Es­pa­ña se re­sis­te a pe­dir asis­ten­cia a Eu­ro­pa an­te el desafío mi­gra­to­rio

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Otras mi­sio­nes de Fron­tex

Ni el fin del ve­rano ni los pri­me­ros com­pro­mi­sos de ayu­da de Bru­se­las ha­cia Ma­rrue­cos mo­de­ran —de mo­men­to— los flu­jos ma­rí­ti­mos. Al ele­va­do nú­me­ro de lle­ga­das se ha su­ma­do en los úl­ti­mos días un al­to ín­di­ce de mor­ta­li­dad en la lla­ma­da ru­ta del Me­di­te­rrá­neo Oc­ci­den­tal, que desem­bo­ca en Es­pa­ña. Has­ta fi­na­les de la se­ma­na pa­sa­da ha­bía arri­ba­do unos 54.000 ex­tran­je­ros, un 146% más que en el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior, se­gún da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El 98% de las lle­ga­das pro­ve­nían de Ma­rrue­cos. Tam­bién el nú­me­ro de fa­lle­ci­mien­tos al­can­za ni­ve­les des­co­no­ci­dos. En lo que va de año han muer­to ca­si 600 per­so­nas en la ru­ta ha­cia Es­pa­ña, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes, de­pen­dien­te de la ONU.

Pe­se a es­ta si­tua­ción ex­cep­cio­nal, el Go­bierno es­pa­ñol re­nun­cia a pe­dir ayu­da adi­cio­nal a Bru­se­las, se­gún con­fir­man a EL PAÍS fuentes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. El Eje­cu­ti­vo en­tien­de que la me­jor po­lí­ti­ca es re­for­zar la asis­ten­cia a Ma­rrue­cos pa­ra pre­ve­nir las sa­li­das —y ahí sí se ha em­plea­do a fon­do pa­ra que la UE des­em­bol­sa­se 140 mi­llo­nes de eu­ros a Ra­bat— y no tan­to las ope­ra­cio­nes de Fron­tex.

Al­gu­nos ex­per­tos, tan­to en Es­pa­ña co­mo en Bru­se­las, su­gie­ren ade­más que re­for­zar la vi­gi­lan­cia y el res­ca­te en aguas me­di­te­rrá­neas aca­ba in­cen­ti­van­do unos via­jes car­ga­dos de ries­gos. Pre­gun­ta­da por ese efec­to lla­ma­da, una por­ta­voz de In­te­rior res­pon­de: “No exis­te un efec­to lla­ma­da, exis­te un efec­to hui­da. Y ese so­lo se mi­ti­ga me­dian­te coope­ra­ción con los Es­ta­dos de ori­gen y de trán­si­to”.

Fron­tex, que ha vis­to re­for­za­das sus com­pe­ten­cias en los úl­ti- La Po­li­cía Na­cio­nal, con la par­ti­ci­pa­ción de la po­li­cía fran­ce­sa y de Eu­ro­pol, ha des­ar­ti­cu­la­do una red que in­tro­du­jo en Es­pa­ña al me­nos a 1.200 pa­les­ti­nos me­dian­te el uso frau­du­len­to de la fi­gu­ra de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal o asi­lo, se­gún in­for­mó ayer la Di­rec­ción Ge­ne­ral del cuer­po. En la ope­ra­ción, los agen­tes han de­te­ni­do a nue­ve per­so­nas, cin­co de ellas en Ma­drid y cua­tro en Fran­cia. De ellas, seis ya han in­gre­sa­do en pri­sión. mos años pa­ra ha­cer fren­te a la cre­cien­te mag­ni­tud del desafío mi­gra­to­rio, da a en­ten­der que es­ta­ría dis­pues­ta a am­pliar sus ope­ra­cio­nes en Es­pa­ña. Pe­ro so­lo pue­de ha­cer­lo si el Es­ta­do lo so­li­ci­ta. “Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ofre­cer a Es­pa­ña asis­ten­cia adi­cio­nal. Ya he­mos am­plia­do nues­tra ope­ra­ción In­da­lo en las cos­tas, que an­tes era so­lo pa­ra ve­rano y aho­ra es per­ma­nen­te. Es­tas ci­fras tan al­tas de lle­ga­das, in­clu­so des­pués del ve­rano, son preo­cu­pan­tes”, ex­pli­ca una por­ta­voz

La red co­bra­ba 8.000 eu­ros a ca­da pa­les­tino pa­ra in­tro­du­cir­los en Es­pa­ña por el ae­ro­puer­to de Adol­fo Suárez-Ma­drid Ba­ra­jas, por lo que la or­ga­ni­za­ción, que ope­ra­ba des­de el pa­sa­do mes de ene­ro, ha­bría ob­te­ni­do unos be­ne­fi­cios de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros, se­gún ha pues­to de ma­ni­fies­to la in­ves­ti­ga­ción. Una vez en sue­lo es­pa­ñol, los pa­les­ti­nos pe­dían asi­lo pa­ra te­ner ac­ce­so al te­rri­to­rio Schen­gen, pe­ro le­jos de que­dar­se en Es­pa­ña, la red les de la agen­cia de con­trol de fron­te­ras de la UE, con se­de en Var­so­via. Es­te fin de se­ma­na han lle­ga­do a las cos­tas an­da­lu­zas 258 per­so­nas mi­gran­tes. Ayer se in­ter­cep­tó ade­más otra pa­te­ra en aguas cer­ca­nas a Ceu­ta, con 18 per­so­nas a bor­do, y el sá­ba­do lle­ga­ron 17 a Chil­ches (Cas­te­llón), de los que dos ha­bían muer­to, in­for­ma Nacho Sán­chez.

