Una ‘Co­me­dia’ más fiel, en ver­so blan­co y sin ser ‘di­vi­na’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

An­he­la­ba Dan­te Alig­hie­ri que sus can­cio­nes se co­no­cie­ran en la Tie­rra y se re­cor­da­ran en el Pur­ga­to­rio y el Pa­raí­so. Y así se­gui­rá sien­do, al me­nos en cas­te­llano, tras la ver­sión de la Co­me­dia que lan­za aho­ra el ca­te­drá­ti­co de li­te­ra­tu­ra y poe­ta Jo­sé Ma­ría Mi­có en una ver­sión “le­gi­ble, cer­ca­na y fiel”, co­mo la re­su­me San­dra Ollo, la editora de Acan­ti­la­do, se­llo que ha obra­do el mi­la­gro de en­ca­jar las tres par­tes (Infierno, Pur­ga­to­rio y Pa­raí­so), así co­mo la ver­sión ori­gi­nal ita­lia­na, en un vo­lu­men­ma­ne­ja­ble de más de 900 pá­gi­nas.

La nue­va edi­ción lle­ga 18 años des­pués­de laúl­ti­ma tra­di­ción­pu­bli­ca­da en cas­te­llano (de Abi­lio Echevarría, en Alian­za) y es la no­ve­na com­ple­ta en es­ta len­gua. Pe­ro lle­ga car­ga­da de no­ve­da­des, ya des­de el tí­tu­lo, don­de se ha caído el ca­li­fi­ca­ti­vo de di­vi­na. “Boc­cac­cio ya la de­fi­nió así al po­co de apa­re­cer, pe­ro [esa pa­la­bra] se in­cor­po­ró al tí­tu­lo en 1555, co­mo re­cur­so de mar­ke­ting editorial de un se­llo ve­ne­ciano; Dan­te la de­jó en Co­me­dia”, ase­gu­ra Mi­có, que ha in­ver­ti­do cua­tro años en ella, ca­si una cuar­ta par­te de los 15 años que el au­tor in­vir­tió en su es­cri­tu­ra.

Pe­se a que hi­zo la prue­ba con al­gu­nas es­tro­fas, Mi­có des­car­tó adaptar la obra con su ri­ma ori­gi­nal, op­ción que to­ma­ron, en­tre otros, Án­gel Cres­po en cas­te­llano (1973) o Jo­sep Ma­ria de Sa­ga­rra en ca­ta­lán (1950), y que re­ca­ba­ron tan­ta ad­mi­ra­ción co­mo crí­ti­cas: de la pri­me­ra, se lle­gó a de­cir que era una ver­sión “gon­go­ri­na” y que os­cu­re­cía a Dan­te has­ta ha­cer­le de­cir lo que no de­cía pa­ra man­te­ner la so­no­ri­dad, lo mis­mo que la de Sa­ga­rra. Mi­có ha res­pe­ta­do los fa­mo­sos ter­ce­tos de en­de­ca­sí­la­bos, pe­ro no así su ri­ma, op­ción ya de Luis Mar­tí­nez de Mer­lo (1988). No cree ha­ber trai­cio­na­do al poe­ta flo­ren­tino: “Mi ob­se­sión era que se pu­die­ra leer co­mo un re­la­to; bue­na par­te de la com­ple­ji­dad de la co­me­dia pro­ce­de de su len­gua­je poé­ti­co; al ver­ter­lo en ver­so ri­ma­do te obli­gas a for­zar el sen­ti­do o la sin­ta­xis; ha­ber­lo tra­du­ci­do en pro­sa sí hu­bie­ra si­do trai­cio­nar­lo”. Cu­rio­sa­men­te, el pri­mer Can­to de Infierno, con su fa­mo­so arran­que, fue el úl­ti­mo que tra­du­jo: “Es se­mán­ti­ca­men­te com­ple­jo ymar­ca el tono del li­bro; el fa­mo­so: “Nel mez­zo del cam­min di nos­tra vi­ta”, bien pue­des tra­du­cir­lo por: “A me­dio, en mi­tad, a la mi­tad, en me­dio…”. Al fi­nal op­tó por: “A mi­tad del ca­mino de la vi­da”.

En su afán de ni­ti­dez, Mi­có ha pres­cin­di­do de no­tas al pie (“la tra- Las di­fe­ren­tes op­cio­nes al tra­du­cir la de Dan­te, bus­can­do o no la ri­ma, se apre­cian en el del

en sus ver­sos 34 a 36: duc­ción ha de re­sol­ver por sí mis­ma las du­das”). Amén de no­tas in­tro­duc­to­rias a ca­da can­to, por vez pri­me­ra en una edi­ción es­pa­ño­la ha aña­di­do in­fo­gra­fías so­bre el uni­ver­so dan­tes­co, así co­mo una cro­no­lo­gía y un ín­di­ce ra­zo­na­do de un cen­te­nar de pá­gi­nas de per­so­na­jes, obras y lu­ga­res.

