El jo­ven he­re­de­ro del reino del nar­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Lu­cha en­tre ban­das

Fran­cis­co Te­jón se en­tre­gó a los agen­tes en oc­tu­bre, aco­rra­la­do, aun­que con el tiem­po y el des­ca­ro de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do un vi­deo­clip de re­gue­tón. An­tes que él, en ju­nio, un des­plie­gue de cien po­li­cías con­si­guió de­te­ner en La Lí­nea de la Con­cep­ción (Cá­diz) a su her­mano, Antonio Te­jón, mien­tras vi­si­ta­ba a su aman­te. En ape­nas cua­tro me­ses aca­ba­ron en­tre re­jas Los Cas­ta­ña, reyes del ha­chís de La Lí­nea y los nar­cos más bus­ca­dos de Es­pa­ña. Pe­ro an­tes de ca­pi­tu­lar, Is­co lo de­jó to­do bien ata­do. Su hi­jo Da­rren, de ape­nas 20 años, he­re­dó el ne­go­cio fa­mi­liar. El jo­ven no lo es­tá te­nien­do na­da fá­cil. Con la po­li­cía y otras ban­das pi­san­do los ta­lo­nes, co­rren tiem­pos in­cier­tos en el reino del nar­co.

En el sub­mun­do del ha­chís se vi­ve de­pri­sa. Fran­cis­co y Antonio, de 39 y 34 años, ya es­tán re­ti­ra­dos. Pa­san aho­ra los días in­co­mu­ni­ca­dos en pri­sio­nes de Cór­do­ba y Granada, res­pec­ti­va­men­te. En es­tos años les ha da­do tiem­po a con­tro­lar las pe­que­ñas or­ga­ni­za­cio­nes del nar­co­trá­fi­co del Cam­po de Gi­bral­tar, lle­gar a lo más al­to y ama­sar una for­tu­na ile­gal de unos 30 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién de in­tro­du­cir en su ban­da a Da­rren Te­jón que, pe­se a su cor­ta edad, ya tie­ne dos cau­sas abier­tas con la jus­ti­cia por nar­co­trá­fi­co. Ni en los juz­ga­dos ni en la po­li­cía tie­nen du­das de que los fru­tos de lo con­se­gui­do por su pa­dre y tío son pa­ra él. “Con ellos ter­mi­nó una eta­pa y con su he­re­de­ro se abre otra”, re­co­no­ce una fuen­te ju­di­cial.

Eclip­sa­do por la arro­lla­do­ra fa­ma de los an­te­rio­res ca­pos, fa­mo­sos por com­prar vo­lun­ta­des a ba­se de ge­ne­ro­si­dad, de Da­rren po­co se sa­be aún. La pri­me­ra vez que sal­tó a la luz pú­bli­ca fue en 2017, cuan­do aca­bó de­te­ni­do en Te­tuán (Ma­rrue­cos) jun­to a su tío Antonio y su pa­re­ja, María. Des­pués de aque­llo y de otra cau­sa más, Da­rren que­dó en li­ber­tad con car­gos. Sin em­bar­go, en la fis­ca­lía de Cá­diz tie­nen cla­ro que ha se­gui­do par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en la ban­da: “Es­ta­mos si­guien­do sus mo­vi­mien­tos”. Is­co y Antonio han in­ten­ta­do alla­nar al má­xi­mo la tran­si­ción en la ban­da. “An­tes de en­tre­gar­se, Fran­cis­co ha de­ja­do to­do pa­ga­do y mu­cho di­ne­ro en efec­ti­vo pa­ra que es­té to­do ata­do”, apun­ta el mis­mo agente.

