El FMI inicia la ba­ta­lla por su di­ne­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En su reunión anual del­mes pa­sa­do en Ba­li, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) no so­lo abor­dó la ame­na­za de gue­rra co­mer­cial en­tre Chi­na y EE UU, los pro­ble­mas de paí­ses emergentes co­mo Tur­quía o Ar­gen­ti­na y de­más ries­gos pa­ra la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. En­tre bam­ba­li­nas se ha­bló de al­go que le afec­ta más di­rec­ta­men­te: su fi­nan­cia­ción.

Las con­ver­sa­cio­nes con los paí­ses que de­ben pa­gar la fac­tu­ra ape­nas aca­ban de em­pe­zar. Na­die es­pe­ra un acuer­do has­ta fi­na­les del pró­xi­mo año. Pe­ro su re­sul­ta­do se­rá de­ci­si­vo pa­ra de­ter­mi­nar si, co­mo pre­ten­de, el or­ga­nis­mo que en­ca­be­za Ch­ris­ti­ne La­gar­de si­gue desa­rro­llan­do su pa­pel de pri­mer bom­be­ro de las fi­nan­zas glo­ba­les. Y si en su seno se re­fle­jan nue­vos equi­li­brios de po­der fru­to del pe­so cam­bian­te de las dis­tin­tas eco­no­mías del mun­do.

El FMI aca­ba de fir­mar el ma­yor res­ca­te de su his­to­ria. Tras anun­ciar en ju­nio un prés­ta­mo a Ar­gen­ti­na de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se ha vis­to obli­ga­do a aña­dir al pa­que­te otros 7.000 mi­llo­nes, en vis­ta de las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa el Go­bierno de Ma­cri. To­do apun­ta a que Pa­kis­tán, que ul­ti­ma la pe­ti­ción de res­ca­te, se­rá el si­guien­te. Las tur­bu­len­cias en paí­ses emergentes por la pro­gre­si­va subida de ti­pos de in­te­rés en EEUU pue­den aña­dir­más lla­ma­das de ayu­da. Y pa­ra to­do es­to, el FMI ne­ce­si­ta di­ne­ro.

El pro­ble­ma no es in­me­dia­to. La­gar­de cuen­ta con una ca­pa­ci­dad de prés­ta­mos que ron­da el bi­llón de dó­la­res, de un pre­su- pues­to to­tal de unos 1,4 bi­llo­nes. Es­ta can­ti­dad re­pre­sen­ta un 1,8% del PIB mun­dial, cuan­do al ini­cio de la cri­sis so­lo lle­ga­ba al 0,6%. El FMI, aho­ra bien sur­ti­do, em­pie­za a ne­go­ciar los fon­dos con los que con­ta­rá en los pró­xi­mos años. El ob­je­ti­vo es man­te­ner esa po­ten­cia de fue­go. No es rea­lis­ta pen­sar en un in­cre­men­to, se­gún fuentes co­no­ce­do­ras de la ne­go­cia­ción.

“Tra­ba­ja­mos pa­ra lo­grar an­tes de oc­tu­bre de 2019, un con­sen­so en tres as­pec­tos: el ta­ma­ño a me­dio pla­zo de las cuo­tas que pa­gan los paí­ses, una nue­va fór­mu­la pa­ra de­ter­mi­nar esas cuo­tas y có­mo se dis­tri­bu­yen esos in­cre­men­tos”, ase­gu­ra un por­ta­voz del Fon­do.

La ba­ta­lla se­rá lar­ga y con mu­chas aris­tas. Por­que en las ne­go­cia­cio­nes se­mez­clan fac­to­res eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­cos. Por una par­te es­tá la pu­jan­za de la eco­no­mía chi­na, con una cuo­ta del 6,4%, muy in­fe­rior a su pe­so en la eco­no­mía glo­bal. Pe­kín, que quie­re ju­gar un pa­pel más re­le­van­te en el or­den mun­dial, con­ta­rá más en el fu­tu­ro FMI. La cues­tión es cuán­to más. Y a quién des­pla­za pa­ra ello.

