Las gran­des fa­mi­lias po­lí­ti­cas per­fi­lan sus ca­be­zas de car­tel

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El ros­tro de Man­fre­dWe­ber es­ta­rá en ape­nas me­dio año en pos­tes y pa­re­des de to­da Eu­ro­pa. Su elec­ción al fren­te de los po­pu­la­res eu­ro­peos abre una cam­pa­ña que se plan­tea co­mo una do­ble ba­ta­lla: por un la­do, en­tre fa­mi­lias po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les y, por otro, de es­tas con­tra las for­ma­cio­nes de signo po­pu­lis­ta y na­cio­na­lis­ta. Dos par­ti­dos­más, los so­cial­de­mó­cra­tas y los re­for­mis­tas eu­ro­peos, tie­nen ya per­fi­la­dos sus ca­be­zas de car­tel.

Sin em­bar­go, We­ber, el Spit­zen­kan­di­dat, ya no so­lo sus­ci­ta re­ce­los en­tre los paí­ses miem­bros, sino tam­bién en­tre al­gu­nos par­ti­dos. Su fi­gu­ra es un in­ten­to de su­pe­rar la ló­gi­ca de pac­tos en­tre Es­ta­dos que ha­bía im­pe­ra­do en la elec­ción del je­fe del Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio has­ta 2014 y de­jar esa de­ci­sión en ma­nos de los elec­to­res. Y pe­se a que los Go­bier­nos tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra con una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da en el Con­se­jo Eu­ro­peo, ha­ce cua­tro años que­dó cla­ro que no es fá­cil jus­ti­fi­car el re­cha­zo al más vo­ta­do. En­ton­ces, un gru­po de Es­ta­dos tra­tó de blo­quear la pre­si­den­cia de Jea­nC­lau­de Junc­ker.

Aun así, hoy otros par­ti­dos en otros tiem­pos en­tu­sias­tas con la idea de un ca­be­za de car­tel, co­mo AL­DE, han de­ja­do de ver­le la uti­li­dad si no hay lis­tas trans­na­cio­na­les. Así es­tán las que com­pe­ti­rán con la de Man­fred We­ber.

El prin­ci­pal opo­nen­te deWe­ber se­rá el ac­tual vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el ho­lan­dés Frans Tim­mer­mans. Al con­tra­rio que We­ber, Tim­mer­mans no de- be­rá es­pe­rar al con­gre­so de los so­cial­de­mó­cra­tas de Lis­boa pa­ra ob­te­ner el li­de­raz­go. Su ca­mino que­dó prác­ti­ca­men­te li­bre cuan­do el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios, el fran­cés Pie­rre Mos­co­vi­ci, re­nun­ció a par­ti­ci­par en esa ca­rre­ra al cons­ta­tar la fal­ta de apo­yos y los desacuer­dos in­ter­nos de los so­cia­lis­tas fran­ce­ses. Es­ta se­ma­na, el es­lo­va­co Ma­ros Sef­co­vic tam­bién desis­tió y anun­ció su apo­yo a la can­di­da­tu­ra del ho­lan­dés.

Su ac­tual car­go es a la vez la prin­ci­pal ven­ta­ja y el gran obs­tácu­lo con el que Tim­mer­mans en­ca­ra la cam­pa­ña. Su po­si­ción, y en es­pe­cial su car­te­ra, le han da­do vi­si­bi­li­dad. Co­mo en­car­ga­do de ve­lar por los de­re­chos fun­da­men­ta­les y el Es­ta­do de de­re- cho, no ha du­da­do en car­gar con­tra cual­quier atis­bo de po­pu­lis­mo y na­cio­na­lis­mo. Tam­po­co cuan­do se ha ma­ni­fes­ta­do en las fi­las de su par­ti­do, por ejem­plo, an­te las re­for­mas em­pren­di­das por los so­cial­de­mó­cra­tas ru­ma­nos que, a jui­cio del Con­se­jo de Eu­ro­pa, es­tán so­ca­van­do la se­pa­ra­ción de po­de­res y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

No obs­tan­te, a al­gu­nos miem­bros de su fa­mi­lia eu­ro­pea les re­sul­ta in­có­mo­do que un so­cial­de­mó­cra­ta de­ba asu­mir y reivin­di­car la he­ren­cia de un Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por un con­ser­va­dor.

