El éxo­do ucra­nio a Po­lo­nia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Yu­ri Kho­ma aca­ba su turno de bo­to­nes a las tres de la tar­de. Cuan­do sa­le del lu­jo­so ho­tel en el que tra­ba­ja, la nie­bla y la os­cu­ri­dad em­pie­zan a de­vo­rar las cén­tri­cas ca­lles de Var­so­via. Es vier­nes, y a es­te jo­ven le gus­ta­ría sa­lir a to­mar una cer­ve­za con sus com­pa­ñe­ros de pi­so, pe­ro ma­ña­na em­pie­za a tra­ba­jar a las seis de la ma­dru­ga­da y sa­be que de­be cum­plir. “He te­ni­do mu­cha suer­te con es­te em­pleo y no quie­ro per­der­lo por na­da del mun­do. Pa­ra un ucra­nio es com­pli­ca­do en­con­trar un tra­ba­jo en Po­lo­nia de só­lo 40 ho­ras a la se­ma­na. Yo he te­ni­do suer­te”, cuen­ta.

Kho­ma, de 20 años, lle­gó a la ca­pi­tal en 2015. No le que­dó otra que “sa­lir co­rrien­do” de Odes­sa, su ciu­dad, al sur del país, en la ri­be­ra del Mar Ne­gro. “Aquel año es­ta­lló la gue­rra con Ru­sia en la zo­na orien­tal de Ucra­nia. Mis pa­dres te­nían mu­cho mie­do de que me lla­ma­ran pa­ra alis­tar­me al Ejér­ci­to. Aun­que no es obli­ga­to­rio, la si­tua­ción era tan con­fu­sa que ellos me sa­ca­ron del país y me vi­ne a es­tu­diar aquí”. Des­de en­ton­ces, es­te jo­ven com­pa­gi­na sus es­tu­dios de Lo­gís­ti­ca y Ad­mi­nis­tra­ción en una uni­ver­si­dad pri­va­da de Var­so­via con su tra­ba­jo de bo­to­nes. Co­mo él, cien­tos de mi­les de ucra­nios (ca­si un mi­llón, se­gún da­tos de 2017 del Ban­co Na­cio­nal po­la­co), re­si­den en Po­lo­nia atraí­dos por las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de un país en el que la ta­sa de des­em­pleo no al­can­za al 4% de la po­bla­ción y que pre­su­me de te­ner un cre­ci­mien­to del PIB que ro­za el 5% anual.

La sex­ta eco­no­mía de la UE ne­ce­si­ta mu­cha mano de obra pa­ra man­te­ner la sa­lud de su ac­ti­vi­dad, so­bre to­do en sec­to­res co­mo el de la cons­truc­ción, los ser­vi­cios y las nue­vas tec­no­lo­gías. Tan­ta de­man­da de tra­ba­jo hi­zo que Po­lo­nia fue­ra el año pa- sa­do el país de la UE que más per­mi­sos de re­si­den­cia con­ce­dió (683.000) a ciu­da­da­nos de ter­ce­ros paí­ses, por en­ci­ma de Ale­ma­nia y Reino Uni­do, se­gún Eu­ros­tat. El 85,7% de los be­ne­fi­cia­rios de las au­to­ri­za­cio­nes po­la­cas, unas 585.000 per­so­nas, fue­ron ucra­nios. Y su prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra so­li­ci­tar ese per­mi­so fue el em­pleo.

La cri­sis de co­rrup­ción en­dé­mi­ca que su­fre Ucra­nia, su dé­bil eco­no­mía y la pro­lon­ga­ción del con­flic­to bé­li­co en la re­gión del Don­bás ha obli­ga­do a mu­chos de sus ciu­da­da­nos a ha­cer las ma­le­tas. “Po­lo­nia es­tá muy cer­ca, la cul­tu­ra es pa­re­ci­da y es más fá­cil con­se­guir una vi­sa aquí que en Ale­ma­nia”, ex­pli­ca Ca­da vez son más los ex­tran­je­ros que se afin­can en Po­lo­nia pa­ra bus­car opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. En 2017, cer­ca de 13.000 per­mi­sos de tra­ba­jo se con­ce­die­ron a ciu­da­da­nos ne­pa­líes, in­dios y ban­gla­de­síes. En 2016, el en­ton­ces mi­nis­tro de Eco­no­mía y hoy pri­mer mi­nis­tro, Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki, re­co­no­cía que el mer­ca­do la­bo­ral po­la­co ne­ce­si­ta­ba in­mi­gran­tes pa­ra man­te­ner su bue­na sa­lud. “La pa­ra­do­ja es inevi­ta­ble: si Po­lo­nia quie­re se­guir por la vía del cre­ci­mien­to, tie­ne que adap­tar­se a un mer­ca­do de tra­ba­jo mul­ti­na­cio­nal. Qui­zá esa ne­ce­si­dad y la pre­sen­cia de es­tos em­plea­dos en nues­tro país ayu­de po­co a po­co a cam­biar la ima­gen de so­cie­dad ho­mo­gé­nea que se tie­ne de Po­lo­nia”, ex­pli­ca An­na Gors­ka, so­ció­lo­ga del Ins­ti­tu­to po­la­co de Es­tu­dios Pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.