Es más que pre­vi­si­ble que el jo­ven Cas­ta­ña aca­be en­tran­do en pri­sión, pe­ro eso no frus­tra su as­cen­so. “Si ocu­rre, no es­ta­rá in­co­mu­ni­ca­do por no te­ner tan­tos de­li­tos a sus es­pal­das co­mo su tío y su pa­dre, y po­drá se­guir des- de la cárcel, co­mo tan­tas ve­ces ha­cen”, re­co­no­ce un guar­dia ci­vil de La Lí­nea. Su ma­yor re­to es otro. De­be ser ca­paz de se­guir aglu­ti­nan­do a las apro­xi­ma­da­men­te 30 pe­que­ñas mi­cro­ban­das del ha­chís y con­tro­lar un ne­go­cio ame­na­za­do por la pre­sión po­li­cial y la pre­sen­cia de or­ga­ni­za­cio­nes fo­rá­neas.

“Es­ta­mos en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre. Antonio e Is­co lo de­ja­ron to­do or­ga­ni­za­do, pe­ro es­tas or­ga­ni­za­cio­nes no son es­tan­cas, hay quien tra­ba­ja pa­ra va­rias”, re­co­no­ce un man­do po­li­cial del Cam­po de Gi­bral­tar. En esa amalgama de cu­ña­dos y ami­gos cer­ca­nos, Da­rren ten­drá que man­te­ner a sus lu­gar­te­nien­tes ata­dos en cor­to pa­ra evi­tar que, por su cuen­ta, creen nue­vos ne­go­cios o pac­tos que le des­ban­quen. Tam­po­co pue­de per­der de vis­ta a otras ban­das que, has­ta aho­ra, han man­te­ni­do un per­fil ba­jo. “Que do­mi­ne una úni­ca ban­da es difícil, que sean va­rios gru­pos, es pro­ba­ble”, re­co­no­cen des­de ám­bi­to ju­di­cial. En­tre ellas, los agen­tes si­guen de cer­ca a una or­ga­ni­za­ción de ran­cio abo­len­go, fuerte en El Za­bal, una ba­rria­da de cons­truc­cio­nes ile­ga­les en La Lí­nea de la Con­cep­ción en las que el nar­co cam­pa a sus an­chas. “Los pa­dres se hi­cie­ron mi­llo­na­rios con el ta­ba­co y si­guie­ron con el ha­chís. Aho­ra es­tán tres hi­jos. Siem­pre han si­do dis­cre­tos, pe­ro ojo con ellos”, re­co­no­ce un agente de la ciu­dad. Pe­ro pa­ra con­tro­lar el ne­go­cio del ha­chís co­mo lle­ga­ron a ha­cer­lo Los Cas­ta­ña ha­ce fal­ta mu­cho más, a jui­cio del man­do po­li­cial: “No es cues­tión de lo que ellos quie­ran, sino de la con­fian­za que sean ca­pa­ces de ge­ne­rar”.

Y por si fue­ra po­co, Da­rren aún tie­ne más que­bra­de­ros de ca­be­za. El pro­me­ti­do re­fuer­zo en las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha lle­ga­do —al me­nos, en par­te— y eso se ha no­ta­do en la ac­ti­vi­dad de los ali­jos en La Lí­nea. “La ac­ti­vi­dad se ha re­du­ci­do por la pre­sión”, apun­ta el po­li­cía. Eso ha pro­vo­ca­do dos reac­cio­nes. Que or­ga­ni­za­cio­nes de otros pun­tos del Cam­po de Gi­bral­tar, co­mo Los Pan­to­ja, en Al­ge­ci­ras, in­ten­ten to­mar ven­ta­ja, y que ten­gan que bus­car nue­vos pun­tos de ali­jo en la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­qui­vir, Huel­va o Má­la­ga.

“Es el efec­to tsu­na­mi”, co­mo lo de­fi­ne es­ta fuen­te ju­di­cial. En­tre el cer­co po­li­cial y el po­si­ble arri­bis­mo de ban­das lo­ca­les o fo­rá­neas, ese es el trono que he­re­da Da­rren Te­jón. El tiem­po di­rá si el jo­ven, pe­ro ex­pe­ri­men­ta­do, Cas­ta­ña es digno he­re­de­ro del rei­na­do del nar­co­trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.