“Cla­ro que ha­bía se­ña­les; era un ti­po vol­cá­ni­co”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ian Da­vid Long na­ció el 27 de mar­zo de 1990 y era un ve­te­rano de los Ma­ri­nes, cuer­po en el que sir­vió en­tre agos­to de 2008 y mar­zo de 2013. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del jue­ves, el FBI y la Po­li­cía es­pe­cia­li­za­da en ar­mas y ex­plo­si­vos re­gis­tra­ba la ca­sa en la que Long, de 28 años, vi­vía con su ma­dre. Es­tá en un ba­rrio re­si­den­cial lla­ma­do New­bury Park, a me­nos de 10 ki­ló­me­tros del bar de Thou­sand Oaks don­de la no­che del miér­co­les ma­tó a 12 per­so­nas an­tes de sui­ci­dar­se. El blo­que 800 de Fowler Ave­nue, una cues­ta de cha­lets con vis­tas a un va­lle, ama­ne­ció cor­ta­do por cin­tas po­li­cia­les. Pa­ra los ve­ci­nos, sus peo­res te­mo­res se hi­cie­ron reali­dad.

“Cla­ro que ha­bía se­ña­les”, con- tes­ta Do­nald J. McLeod, el ve­cino de 79 años cu­yo pa­tio tra­se­ro lin­da con la ca­sa de una plan­ta en la que vi­vía Long. So­bre to­do, las dis­cu­sio­nes con su ma­dre, ex­pli­ca. “Era un ti­po vol­cá­ni­co”. Las bron- cas eran in­ten­sas an­tes de que el jo­ven se alis­ta­ra en los Ma­ri­nes, pe­ro la si­tua­ción se vol­vió preo­cu­pan­te des­pués de vol­ver de esa ex­pe­rien­cia. Du­ran­te una épo­ca, el jo­ven aban­do­nó la ca­sa.

El pa­tio tra­se­ro de los Long es­tá cui­da­do y or­de­na­do, con mu­chas plan­tas en ma­ce­tas y un ca­mino de lo­se­tas so­bre gra­vi­lla. En el ca­lle­jón hay he­rra­mien­tas de bri­co­la­je. Allí lle­ga­ron a te­ner has­ta cin­co pas­to­res ale­ma­nes, se­gún los McLeod, que les te­nían mie­do. Cuan­do em­pe­za­ban las bron­cas en­tre ma­dre e hi­jo, los perros se po­nían a la­drar.

El pa­sa­do abril, otro ve­cino lla­mó a la Po­li­cía. Los agen­tes acu­die­ron a la ca­sa de Long, don­de lo en­con­tra­ron en­co­le­ri­za­do y ac­tuan­do de ma­ne­ra irra­cio­nal. Los ser­vi­cios de sa­lud del con­da­do de Ventura le exa­mi­nó, ha­bló con él so­bre su pa­sa­do en el Ejér­ci­to y dis­cu­tió si su­fría un tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co. De­ter­mi­na­ron que no era un pe­li­gro in­me- dia­to pa­ra sí mis­mo o pa­ra otros, y que no po­dían con­du­cir­lo sin su con­sen­ti­mien­to a un cen­tro psi­quiá­tri­co. Se­gún los McLeod, la Po­li­cía tu­vo que pe­dir re­fuer­zos an­tes de en­trar en la ca­sa.

“Los ve­ci­nos man­te­nía­mos las dis­tan­cias con él”, ase­gu­ra el ve­cino. “Con la ma­dre sí ha­blá­ba­mos y nos sa­lu­dá­ba­mos. Pe­ro no pre­gun­tas a la gen­te lo que pa­sa en su fa­mi­lia”. Sin em­bar­go, los McLeod vi­vían ate­mo­ri­za­dos por lo que oían en la ca­sa de al la­do. “Una vez oí­mos un dis­pa­ro. Apa­ga­mos to­das las lu­ces de la ca­sa y nos que­da­mos ca­lla­dos”. An­te la inevi­ta­ble pre­gun­ta de si se po­día ha­ber pre­vis­to el ti­ro­teo. McLeod con­tes­ta: “Yo pen­sa­ba que él se po­día sui­ci­dar, pe­ro no que pu­die­ra ha­cer una ma­tan­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.