Pe­lea en­tre Ad­mi­nis­tra­cio­nes tras agre­dir sie­te jó­ve­nes inmigrantes a una mu­jer

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Au­men­to de ro­bos

Los to­ca­mien­tos de un gru­po de jó­ve­nes a una chi­ca en San­ta Co­lo­ma de Gramenet (Bar­ce­lo­na) han vuel­to a po­ner en el fo­co al co­lec­ti­vo de me­no­res ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos. Dos de los sie­te chi­cos que pre­sun­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron en los abu­sos se­xua­les son me­no­res de edad sin pa­pe­les ni re­si­den­cia fi­ja. Pe­se a su si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, no es­ta­ban ba­jo la tu­te­la ni el con­trol de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. Una si­tua­ción que, se­gún de­nun­cian los pro­fe­sio­na­les que atien­den a es­te co­lec­ti­vo y fuentes ju­di­cia­les, es ca­da vez más ha­bi­tual. 350 mu­je­res, en­tre las que hay po­lí­ti­cas, es­cri­to­ras, y ar­tis­tas, co­mo la ci­neas­ta ca­ta­la­na Isa­bel Coi­xet o la pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na Ele­na Po­nia­tows­ka, han sus­cri­to el ma­ni­fies­to No sin no­so­tras en el que de­fien­den que se re­ti­ren las ac­tua­cio­nes con­tra el sin­di­ca-

El Go­bierno ca­ta­lán in­for­mó de que los me­no­res —ayer se les so­me­tió a prue­bas pa­ra con­fir­mar que lo son— no es­ta­ban ba­jo pro­tec­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, ni se les ha­bía asig­na­do un cen­tro de aco­gi­da. Le­jos de cual­quier con­trol pú­bli­co —los ser­vi­cios so­cia­les del con­sis­to­rio tam­po­co ha­bían da­do la aler­ta—, vi­vían con otros com­pa­trio­tas ma­rro­quíes en una ca­sa oku­pa­da de San­ta Co­lo­ma. Ayer, los téc­ni­cos ta­pia­ron la vi­vien­da, que es­ta­ba en mal es­ta­do. Las Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal y au­tó­no­ma se cru­za­ron re­pro­ches.

El epi­so­dio ocu­rrió al­re­de­dor de las seis de la ma­ña­na del do- to de pros­ti­tu­tas Otras, una agru­pa­ción que el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo ins­cri­bió “por error” en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do el pa­sa­do agos­to y que ma­ña­na se en­fren­ta a dos de­man­das en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Las fir­man­tes re­cla­man “que no se uti­li­ce una pre­ten­di­da una­ni­mi­dad del fe­mi- min­go. El gru­po de jó­ve­nes in­cre­pó a una chi­ca en el me­tro. La mu­jer se apeó en la pa­ra­da de Can Pei­xauet y en­tró en el as­cen­sor pa­ra sa­lir a la ca­lle. Los chi­cos en­tra­ron con ella. Le to­ca­ron el cu­lo, la in­ten­ta­ron be­sar y tra­ta­ron de ma­no­sear­le la en­tre­pier­na, se­gún fuentes de la in­ves­ti­ga­ción. Ya des­de el va­gón, la chi­ca ha­bía aler­ta­do por te­lé­fono a su pa­re­ja, que se pre­sen­tó allí pa­ra ayu­dar­la. Tras un en­fren­ta­mien­to, el no­vio re­ci­bió una pu­ña­la­da en el cos­ta­do que obli­gó a rea­li­zar­le una ope­ra­ción de ur­gen­cia, aun­que no se te­mió por su vi­da. Evo­lu­cio­na de for­ma fa­vo­ra­ble.

Tras ser aler­ta­da por los vi­gi- nis­mo co­mo aval de nin­gu­na me­di­da le­gal que pue­da afec­tar a las con­di­cio­nes ma­te­ria­les de vi­da de mu­chas per­so­nas que tra­ba­jan en es­te sec­tor en to­das sus va­rian­tes: pros­ti­tu­ción, bai­la­ri­nas, ac­tri­ces, te­lé­fono eró­ti­co”. A su jui­cio, es un error “equi­pa­rar la tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual no so­lo con la pros­ti­tu­ción de­ci­di­da sino con to­da la di­ver­si­dad de tra­ba­jos se­xua­les que hoy en día se ejer­cen le­gal­men­te en es­te sec­tor”.

