“La si­tua­ción del sa­la­rio mí­ni­mo era so­cial­men­te in­sos­te­ni­ble”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El nom­bra­mien­to de Mag­da­le­na Va­le­rio (To­rre­mo­cha, 1959) co­mo mi­nis­tra de Tra­ba­jo sor­pren­dió po­co. Su tra­yec­to­ria en­ca­ja­ba co­mo un guan­te en la car­te­ra: an­tes de ate­rri­zar en el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez, al que siem­pre apo­yó con fir­me­za, era la res­pon­sa­ble de Se­gu­ri­dad So­cial en la eje­cu­ti­va so­cia­lis­ta. Y ha­bía si­do, en­tre otras mu­chas co­sas, res­pon­sa­ble de Em­pleo en Cas­ti­lla-LaMan­cha y dipu­tada en el Con­gre­so.

El tra­ba­jo se api­la so­bre su­me­sa: el Pac­to de To­le­do de­ba­te el fu­tu­ro de las pen­sio­nes, quie­re ha­cer re­to­ques en la re­for­ma la­bo­ral, en las co­ti­za­cio­nes de los au­tó­no­mos, ta­po­nar el enor­me agu- je­ro de la Se­gu­ri­dad So­cial, ha­cer la ma­yor subida del sa­la­rio mí­ni­mo en 40 años. Y to­do, con 84 dipu­tados y pac­tos con los agen­tes so­cia­les. An­te la re­cu­rren­te pre­gun­ta de cuán­do en­tra­rán en vi­gor mu­chas de esas ta­reas pen­dien­tes, in­sis­te en la ne­ce­si­dad de al­can­zar acuer­dos am­plios. Y los pla­zos, ad­mi­te, no de­pen­den so­lo de ella. “En la car­te­ra de­mi­nis­tra no vie­ne una va­ri­ta má­gi­ca ni una bo­la de cris­tal”, bro­mea en su des­pa­cho del mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

Pre­gun­ta. “La re­for­ma la­bo­ral ha si­do le­tal, ha hun­di­do la re­cau­da­ción por co­ti­za­cio­nes”. Lo di­jo us­ted el 10 de ene­ro. ¿No le pa­re­ce que ha­cer so­lo cam­bios par­cia­les en la re­for­ma la­bo­ral, cuan­do us­ted se opu­so tan­to a ella, afec­ta a su cre­di­bi­li­dad?

Res­pues­ta. Exis­te la po­si­bi­li­dad de lle­gar al Go­bierno con una ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Pe­ro no es nues­tro ca­so. Ade­más, soy par­ti­da­ria del diá­lo­go y de lle­gar a acuer­dos por­que las re­for­mas uni­la­te­ra­les sue­len te­ner una vi­da re­la­ti­va­men­te cor­ta. He­mos lle­ga­do al Go­bierno por una vía per­fec­ta­men­te re­gu­la­da en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro te­ne­mos 84 dipu­tados. Así que me pa­re­ce­ría ab­sur­do plan­tear una de­ro­ga­ción com­ple­ta de la re­for­ma la­bo­ral, cuan­do re­sul­ta que no voy a te­ner apo­yos par­la­men­ta­rios. Ca­da uno pue­de per­der el tiem­po en lo que con­si­de­re per­ti­nen­te, pe­ro creo que hay una se­rie de te­mas en los que sí pue­de ha­ber acuer­do y pre­fie­ro tra­ba­jar en es­ta di­rec­ción: sub­con­tra­ta­ción, ul­tra­ac­ti­vi­dad, pri­ma­cía de con­ve­nio, po­lí­ti­cas de igual­dad y lue­go, eso sí, avan­zar en un nue­vo Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res del si­glo XXI. Es­pe­ro que el año que vie­ne em­pie­ce a fun­cio­nar un gru­po de ex­per­tos. Aho­ra, pro­ba­ble­men­te, me he vuel­to muy po­si­bi­lis­ta y pa­ra em­pe­zar va­mos a to­car las co­sas que con­si­de­ra­mos más per­tur­ba­do­ras.

P. ¿En qué pla­zo pue­de es­tar esa re­for­ma de la re­for­ma?

R. Es­pe­ro que a prin­ci­pios del año que vie­ne es­té apro­ba­da. No pue­do de­cir­le exac­ta­men­te en qué fe­cha, por­que el de­ba­te par­la­men­ta­rio no lo di­ri­jo yo.

P. La ta­sa me­dia de pa­ro en de­mo­cra­cia es el 16,5%. Se han apro­ba­do de­ce­nas de re­for­mas. ¿To­da­vía cree que la so­lu­ción es­tá en más cam­bios legales?

R. Uno de los pro­ble­mas que te­ne­mos en es­te país es un pa­ro es­truc­tu­ral muy con­so­li­da­do, que tie­ne que ver con el mo­de­lo pro­duc­ti­vo. He­mos apos­ta­do por sec­to­res que son in­ten­si­vos en mano de obra, pe­ro es­ta­cio­na­les. Hay que apos­tar por más in­ves­ti­ga­ción, in­no­va­ción, for­ma­ción...

P. ¿Pe­ro qué pue­de ha­cer exac­ta­men­te es­te mi­nis­te­rio pa­ra con­se­guir to­do eso?

R. Tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des en las po­lí­ti­cas ac­ti­vas. Esos 3,2 mi­llo­nes de per­so­nas des­em­plea­das ne­ce­si­tan ayu­da, orien­ta­ción, in­ser­ción y for­ma­ción. Y una for­ma­ción más ade­cua­da a los pues­tos de tra­ba­jo que de­man­da el mer­ca­do. Te­ne­mos que dar­le un re­pa­so muy gran­de a la ley de for­ma­ción. Las per­so­nas tie­nen que po­der for­mar­se has­ta que se ju­bi­lan. Y des­pués tam­bién, si quie­ren.

P. ¿Y no cree que las ofi­ci­nas de em­pleo ne­ce­si­tan una re­for­ma? Su ta­sa de co­lo­ca­ción es muy ba­ja. se ne­ce­si­tan tra­ba­ja­do­res por­que no hay en nues­tro país quien pue­da cu­brir esos pues­tos. Hay que en­con­trar un pun­to de equi­li­brio por­que rá­pi­da­men­te los que es­tán ali­men­tan­do la lí­nea xe­nó­fo­ba y ra­cis­ta di­rán que no hay tra­ba­jo pa­ra los es­pa­ño­les. Y a los que es­tán vi­nien­do hay que dar­les aten­ción hu­ma­ni­ta­ria, pe­ro tam­po­co po­de­mos de­cir que ven­gan to­dos.

P. La lí­nea ofi­cial del Go­bierno es la de es­pe­rar al ve­re­dic­to del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de los De­re­chos Hu­ma­nos so­bre las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te. ¿Qué opi­na de es­tas ex­pul­sio­nes?

R. No son de mi com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.