To­do lo que pa­ga el com­pra­dor cuan­do fir­ma un prés­ta­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El Go­bierno ase­gu­ró ayer que “ve­la­rá” pa­ra que los bancos no re­per­cu­tan el cos­te del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos (AJD) en el pre­cio de las hi­po­te­cas. Se­rá res­pon­sa­bi­li­dad de la au­to­ri­dad de de­fen­sa del clien­te ban­ca­rio, de pró­xi­ma crea­ción, que vigilará que no ha­ya abu­sos, se­ña­ló. ¿Tie­ne el Go­bierno he­rra­mien­tas pa­ra evi­tar que las en­ti­da­des com­pen­sen a tra­vés de la subida de otros car­gos vin­cu­la­dos te­ner que asu­mir el im­pues­to?

No se­rá fá­cil rea­li­zar una vi­gi­lan­cia, por­que pa­ra cum­plir esa mi­sión no bas­ta con mi­rar el di­fe­ren­cial so­bre el eu­rí­bor que los bancos anun­cian con gran ti­po­gra­fía y en car­te­les de más de un me­tro en las ofi­ci­nas. Es­tas ta­sas ac­túan co­mo un re­cla­mo, pe­ro el cos­te real del prés­ta­mo es ma­yor cuan­do el ban­co es­ta­ble­ce co­mi­sio­nes y vin­cu­la­cio­nes re­le­van­tes, en don­de tie­ne un mar­gen fi­nan­cie­ro re­le­van­te. Las co­mi­sio­nes, de aper­tu­ra o can­ce­la­ción, son fá­ci­les de ad­ver­tir y son un ele­men­to de ne­go­cia­ción ha­bi­tual al fir­mar el cré­di­to. Sin em­bar­go, las vin­cu­la­cio­nes son más di­fí­ci­les de cuan­ti­fi­car. Por eso, las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res y los com­pa­ra­do­res, acon­se­jan re­ba­jar es­tos com­pro­mi­sos, que son una for­ma de ven­ta cru­za­da de pro­duc­tos.

Las más ha­bi­tua­les son los se­gu­ros de vi­da y los del hogar, la do­mi­ci­lia­ción de la nó­mi­na, con­tra­ta­ción de tar­je­tas o man­te­ner un plan de pen­sio­nes. Has­ta ha­ce po­co, las en­ti­da­des po­dían mez- clar en el pre­cio de la hi­po­te­ca el cos­te de esos pro­duc­tos. Tras la úl­ti­ma mo­di­fi­ca­ción le­gal, de­ben se­pa­rar la ta­sa fi­ja o va­ria­ble del cos­te de los pro­duc­tos, pe­ro eso no ha eli­mi­na­do el pro­ble­ma.

El ma­yor in­con­ve­nien­te es­tá ha­bi­tual­men­te en los se­gu­ros, so­bre to­do de vi­da. Por ejem­plo Ban­kin­ter, una de las en­ti­da­des que más vin­cu­la­cio­nes re­quie­re pa­ra ob­te­ner un pre­cio ba­jo, so­li­ci­ta la fir­ma de un se­gu­ro de vi­da por el 100% del im­por­te de la hi­po­te­ca con Ban­kin­ter Se­gu­ros de Vi­da. El clien­te fir­ma un pre­cio el pri­mer año, pe­ro la pri­ma irá su­bien­do en las pró­xi­mas re­no­va­cio­nes. Si no sus­cri­be el se­gu­ro, la hi­po­te­ca su­birá de me­dia 0,60 pun­tos —una can­ti­dad muy re­le­van­te en los pri­me­ros años del prés­ta­mo— y, si fir­ma el se­gu­ro, pue­de es­tar pa­gan­do más de lo que otras ase­gu­ra­do­ras ofre­cen en el mer­ca­do.

Al­go si­mi­lar pue­de ocu­rrir con el se­gu­ro de hogar. La pri­ma tam­bién pue­den ele­var­se con el tiem­po has­ta que el ban­co exi­ja un pre­cio fue­ra de mer­ca­do. No hay que ol­vi­dar que las fi­lia­les de se­gu­ros son im­por­tan­tes fuen­tes de be­ne­fi­cios de la ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.