Las de­man­das con­tra Otras (Or­ga­ni­za­ción de Tra­ba­ja­do­ras Se­xua­les) par­ten de tres or­ga­ni­za­cio­nes: la aso­cia­ción pro De­re­chos Hu­ma­nos L’Es­co­la, que ac­túa con­tra el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, y otra con­jun­ta de la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción de Ma­los Tra­tos a Mu­je­res y la Pla­ta­for­ma El con­se­je­ro de Tra­ba­jo, Asun­tos So­cia­les y Fa­mi­lias de la Ge­ne­ra­li­tat, Cha­kir el Hom­ra­ni, pi­dió ayer que no se cri­mi­na­li­ce a los me­no­res ex­tran­je­ros que lle­gan al país sin al­guien a su car­go, por­que ese plan­tea­mien­to “da alas a la ul­tra­de­re­cha”, afir­mó. El Hom­ra­ni se­ña­ló que San­ta Co­lo­ma no no­ti­fi­có que ha­bía me­no­res en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y re­cor­dó que epi­so­dios co­mo el del me­tro de Can Pei­xauet en es­ta lo­ca­li­dad son “ca­sos de de­lin­cuen­cia en los que de­be ac­tuar la jus­ti­cia pa­ra evi­tar la es­tig­ma­ti­za­ción”. “No te­ne­mos la po­tes­tad de te­ner­los en­ce­rra­dos. No es la so­lu­ción”, di­jo el con­se­je­ro.

En la mis­ma lí­nea se ex­pre­só la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, que pi­dió evi­tar la cri­mi­na­li­za­ción pe­ro tam­bién exi­gió soluciones y que me­jo­re el sis­te­ma de aten­ción, que aho­ra “es un desas­tre”. Co­lau ex­pre­só su so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas pe­ro tam­bién re­cor­dó que al­gu­nos de es­tos chi­cos lle­gan con tra­yec­to­rias de vio­len­cia y ne­ce­si­tan asis­ten­cia. “Cual­quier ni­ño ne­ce­si­ta una se­gun­da opor­tu­ni­dad y un sis­te­ma a la al­tu­ra”. lan­tes del me­tro, la po­li­cía lo­cal de­tu­vo a 15 per­so­nas. Al­gu­nas fue­ron arres­ta­das por par­ti­ci­par en la agre­sión. Otras, más tar­de, en el in­mue­ble oku­pa­do. Ayer, ocho de ellos que­da­ron en li­ber­tad mien­tras que otros sie­te —los que, su­pues­ta­men­te, par­ti­ci­pa­ron di­rec­ta­men­te en el ata­que— per­ma­ne­cían de­te­ni­dos. En­tre ellos es­tán los dos me­no­res de edad. Su im­pli­ca­ción es­tá acre­di­ta­da, se­gún fuentes po­li­cia­les, por las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia del me­tro.

El su­ce­so ha desata­do un ri­fi­rra­fe po­lí­ti­co en­tre el Ayun­ta­mien­to de San­ta Co­lo­ma y la Ge­ne­ra­li­tat. El con­sis­to­rio, go­ber­na- 8 de Mar­zo de Se­vi­lla, con­tra el sin­di­ca­to. Tra­ba­jo ha re­mi­ti­do un es­cri­to a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do pa­ra que tam­bién im­pug­ne ese re­gis­tro. “Pe­di­mos la nu­li­dad por­que no ha ha­bi­do un con­trol de le­ga­li­dad pre­vio”, se­ña­la Nu­ria Gon­zá­lez, de L’Es­co­la, que cri­ti­ca que “el Go­bierno no ha he­cho na­da” pa­ra re­me­diar­lo. “Tra­ba­jo no ha ac­tua­do con la di­li­gen­cia que re­quie­re el te­ma”, com­par­te Cha­ro Ca­rra­ce­do, de la Co­mi­sión pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Ma­los Tra­tos a Mu­je­res, que cree que “la pros­ti­tu­ción no pue­de ser en nin­gún ca­so una ac­ti­vi­dad le­ga­li­za­ble”.

