Su­sa­na Díaz y el PP an­ti­ci­pan la cam­pa­ña an­da­lu­za con una bron­ca en el Se­na­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La pre­si­den­ta au­to­nó­mi­ca se des­vin­cu­ló de los ca­sos de pre­sun­ta co­rrup­ción que afec­tan al PSOE an­da­luz an­te­rio­res a su lle­ga­da a la pre­si­den­cia de la Jun­ta en sep­tiem­bre de 2013. “Es­tu­ve un año en el Go­bierno de Jo­sé An­to­nio Gri­ñán y cin­co de pre­si­den­ta. No ten­go ni una so­la man­cha y no tie­nen na­da de qué acu­sar­me”, en­fa­ti­zó. Díaz ex­pli­có que su for­ma­ción no se en­cuen­tra in­mer­sa en nin­gu­na cau­sa por fi­nan­cia­ción ile­gal y con­mi­nó al PP a acu­dir a los tri­bu­na­les en el ca­so de te­ner in­for­ma­ción al res­pec­to.

En una se­sión lar­ga, con in­ten­sos pi­cos de elec­tri­ci­dad y cons- Pa­blo Igle­sias era, has­ta ayer, el úni­co lí­der na­cio­nal que aún no se ha­bía in­vo­lu­cra­do en la pre­cam­pa­ña elec­to­ral an­da­lu­za. Si bien su pri­me­ra vi­si­ta a An­da­lu­cía no qui­so pre­sen­tar­se co­mo un ac­to emi­nen­te­men­te elec­to­ral, sino cen­tra­do en la de­fen­sa del acuer­do de pre­su­pues­tos fir- tan­tes in­te­rrup­cio­nes, el por­ta­voz del PP, Luis Az­nar, tra­tó de co­nec­tar a Díaz con las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des de las cau­sas abier­tas por las sub­ven­cio­nes de la Jun­ta de An­da­lu­cía. La com­pa­re­cien­te acusó al PP de que­rer abrir­le una cau­sa ge­ne­ral y de lan­zar in­si­dias so­bre su fi­gu­ra po­lí­ti­ca y su fa­mi­lia. Díaz, que re­cor­dó ca­sos co­mo Gür­tel, des­qui­ció en va­rios mo­men­tos al se­na­dor po­pu­lar, sa­can­do apos­ti­llas a cual­quier co­men­ta­rio su­yo, por in­sus­tan­cial que fue­ra. “¡Es im­po­si­ble con es­ta mu­jer!”, se irri­tó el por­ta­voz del PP en una de las re­frie­gas.

La in­mi­nen­cia de las elec­cio- ma­do con el PSOE, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la for­ma­ción mo­ra­da con­tra­pu­so la de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca que ese pac­to por las cuen­tas del Es­ta­do en­cie­rran con la ges­tión de la pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz.

“¿Ha­bría si­do po­si­ble la mo­ción de cen­su­ra si el su­sa­nis­mo hu­bie­ra ga­na­do las pri­ma­rias? nes an­da­lu­zas, es­tra­té­gi­cas por el im­pac­to que pue­den te­ner en un año con eu­ro­peas, mu­ni­ci­pa­les y co­mi­cios en otras 13 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, mar­có la com­pa­re­cen­cia de Díaz. “Ten­go la sen­sa­ción de asis­tir al pri­mer ac­to de pre­cam­pa­ña del PP. De­be an­dar muy de­ses­pe­ra­do pa­ra traer­me aquí la se­ma­na an­tes del ini­cio de la cam­pa­ña”, an­ti­ci­pó a su lle­ga­da al Se­na­do.

El áni­mo elec­to­ral de la co­mi­sión que­dó más pa­ten­te aún en el epí­lo­go tra­za­do por Az­nar, cuan­do afir­mó que ha­bía que­da­do jus­ti­fi­ca­do el “des­con­trol de la Jun­ta de An­da­lu­cía” con una ¿El su­sa­nis­mo, hu­bie­ra pre­fe­ri­do un acuer­do de Pre­su­pues­tos con no­so­tros o con Ciu­da­da­nos? ¿Quién de­fien­de los mí­ni­mos que unen a to­dos las iz­quier­das en An­da­lu­cía? ¿El su­sa­nis­mo?”, se pre­gun­tó Igle­sias. El di­ri­gen­te de Po­de­mos in­ci­dió en Se­vi­lla en la lí­nea ar­gu­men­tal de des­vin­cu­lar el PSOE de Díaz del PSOE de Pe­dro Sán­chez.

