“Aho­ra la Igle­sia es cul­pa­ble de ocul­tar. ¿Y las víc­ti­mas, por qué han ca­lla­do?”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das en 2013 en­tre el obis­po de Sa­la­man­ca, Car­los Ló­pez, y una víc­ti­ma de abu­sos, Ja­vier Paz, a las que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, mues­tran los ar­gu­men­tos de la Igle­sia pa­ra si­len­ciar el es­cán­da­lo, así co­mo su fal­ta de em­pa­tía con quie­nes de­nun­cian. Uno de los­mo­men­tos más lla­ma­ti­vos es cuan­do res­pon­de a las que­jas de su in­ter­lo­cu­tor so­bre la ac­ti­tud de la Igle­sia. El obis­po pre­gun­ta a Paz por otras víc­ti­mas de Isi­dro Ló­pez, el cu­ra de Sa­la­man­ca que fue fi­nal­men­te con­de­na­do por el Va­ti­cano en 2014. Pe­ro la víc­ti­ma res­pon­de que no se fían de la Igle­sia por­que creen que ha ocul­ta­do el ca­so. El obis­po reac­cio­na con con­tra­rie­dad: “Pe­ro, ¿quién tie­ne la cul­pa? ¿Por qué no lo han de­nun­cia­do? Es que es muy fá­cil de­cir… ¿Es­tos se­ño­res por qué no lo han de­nun­cia­do a su de­bi­do tiem­po? Aho­ra la Igle­sia es cul­pa­ble de ha­ber­lo ocul­ta­do, ¿y ellos por qué lo han ocul­ta­do?”. La víc­ti­ma ex­pli­ca que no es fá­cil asi­mi­lar los abu­sos y de­nun­ciar, que pa­san mu­chos años. El obis­po con­ti­núa: “Si en el ca­so de Isi­dro no ha ha­bi­do un cas­ti­go es por cul­pa de to­dos. Lo que no va­le de­cir es que los obis­pos no han he­cho na­da. No, va­mos a ver, ¿las víc­ti­mas por qué se han ca­lla­do? ¿Por qué to­da­vía las víc­ti­mas no quie­ren de­cir na­da?”. El Obis­pa­do de Sa­la­man­ca, que du­ran­te dé­ca­das de­cli­nó in­ves­ti­gar al no con­si­de­rar “ve­ro­sí­mi­les” las de­nun­cias y que fue co­rre­gi­do por el Va­ti­cano años des­pués, se ha ne­ga­do en to­do mo­men­to a res­pon­der a EL PAÍS so­bre es­te ca­so.

En otro pa­sa­je tam­bién se­ña­la que la víc­ti­ma es la Igle­sia, cuan­do de­be pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes: “Si no hu­bie­ra pres­cri­to y con­de­nan a don Isi­dro y el juez le im­po­ne una in­dem­ni­za­ción, y si él no tie­ne di­ne­ro, ¿quién lo tie­ne que pa­gar? Lo pa­ga la dió­ce­sis. ¿Quién es la víc­ti­ma en­ton­ces? Por­que cla­ro, la dió­ce­sis es tam­bién tu ma­dre, y son los po­bres”.

En to­do ca­so, su prin­ci­pal in­te­rés en gran par­te de las char­las es con­ven­cer al de­nun­cian­te de que es me­jor man­te­ner el asun­to en se­cre­to. En una con­ver­sa­ción del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.