Ac­ti­vis­tas fe­mi­nis­tas co­mo Jus­ta Mon­te­ro, Be­go­ña Za­ba­la o Ya­yo He­rre­ro; la con­ce­ja­la de Fe­mi­nis­mos de Bar­ce­lo­na, Lau­ra Pérez; es­cri­to­ras y pe­rio­dis­tas co- La Ge­ne­ra­li­tat acu­só al Ayun­ta­mien­to de “pre­ci­pi­ta­ción” por atri­buir la agre­sión a los me­no­res no acom­pa­ña­dos. La se­cre­ta­ria de In­fan­cia, Ado­les­cen­cia y Ju­ven­tud del Go­bierno ca­ta­lán, Georgina Oli­va, afir­mó que el Go­vern atien­de ac­tual­men­te a 2.850 me­no­res ex­tran­je­ros sin re­fe­ren­tes fa­mi­lia­res y que el por­cen­ta­je que de­ri­van a la jus­ti­cia ju­ve­nil “no lle­ga al 3%”. “De­be­mos aco­ger a to­dos bien y po­ner los re­cur­sos que ha­gan fal­ta y en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do”, ex­pli­có Oli­va, que re­cha­zó atri­buir al co­lec­ti­vo par­te del au­men­to de los ro­bos en Bar­ce­lo­na, al con­tra­rio de lo que opi­nan los Mos­sos y la fis­ca­lía.

En los úl­ti­mos tiem­pos se ha pro­du­ci­do un au­men­to en la lle­ga­da de me­no­res so­los: 3.000 es­te año, ca­si el do­ble que en 2017. Al­gu­nos de ellos han te­ni­do que per­noc­tar en la Ciu­dad de la Jus­ti­cia o en las co­mi­sa­rías de los Mos­sos por fal­ta de pla­zas de aco­gi­da.

Oli­va ad­mi­tió que uno de los ma­yo­res de edad de­te­ni­dos en San­ta Co­lo­ma sí es­tu­vo “ha­ce tres años” en el sis­te­ma de pro­tec­ción. En el ca­so de los dos me­no­res, sin em­bar­go, “nin­guno es­ta­ba tu­te­la­do” por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Aten­ción a la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia. Pe­ro in­sis­tió en que no te­nían no­ti­cias pre­vias de ellos y cri­ti­có que San­ta Co­lo­ma no hu­bie­ra in­for­ma­do de su si­tua­ción. El con­sis­to­rio re­cha­zó ofre­cer ex­pli­ca­cio­nes más allá del co­mu­ni­ca­do con el pre­tex­to de la vi­si­ta ins­ti­tu­cio­nal que ayer hi­zo la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, Carmen Cal­vo, al mu­ni­ci­pio. mo Po­nia­tows­ka y su com­pa­trio­ta Án­ge­les Mas­tret­ta o Coi­xet, en­tre otras, res­pal­dan que se re­ti­re la de­man­da con­tra el sin­di­ca­to. Dos de las fir­man­tes, no obs­tan­te, se han des­col­ga­do de la ini­cia­ti­va tras ha­cer­se pú­bli­ca. Son la es­cri­to­ra Co­ral He­rre­ra y la dipu­tada de Po­de­mos en el Con­gre­so, Ri­ta Bo­saho. Am­bas han se­ña­la­do ra­zo­nes si­mi­la­res: “He fir­ma­do pro­ba­ble­men­te en un mo­men­to de ac­ti­vi­dad má­xi­ma y sin la ob­ser­va­ción re­que­ri­da un do­cu­men­to re­gu­la­cio­nis­ta”, di­ce Bol­saho en Twit­ter. Y aña­de: “Me con­si­de­ro abo­li­cio­nis­ta”. He­rre­ra di­ce en la su­ya: “He me­ti­do la pa­ta has­ta el fon­do. (...) Yo soy abo­li­cio­nis­ta”.

En Es­pa­ña, la pros­ti­tu­ción es ale­gal. El Go­bierno y gran par­te de los co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas res­pal­dan una pos­tu­ra abo­li­cio­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.