Fuen­tes co­mu­ni­ta­rias de­fi­nen a Tim­mer­mans co­mo un po­lí­ti­co bri­llan­te e ilus­tra­do. “Es un ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­dor, po­lí­glo­ta, ca­paz de ha­cer un mi­tin en sie­te

La Alian­za por los De­mó­cra­tas y Li­be­ra­les de Eu­ro­pa (AL­DE) si­gue sin can­di­da­to. Has­ta aho­ra, la for­ma­ción se ha nu­tri­do so­bre to­do de dipu­tados de paí­ses pe­que­ños, co­mo Ho­lan­da, Bél­gi­ca, Es­lo­ve­nia o Es­to­nia. Eso ex­pli­ca, en par­te, que su lí­der, Guy Ver­hofs­tadt, ha­ya re­cla­ma­do lis­tas trans­na­cio­na­les. De he­cho, Ver­hofs­tadt lle­gó a de­cla­rar que la ne­ga­ti­va del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo de avan­zar ha­cia ese sis­te­ma “ma­tó” la fi­gu­ra del Spit­zen­kan­di­dat.

Esa no es la úni­ca ra­zón por la que aún no tie­ne ca­be­za de car­tel. Es­tos días, pre­ci­sa­men­te, AL­DE ce­le­bra su con­gre­so en Ma­drid, del que de­be sa­lir una pro­pues­ta elec­to­ral. Pe­ro es más: allí de­be­ría se­llar­se lo que el par­ti­do lle­va­me­ses es­pe­ran­do: una alian­za con En Mar­che!, el mo­vi­mien­to que li­de­ra el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron.

El nom­bre que ha­bía so­na­do con más fuer­za en Bru­se­las pa­ra li­de­rar esas lis­tas era el de la co­mi­sa­ria de Com­pe­ten­cia, Mar­gret­he Vers­ta­ger, una ca­ra po­pu­lar en Eu­ro­pa por plan­tar ca­ra a los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos, co­mo Goo­gle o Ap­ple, por re­ci­bir ayu­das de Es­ta­do o te­ner una po­si­ción de do­mi­nio del mer­ca­do. Sus par­ti­da­rios re­ci­bie­ron un ja­rrón de agua fría cuan­do ad­mi­tió que el Go­bierno de su país pro­ba­ble­men­te no res­pal­da­rá su re­no­va­ción. Aun así, al­gu­nos po­lí­ti­cos de Bru­se­las ven su nom­bre co­mo una po­si­bi­li­dad en el ca­so de que an­te la frag­men­ta­ción de la Cá­ma­ra ha­ya que bus­car un plan b, es de­cir, un nom­bre de con­sen­so.

Tras sus bue­nos re­sul­ta­dos en Lu­xem­bur­go, las mu­ni­ci­pa­les bel­gas y Hes­se (Ale­ma­nia), Los Ver­des afron­tan con un fuer­te op­ti­mis­mo es­ta cam­pa­ña. La elec­ción de su Spit­zen­kan­di­dat ten­drá lu­gar el 25 de es­te mes en Ber­lín. En reali­dad, la for­ma­ción acu­de a las elec­cio­nes con dos can­di­da­tos, pues­to que al me­nos uno de ellos de­be ser una mu­jer. En li­za hay tres nom­bres: la ale­ma­na Ska Ke­ller, el ho­lan­dés Bas Erck­hout y la bel­ga Pe­tra De Sut­ter. Los dos pri­me­ros par­ten co­mo fa­vo­ri­tos. La for­ma­ción en­ca­ra las elec­cio­nes con la cer­te­za de que su­fri­rá un de­cli­ve por la mar­cha de los to­ries. El gru­po es un ca­jón de sas­tre en el que es­tán des­de la Nue­va Alian­za Fla­men­ca has­ta el po­la­co Ley y Jus­ti­cia. El úni­co que ha con­cu­rri­do a la can­di­da­tu­ra es el che­co Jan Zah­ra­dill, que se de­fi­ne co­mo una “voz mo­de­ra­da en­tre eu­ro­fa­ná­ti­cos y an­ti­eu­ro­rra­di­ca­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.