Su alo­cu­ción, no obs­tan­te, es­tu­vo cen­tra­da emi­nen­te­men­te en la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de que sea el clien­te quien pa­gue el im­pues­to de las hi­po­te­cas. “El fa­llo es un ata­que es­can­da­lo­so con­tra la de­mo­cra­cia”, di­jo el lí­der de Po­de­mos, que anun­ció que pre­sen­ta­rá una pro­pues­ta de ley pa­ra que se cumpla el fa­llo ori­gi­nal de la Sa­la de los Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis- “ma­ra­ña” de ca­sos de co­rrup­ción que ex­pli­ca­rían “el te­ji­do de una red clien­te­lar a ba­se de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra im­pe­dir la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca”. Fue la ma­ne­ra del PP de dul­ci­fi­car su in­ca­pa­ci­dad elec­to­ral en An­da­lu­cía, don­de el PSOE go­bier­na inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia.

En la rec­ta de la cam­pa­ña, el PP ha ci­ta­do las pró­xi­mas se­ma­nas a los ex­pre­si­den­tes de la Jun­ta Ma­nuel Cha­ves y Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, acu­sa­dos en el ca­so de los ERE. La Fis­ca­lía Anticorrupción so­li­ci­ta pe­nas de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra am­bos y seis años de cár­cel pa­ra Gri­ñán.

Díaz in­sis­tió en que la cau­sa de los ERE no se co­rres­pon­de con su eta­pa en el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co. “Con­si­de­ro que es­toy aquí no co­mo pre­si­den­ta de An­da­lu­cía sino co­mo can­di­da­ta. Es fru­to del in­te­rés de al­gu­nos en con­ta­mi­nar el de­ba­te”, de­plo­ró.

En la se­sión, el PP vol­vió a caer en los es­te­reo­ti­pos so­bre An­da­lu­cía. El cli­ché es­ta vez fue el “gra­ce­jo” del acen­to y la for­ma “gra­cio­sa” del ha­bla de Díaz, se­gún Az­nar. “La­men­to que con­si­de­re que mi acen­to tie­ne gra­ce­jo. He ve­ni­do a so­me­ter­me a las pre­gun­tas, no a las des­ca­li­fi­ca­cio­nes por­mi for­ma de ex­pre­sar­me”, re­pren­dió ai­ra­da Díaz. tra­ti­vo, mo­di­fi­ca­do por el pleno del al­to tri­bu­nal, yen­do más allá de las me­di­das anun­cia­das por Pe­dro Sán­chez. “Lo sen­sa­to se­ría ha­cer cum­plir que los bancos de­vuel­van el di­ne­ro a los clien­tes. Y eso es lo que va­mos a pe­dir no­so­tros. Va­mos a pe­dir con­ver­tir la vo­lun­tad po­pu­lar en una ley”, anun­ció.

Fue la can­di­da­ta a la Jun­ta por Ade­lan­te An­da­lu­cía, Te­re­sa Ro­drí­guez, quien lle­vó las rien­das elec­to­ra­lis­tas del ac­to. “Vie­nen a An­da­lu­cía a ha­blar de Ca­ta­lu­ña, pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma de Es­pa­ña es el de An­da­lu­cía: es la de­sigual­dad, es la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, los sa­la­rios ba­jos. Lo que afec­ta a Es­pa­ña es An­da­lu­cía y por eso va­mos a ha­blar de An­da­lu­cía en es­ta cam­pa­ña”, sos­tu­vo, ha­cien­do hin­ca­pié en la es­tra­te­gia emi­nen­te­men­te an­da­lu­za que quie­re dar­le a la cam­pa­ña.

El es­ca­so per­fil elec­to­ral del pri­mer ac­to de Igle­sias vie­ne a re­fren­dar la tác­ti­ca de Ro­drí­guez de evi­tar al má­xi­mo la in­fluen­cia na­cio­nal en su cam­pa­ña, des­lin­dan­do ní­ti­da­men­te los in­tere­ses de la can­di­da­tu­ra de Ade­lan­te An­da­lu­cía de los de la for­ma­ción ma­triz en Ma­drid. Los di­ri­gen­tes na­cio­na­les de Po­de­mos e IU que in­ter­ven­gan en los mí­ti­nes elec­to­ra­les sa­ben que tie­nen que ce­ñir­se al guion im­pues­to por Ro­drí­guez. Se tra­ta de una au­to­no­mía que la di­ri­gen­te de Po­de­mos an­he­la­ba des­de la fun­da­ción de la for­ma­ción mo­ra­da y que se ga­nó a pulso du­ran­te las pri­ma­rias de es­te ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.