Ma­ti­za el ca­te­drá­ti­co la le­yen­da de que la Co­me­dia sea un li­bro os­cu­ro y, en cam­bio, reivin­di­ca una ver­tien­te hu­mo­rís­ti­ca, mar­ca­da tan­to por el uso de con­tra­pa­sos (los per­so­na­jes son cas­ti­ga­dos jus­ta­men­te con có­mi­cas pe­nas que ha­cen alu­sión a su pe­ca­do) co­mo por unas imá­ge­nes que ro­zan lo vul­gar, co­mo la del Can­to XXI del Infierno, con un de­mo­nio ti­rán­do­se una ven­to­si­dad: “Y él hi­zo de su cu­lo una trom­pe­ta”. Eso se tra­du­ce en el len­gua­je. “Co­mo es­ta­ba de­jan­do el la­tín y cons­tru­yen­do una len­gua nue­va, Dan­te uti­li­zó des­de pa­la­bras so­fis­ti­ca­das y neo­lo­gis­mos has­ta las más pe­des­tres; esa di­fe­ren­cia tan gran­de de re­gis­tro no es­tá ni en el Qui­jo­te y me ha obli­ga­do a uti­li­zar un len­gua­je va­ria­do, un cas­te­llano dan­tes­co”.

A pe­sar de que el via­je al ul­tra­mun­do ya ha­bía si­do vi­si­ta­do por Vir­gi­lio (Enei­da) yO­vi­dio( Las me­ta­mor­fo­sis), Mi­có di­ce que ha tra­du­ci­do “el li­bro más ex­tra­or­di­na­rio de la cul­tu­ra li­te­ra­ria eu­ro­pea”, lo que jus­ti­fi­ca por­que “es el me­jor ce­rra­do y pla­ni­fi­ca­do: to­do es­tá cal­cu­la­do a par­tir de la sim­bo­lo­gía tri­ni­ta­ria, del tres y sus múl­ti­plos y los 14.233 en­de­ca­sí­la­bos es­tán re­par­ti­dos ca­si por igual”. Lue­go, le ma­ra­vi­lla la pre­ci­sión poé­ti­ca que per­mi­te ver­sos co­mo: “La vir­tù mis­ta per lo cor­po lu­ce / co­me le­ti­zia per pu­pi­lla vi­va” (“la vir­tud en la es­tre­lla res­plan­de- ce / cual la ale­gría en la vi­vaz pu­pi­la”). “Dan­te ex­plo­ró al lí­mi­te la ima­gi­na­ción hu­ma­na, di­bu­jó sus con­tor­nos; esa obra es el ca­jón de la ima­gi­na­ción del hom­bre”, de­fi­ne Ros­send Ar­quès, pre­si­den­te de la So­cie­dad Ca­ta­la­na de Es­tu­dios Dan­tes­cos.

La Co­me­dia es, pa­ra Mi­có, lec­tu­ra pe­da­gó­gi­ca en tiem­pos tan inmorales: “Uno se en­con­tra­rá co­mo per­so­na­je, se­gu­ra­men­te en el Infierno, por­que el pro­ta­go­nis­ta es co­mo no­so­tros, pe­ro la mo­ral es in­di­vi­dual y te pue­de lle­var a la sal­va­ción…”. “Es enor­me fuen­te de en­se­ñan­zas psi­co­ló­gi­cas, éti­cas y po­lí­ti­cas muy apli­ca­bles hoy, co­mo cuan­do de­nun­cia la co­rrup­ción de po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios, en los can­tos XXI y XXII del Infierno, o cuan­do cri­ti­ca la ava­ri­cia y la acu­mu­la­ción de di­ne­ro co­mo fuen­te de la de­gra­da­ción del ser hu­mano”, cree Juan Ig­na­cio Va­re­la Por­tas, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Com­plu­ten­se de Dan­to­lo­gía.

¿Re­co­men­da­ble pa­ra un jo­ven de 20 años? “Sí, por­que lee­rá poe­sía y en­ten­de­rá lo que le es­pe­ra: el mun­do te da­rá mu­chas bo­fe­ta­das y se­rás víc­ti­ma de mu­chas in­jus­ti­cias, pe­ro siem­pre hay esa po­si­bi­li­dad de sal­va­ción in­di­vi­dual que es, a la vez, ejem­plo pa­ra la co­lec­ti­va y es­pe­ran­za pa­ra la eter­na”. Y sen­ten­cia: “Quien se me­te enDan­te no lo ol­vi­da en su vi­da”, pen­san­do qui­zá en sí mis­mo: lo le­yó, sin sa­ber ita­liano, a los 17 años, y aho­ra lo ha tra­du­ci­do a sus 57, los de Dan­te cuan­do mu­rió en 1321, al po­co de aca­bar la Co­me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.