci­dad de re­no­va­ción. A la vez que au­men­ta la con­fu­sión en torno a la fun­ción de ca­da po­der al des­pla­zar ha­cia el ju­di­cial, de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que no le con­cier­nen.

El con­flic­to catalán ha ac­tua­do co­mo mo­tor y coar­ta­da, al mis­mo tiem­po, del alar­man­te pro­ta­go­nis­mo de los jue­ces. En sus ma­nos es­tán en es­te mo­men­to —por su­bro­ga­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des del Go­bierno an­te­rior— de­ci­sio­nes de muy se­rias con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, rom­pién­do­se de es­te mo­do la prác­ti­ca y la es­té­ti­ca de la se­pa­ra­ción de po­de­res. Una anor­ma­li­dad de es­te ca­li­bre só­lo pue­de ser fru­to de de­fi­cien­cias de ca­la­do del sis­te­ma que los le­gis­la­do­res nun­ca se preo­cu­pa­ron de re­pa­rar. Cuan­do el eje­cu­ti­vo es in­ca­paz de afron­tar un pro­ble­ma po­lí­ti­co y lo trans­fie­re a los tri­bu­na­les al­go falla.

Es­ta­mos ca­da vez más cer­ca del ini­cio del jui­cio con­tra los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, el po­der ju­di­cial emi­te se­ña­les alar­man­tes pa­ra su repu­tación. Cuan­do una alar­ma en la bol­sa, pro­vo­ca que un pre­si­den­te de sa­la, Luis Ma­ría Díez Pi­ca­zo, cues­tio­ne una sen­ten­cia de El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, in­sis­tió ayer en su ‘no‘ a los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les pac­ta­dos en­tre el PSOE y Po­de­mos du­ran­te su in­ter­ven­ción en el pleno de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na. “No va­mos a tra­fi­car con la de­mo­cra­cia y la dig­ni­dad”, ase­gu­ró el president.

To­rra se ha re­afir­ma­do en que él no pue­de “des­li­gar” el jui­cio con­tra los lí­de­res del pro­cés del de­ba­te de las cuen­tas pues la si­tua­ción de los po­lí­ti­cos en pri­sión es “in­to­le­ra­ble e inacep­ta­ble mo­ral­men­te”. Tan­to que el Go­bierno catalán se pro­po­ne que una de sus car­tas pa­ra afron­tar el jui­cio en el Tri­bu­nal Supremo con­tra sus lí­de­res se­rá po­ner en du­da la cre­di­bi­li­dad de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. “La in­jus­ti­cia es­pa­ño­la de hoy se­rá la con­de­na de la jus­ti­cia eu­ro­pea de ma­ña­na”, ad­vir­tió el president.

To­rra no du­dó en re­la­cio­nar los úl­ti­mos re­ve­ses de la jus­ti­cia es­pa­ño­la en el ex­te­rior y el es­cán­da­lo so­bre quién ha de pa­gar el im­pues­to de las hi­po­te­cas con los es­cri­tos de acu­sa­ción de la Fis­ca­lía y la Abo­ga­cía del Es­ta­do con­tra los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pro­ce­sa­dos: “El es­cán­da­lo es absoluto y el des­cré­di­to del po­der ju­di­cial es­pa­ñol, com­ple­to”.

El fo­co de esa cam­pa­ña con­tra “una jus­ti­cia dic­ta­da por ver­du­gos” es­ta­rá en el ex­te­rior, ex­pli­có To­rra. De ahí que apro­ve­cha­ra pa­ra anun­ciar que el Go­vern “in­ten­si­fi­ca­rá su ac­ción ex­te­rior” y se “di­ri­gi­rá per­so­nal­men­te” a to­dos los re­pre­sen­tan­tes de los paí­ses de la UE y a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra “de­nun­ciar la vul­ne­ra­ción de los de­re­chos ci­vi­les y la cri­mi­na­li­za­ción del de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción”. Los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y los po­lí­ti­cos y lí­de­res so­cia­les pro­ce­sa­dos nun­ca han ne­ga­do que tie­nen pues­ta la mi­ra­da en Es­tras­bur­go pa­ra bus­car la jus­ti­cia que ase­gu­ran no ten­drán en Es­pa­ña. uno de sus tri­bu­na­les en me­nos de 24 ho­ras y ge­ne­re una mo­vi­da in­só­li­ta, con­du­cien­do al pleno de la sa­la a des­au­to­ri­zar a sus co­le­gas y a dar sa­tis­fac­ción a las de­man­das de la ban­ca; cuan­do el pre­si­den­te del Supremo y de los jue­ces, Car­los Les­mes, en ho­me­na­je al fa­lle­ci­do juez Juan An­to­nio Ra­mí­rez Su­ñer, ins­truc­tor del 1-O en Ca­ta­lu­ña, le agra­de­ce que “cam­bias­te el rum­bo de la His­to­ria de es­te país”, ¿se pue­de en­ten­der que el po­der ju­di­cial afron­ta con las ga­ran­tías de im­par­cia­li­dad de­bi­das los re­tos que le es­pe­ran en los pró­xi­mos me­ses? Nos acer­ca­mos a un jui­cio que ten­drá una enor­me re­per­cu­sión en el fu­tu­ro del país y que atrae­rá la aten­ción in­ter­na­cio­nal, con el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos en el ho­ri­zon­te. Y las sos­pe­chas se acu­mu­lan so­bre el Supremo y sus com­pro­mi­sos. Sin con­fian­za, la de­mo­cra­cia co­jea. ¿No ca­be si­quie­ra es­pe­rar al­gu­na hi­gié­ni­ca di­mi­sión de los res­pon­sa­bles de los des­pro­pó­si­tos de es­tos días?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.