En EEUU—el­ma­yor con­tri­bu­yen­te de lar­go, con el 17,5% de las cuo­tas— jue­gan dos efec­tos con­tra­pues­tos. De un la­do, la nu­la sim­pa­tía del pre­si­den­te Do­nald Trump por las or­ga­ni­za­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les. Los miem­bros de su Go­bierno más ais­la­cio­nis­tas pre­sio­na­rán pa­ra re­du­cir su con­tri­bu­ción. Pe­ro Trump se ha em­bar­ca­do en una fe­no­me­nal ba­ta­lla co­mer­cial con Chi­na y no quie­re per­der po­si­cio­nes. En el res­ca­te a Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, EE a con­fu­sión crea­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo so­bre quién de­be pa­gar el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos que gra­va las hi­po­te­cas no ha ter­mi­na­do. Ha­brá que ver los ar­gu­men­tos de las tres nue­vas sen­ten­cias del Al­to Tri­bu­nal, que de­be­rán ra­zo­nar que son los clien­tes los obli­ga­dos a pa­gar el im­pues­to, en con­tra de sus re­so­lu­cio­nes del pa­sa­do oc­tu­bre, que de­ci­die­ron que de­bían ser los ban­cos. Se­rá difícil com­pren­der que par­te de los ve­ci­nos de una ciu­dad pa­guen el im­pues­to mien­tras que otros que­dan exen­tos.

Es­ta con­tro­ver­sia ju­rí­di­ca ha eclip­sa­do la ver­da­de­ra cues­tión de fon­do so­bre la le­gis­la­ción hi­po­te­ca­ria que se tra­mi­ta en el Con­gre­so. La nue­va ley tra­ta de equi­pa- Prés­ta­mos mul­ti­la­te­ra­les Prés­ta­mos bi­la­te­ra­les UU tu­vo una ac­ti­tud sor­pren­den­te­men­te po­si­ti­va. Es­te cam­bio se ha re­fle­ja­do tam­bién en el Ban­co Mun­dial: tras mos­trar­se rea­cio a dar­le más di­ne­ro, Was­hing­ton aca­bó apo­yan­do un au­men­to de ca­pi­tal de 13.000 mi­llo­nes. rar nues­tros de­re­chos en­ma­te­ria de hi­po­te­cas a los de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos. En es­te te­rri­to­rio, la le­gis­la­ción es­pa­ño­la es­tá en fal­so y di­fi­cul­ta la la­bor de los jue­ces. Lo cer­ti­fi­can las reite­ra­das sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE (TJUE), que tam­po­co se han apli­ca­do a la le­gis­la­ción de­bi­da­men­te.

El Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar fue in­ca­paz de tras­po­ner la di­rec­ti­va eu­ro­pea so­bre los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios de 2014. Aho­ra, el Con­gre­so de los Dipu­tados tra­ta de apro­bar a mar­chas for­za­das un tex­to re­men­da­do pa­ra evi­tar una mul­ta eu­ro­pea de 105.000 eu­ros diarios. Las pri­sas pue­den ser ca­tas­tró­fi­cas, al no re­sol­ver las in­efi­cien­cias de nues­tra re­gu­la­ción hi­po­te­ca­ria y per­ju­di­car gra­ve­men­te a fa­mi­lias

“La gue­rra es por los vo­tos, no por los fon­dos”, sin­te­ti­za una fuen­te del FMI que pi­de ano­ni­ma­to. La lí­nea ro­ja pa­ra Trump se­ría, se­gún es­ta ver­sión, no ba­jar en nin­gún ca­so del 15%, pa­ra no per­der su preciado po­der de ve­to. desahu­cia­das. An­te el dra­ma de los ma­si­vos de­sahu­cios y las crí­ti­cas eu­ro­peas, cua­tro ma­gis­tra­dos y el pro­pio Tri­bu­nal Su­pre­mo pre­gun­ta­ron al TJUE có­mo de­bían pro­ce­der. A la es­pe­ra de la res­pues­ta, en fe­bre­ro de 2017, nu­me­ro­sas audiencias pa­ra­li­za­ron de­ce­nas de mi­les de pro­ce­di­mien­tos de eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria. Si den­tro de unos­me­ses el tri­bu­nal eu­ro­peo apli­ca­ra su pro­pia ju­ris­pru­den­cia y las re­cien­tes recomendaciones del abo­ga­do ge­ne­ral Ma­ciej Sz­pu­nar, se pro­du­ci­ría un so­bre­sei­mien­to ma­si­vo de es­tos ex­pe­dien­tes de desahu­cio. Un ali­vio pa­ra los afec­ta­dos y un re­vés pa­ra la ban­ca.

