So­bre la pe­de­ras­tia en la Igle­sia: “El por­cen­ta­je es irre­le­van­te”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal (Ma­drid, 50 años), ca­sa­do y con cin­co hi­jos, es el je­fe de fi­nan­zas de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la y el úni­co de la ins­ti­tu­ción que ha ac­ce­di­do a ser en­tre­vis­ta­do por EL PAÍS —tras nu­me­ro­sas pe­ti­cio­nes— en un mo­men­to en el que la Igle­sia es­pa­ño­la se en­cuen­tra en el cen­tro de to­das las mi­ra­das y no so­lo por la po­lé­mi­ca ex­hu­ma­ción de los res­tos del dic­ta­dor Fran­co. En su aus­te­ro des­pa­cho, ba­jo un re­tra­to del pa­pa Fran­cis­co y la aten­ta mi­ra­da de su je­fe de pren­sa —que in­ter­vie­ne pa­ra fre­nar pre­gun­tas so­bre los abu­sos se­xua­les de al­gu­nos miem­bros del cle­ro—, Ba­rrio­ca­nal, tam­bién pre­si­den­te de la ca­de­na COPE, tra­ta de ce­ñir­se a un guion eco­nó­mi­co y de elu­dir los te­mas más es­pi­no­sos con un “no sé”, “lo des­co­noz­co”. El por­cen­ta­je de pe­de­ras­tia en la Igle­sia es­pa­ño­la, di­ce, “es irre­le­van­te”.

Pre­gun­ta. ¿Cuán­to de­be­rá pa­gar la Igle­sia por el Im­pues­to de Bie­nes In­mue­bles (IBI) si el Eje­cu­ti­vo apli­ca la exen­ción so­lo a los tem­plos de cul­to?

Res­pues­ta. La Igle­sia co­mo ins­ti­tu­ción ju­rí­di­ca ci­vil no exis­te, lo que exis­ten son cer­ca de 40.000 ins­ti­tu­cio­nes, 23.000 pa­rro­quias, más de 11.000 ins­ti­tu- cio­nes ins­cri­tas en el re­gis­tro de aso­cia­cio­nes, co­le­gios… y ca­da en­ti­dad tie­ne su au­to­no­mía. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal no es com­pe­ten­te pa­ra te­ner sus cuen­tas.

P. Eu­ro­pa Lai­ca lo cifra en 700 mi­llo­nes de eu­ros.

R. Dis­pon­drán de más in­for­ma­ción de la que ten­go yo. Lo des­co­noz­co, esa es la reali­dad.

P. ¿Han ha­bla­do con el Go­bierno so­bre es­te te­ma? R. No. Ra­di­cal­men­te, no. P. ¿Y es­tán preo­cu­pa­dos? R. ¿Por qué te­ne­mos que es- tar­lo? Si to­ca sen­tar­se nos sen­ta­mos.

P. Pa­ra co­brar el IBI por edi­fi­cios que no son de cul­to, el Go­bierno ten­dría que mo­di­fi­car la ley de me­ce­naz­go y la de ha­cien­das lo­ca­les, pe­ro us­te­des tie­nen un pri­vi­le­gio res­pec­to a otras or­ga­ni­za­cio­nes por los Acuer­dos de 1979 pa­ra las ca­sas de cu­ras y obis­pos. ¿Por qué de­ben exis­tir esas exen­cio­nes?

R. Por­que se en­tien­de que lo que apor­ta a la so­cie­dad es su­pe­rior a lo que la so­cie­dad de­ja de re­cau­dar. En el te­ma cul­tu­ral, he­cho lo que ha es­ti­ma­do opor­tuno. Hay quien pien­sa que la me­jor ma­ne­ra de de­fen­der la pro­pie­dad es que el bien es­té in­ma­tri­cu­la­do. Otros han di­cho: “Co­mo efec­ti­va­men­te dis­po­ne­mos del bien y es­ta­mos te­nien­do su pa­cí­fi­ca po­se­sión, ¿pa­ra qué in­ma­tri­cu­lar?”.