In­da­lo cuen­ta con un des­plie­gue de 170 agen­tes en la zo­na del Mar de Al­bo­rán. Tam­bién ope­ran cua­tro bar­cos y tres avio­nes pa­ra vi­gi­lar las cos­tas. Cuan­do se avis­ta al­gu­na em­bar­ca­ción car­ga­da de mi­gran­tes, se avi­sa a las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes. Si es­tán en te­rri­to­rio ma­rro­quí, se en­car­ga la Ma­ri­na Real de ese país. En ca­so con­tra­rio, de­be acu­dir al res­ca­te el bar­co que es­té­más pró­xi­mo o el que pue­da lle­gar en el me­nor pla­zo de tiem­po. El des­em­bar­co se ha­ce en las cos­tas an­da­lu­zas, con lo que la res­pon­sa­bi­li­dad del dis­po­si­ti­vo de aco­gi­da re­cae so­bre Es­pa­ña. Las ci­fras de es­ta ope­ra­ción pa­li­de­cen cuan­do se com­pa­ran con otras mi­sio­nes con­jun­tas de Fron­tex. Po­sei­dón, cen­tra­da en las cos­tas grie­gas, tie­ne des­ple­ga- in­tro­du­cía en mo­no­vo­lú­me­nes y les tras­la­da­ba a Bél­gi­ca y Ale­ma­nia.

Las pes­qui­sas se ini­cia­ron cuan­do la Po­li­cía ob­ser­vó que des­de ene­ro se ha­bían in­cre­men­ta­do de for­ma no­ta­ble las pe­ti­cio­nes de asi­lo por par­te de ciu­da­da­nos pa­les­ti­nos. Los agen­tes ob­ser­va­ron que de­trás de es­tas so­li­ci­tu­des, con las que obtenían ac­ce­so al te­rri­to­rio na­cio­nal, no exis­tía in­ten­ción real de con­ti­nuar con el ex­pe­dien­te ad­mi­nis­tra­ti­vo, sino que lo que ha­bía era una red es­pe­cia­li­za­da en el trá­fi­co de per­so­nas de ori­gen pa­les­tino que pro­ce­dían de Orien­te Me­dio con des­tino a Eu­ro­pa.

El lí­der de la or­ga­ni­za­ción, que fue de­te­ni­do en Es­pa­ña, dos a ca­si 600 pro­fe­sio­na­les que asis­ten a las au­to­ri­da­des grie­gas en el con­trol, la iden­ti­fi­ca­ción y el re­gis­tro de los mi­gran­tes que arri­ban des­de Tur­quía. The­mis (he­re­de­ra en Ita­lia de la an­te­rior ope­ra­ción Tri­tón) dis­po­ne de cua­tro bar­cos, dos avio­nes, un he­li­cóp­te­ro y 270 ex­per­tos, aun­que Tri­tón ocu­pa­ba el año pa­sa­do a unos 600 en ese te­rri­to­rio. Pre­ci­sa­men­te el nue­vo Go­bierno ita­liano, que ha he­cho del dis­cur­so po­pu­lis­ta en migración uno de sus es­tan­dar­tes, ha que­ri­do dar otra orien­ta­ción a una mi­sión que era esen­cial­men­te de res­ca­te pa­ra cen­trar­la más en fre­nar otro ti­po de de­li­tos, co­mo el nar­co­trá­fi­co y el te­rro­ris­mo. Y su des­plie­gue es más li­mi­ta­do.

Sin com­par­tir en ab­so­lu­to la ló­gi­ca an­ti­mi­gra­to­ria ita­lia­na, Es­pa­ña tam­po­co aca­ba de ver la per­ti­nen­cia de au­men­tar unos me­dios que alien­tan a las ma­fias a trans­por­tar a más mi­gran­tes por las ma­yo­res ga­ran­tías de que se­rán res­ca­ta­dos (aun­que tam­bién sal­van más vi­das). In­te­rior ar­gu­men­ta, ade­más, que to­do el tra­ba­jo de su­per­vi­sión ofre­ci­do por Fron­tex ya lo rea­li­zan la po­li­cía, la Guar­dia Ci­vil y Sal­va­men­toMa­rí­ti­mo, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to. coor­di­na­ba to­das las ges­tio­nes que se lle­va­ban a ca­bo en­tre la lle­ga­da de los ciu­da­da­nos pa­les­ti­nos al ae­ro­puer­to ma­dri­le­ño y su tras­la­do al des­tino fi­nal. Pa­ra un con­trol más ex­haus­ti­vo, des­de el pa­sa­do día 1 de no­viem­bre Es­pa­ña exi­ge ya a los ti­tu­la­res de do­cu­men­tos de via­je pa­ra re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos ex­pe­di­dos por au­to­ri­da­des li­ba­ne­sas un vi­sa­do ae­ro­por­tua­rio pa­ra tran­si­tar por las zo­nas in­ter­na­cio­na­les de los ae­ro­puer­tos es­pa­ño­les.

En los re­gis­tros en do­mi­ci­lios de Fran­cia y Ma­drid se ha in­ter­ve­ni­do di­ne­ro en efec­ti­vo (10.000 eu­ros y 8.000 dó­la­res), sie­te vehícu­los y di­ver­sa documentación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.