Pe­ro el pro­yec­to de ley pue­de in­ter­fe­rir es­te pro­ce­so al in­cluir una pe­li­gro­sa dis­po­si­ción tran­si­to­ria pri­me­ra que pre-

En Eu­ro­pa, la ma­yor par­te de los paí­ses tam­bién es­tán dis­pues­tos a man­te­ner la par­te que pa­gan aho­ra a cam­bio de no per­der po­der por el ma­yor pe­so de los emergentes. “Es­pa­ña tie­ne una po­si­ción cons­truc­ti­va pa­ra un acuer­do. Pe­ro tam­bién de­fien­de man­te­ner su pe­so. No que­re­mos di­luir­nos por la pu­jan­za de otras eco­no­mías”, ase­gu­ran fuentes del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

El Go­bierno es­pa­ñol es­tá en el gru­po de los que de­fien­den la ne­ce­si­dad de man­te­ner un “Fon­do po­ten­te”, en el en­torno del bi­llón de dó­la­res. Pe­ro no to­dos com­par­ten es­ta idea. Al­gu­nos paí­ses quie­ren apro­ve­char la re­vi­sión pa­ra re­du­cir su ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra.

Pa­ra aca­bar de com­pli­car la si­tua­ción, el pro­ble­ma no es­tá so­lo en las cuo­tas y la nue­va fór­mu­la de cálcu­lo. Ade­más de es­tas par­ti­ci­pa­cio­nes, el Fon­do se fi­nan­cia con prés­ta­mos bi­la­te­ra­les o mul­ti­la­te­ra­les, que aho­ra su­po­nen la mi­tad de su pre­su­pues­to. Y es­tos em­pie­zan a ven­cer a par­tir del pró­xi­mo año, por lo que los paí­ses de­be­rán pen­sar en si los re­nue­van o no; y si trans­for­man par­te de esos prés­ta­mos pen­sa­dos pa­ra sol­ven­tar una cri­sis co­yun­tu­ral en su par­ti­ci­pa­ción per­ma­nen­te en for­ma de cuo­tas. Otro nu­do que La­gar­de de­be­rá desatar en los pró­xi­mos me­ses. vé que su apli­ca­ción sea con efec­tos re­tro­ac­ti­vos (lo que no se ha per­mi­ti­do en el im­pues­to hi­po­te­ca­rio). La re­tro­ac­ti­vi­dad de la fu­tu­ra nor­ma so­bre eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria, que eleva a 12 cuo­tas los im­pa­gos pa­ra ini­ciar la eje­cu­ción, sig­ni­fi­ca­ría que los afec­ta­dos ya no po­drían ale­gar abu­si­vi­dad. Po­de­mos ad­vier­te que per­ju­di­ca­ría a los pro­ce­di­mien­tos en cur­so a los que ya no se apli­ca­ría la nu­li­dad. “Se po­dría pro­du­cir un alud de de­sahu­cios de los ca­sos pa­ra­li­za­dos”, ha ad­ver­ti­do la abo­ga­da Ve­ró­ni­ca Dávalos, ex­per­ta an­te el Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go. Pa­ra el ma­gis­tra­do Guillem So­ler, que fue uno de los que pre­gun­ta­ron al TJUE, “se­ría un se­gun­do res­ca­te, no eco­nó­mi­co, sino le­gis­la­ti­vo”.

Se­ría pru­den­te pres­tar aten­ción a los ar­gu­men­tos de Uni­dos Po­de­mos, que cri­ti­can que la ley no in­clu­ya la da­ción en pa­go y dé un peor tra­to que el Su­pre­mo a los in­tere­ses de de­mo­ra. De lo con­tra­rio, exis­te el ries­go de que se mul­ti­pli­quen las con­de­nas del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.