P. ¿Se ani­mó a las dió­ce­sis a in­ma­tri­cu­lar des­de la Con­fe­ren­cia?

R. Se les di­jo que esa le­gis­la­ción an­tes o des­pués iba a cam­biar [se de­ro­gó en 2015] y que si in­ma­tri­cu­la­ban ten­drían el bien re­gis­tra­do a su pro­pie­dad. P. O sea, que sí se les avi­só. R. Se les die­ron los pros y las con­tras. Se les in­for­mó. por ejem­plo, la Igle­sia apor­ta 22.000 mi­llo­nes de eu­ros a la ri­que­za na­cio­nal —gra­cias a esas ca­te­dra­les que no pa­gan IBI— que su­po­nen unos 4.000 mi­llo­nes de efec­to im­po­si­ti­vo di­rec­to.

P. Pe­ro ha­bla­mos de las ca­sas de los cu­ras y los obis­pos. ¿Son éti­cas esas exen­cio­nes?

R. El cu­ra vi­ve en la pa­rro­quia co­mo el fa­re­ro ha vi­vi­do en el fa­ro o la Guar­dia Ci­vil en la ca­sa cuar­tel. Ese cu­ra es cu­ra las 24 ho­ras del día y tie­ne la obli­ga­ción de aten­der a la gen­te las 24 ho­ras al día.

P. Eso ocu­rre con otras pro­fe­sio­nes. R. No exac­ta­men­te. P. Los Ayun­ta­mien­tos di­rán que si in­gre­sa­ran ese di­ne­ro de IBI ha­rían vir­gue­rías.

R. Esa dis­cu­sión la tu­ve con el al­cal­de de Va­len­cia y le di­je que ha­bría que pre­gun­tar a los ciu­da­da­nos si pre­fie­ren que ese di­ne­ro lo ten­ga Cá­ri­tas de Va­len­cia o lo ten­ga el se­ñor al­cal­de.

P. ¿No cree que los ciu­da­da­nos pre­fe­ri­rían más trans­pa­ren­cia? R. ¿Trans­pa­ren­cia en qué? P. No sa­be cuán­to se es­tá ahorrando la Igle­sia por IBI ni, por ejem­plo, cuán­ta in­dem­ni­za­ción ha pa­ga­do la Igle­sia por ca­sos de pe­de­ras­tia.

R. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha des­ti­na­do ce­ro eu­ros a eso que es­tá co­men­tan­do. Ha en­tre­ga­do ce­ro eu­ros a las dió­ce­sis es­pa­ño­las pa­ra eso.

P. ¿Y las dió­ce­sis cuán­to han pa­ga­do? R. Lo des­co­noz­co. P. Si la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal no sa­be, ¿por qué el pa­pa Fran­cis­co ha con­vo­ca­do en fe­bre­ro a to­das las con­fe­ren­cias y no a las dió­ce­sis a una ci­ta his­tó­ri­ca pa­ra tra­tar so­bre la pe­de­ras­tia?

R. Por­que en el mun­do pue­de ha­ber… ¿cuán­tas? ¿5.000 dió­ce­sis? ¿6.000?

P. ¿Y qué van a de­cir cuan­do lle­guen allí?

R. Mi te­ma es la par­ce­la eco­nó­mi­ca, el res­to lo des­co­noz­co. Las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les na­cen pa­ra coor­di­nar, pe­ro no son un or­ga­nis­mo in­ter­me­dio en­tre el Pa­pa y las dió­ce­sis.

P. Hay con­fe­ren­cias que han ac­tua­do de otra for­ma. La ale­ma­na, por ejem­plo, en­car­gó el in­for­me que des­ta­pó los abu­sos. ¿Por qué no lo ha­ce la es­pa­ño­la?

R. Ese no es el ám­bi­to de mi com­pe­ten­cia. Se lo ten­drán que pre­gun­tar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral [Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo]. Lo que sí le pue­do de­cir es que en Es­pa­ña hay­más de 50.000 re­li­gio­sos, 17.000 sa­cer­do­tes, más de 70.000 vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas y el 99,9% da su vi­da por los de­más.

P. ¿Y cuál es el pro­ble­ma en re­co­no­cer que so­lo unos po­cos han ac­tua­do mal?

R. Nin­guno. Se re­co­no­ce, se pi­de per­dón, se crea una co­mi­sión…

P. En Es­pa­ña no se ha pe­di­do per­dón.

R. Con to­do res­pe­to al me­dio que re­pre­sen­tan, hay una co­sa im­por­tan­te. Cuan­do uno pu­bli­ca al­go [se re­fie­re a los ca­sos de pe­de­ras­tia en el seno de la Igle­sia des­ta­pa­dos por es­te pe­rió­di­co], no so­lo ha­ce fal­ta que lo pu­bli­ca­do sea ver­dad, que pro­ba-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.