¿Fue Co­lón un ge­no­ci­da?

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co

La ciu­dad de Los Án­ge­les tie­ne su ori­gen en un pa­sa­do es­pa­ñol. La fun­dó, el 4 de sep­tiem­bre de 1781, un go­ber­na­dor an­da­luz, Fe­li­pe de Ne­ve. Pa­ra en­ton­ces, el ma­rino ge­no­vés Cris­tó­bal Co­lón lle­va­ba 275 años muer­to. El con­ce­jal an­ge­li­noMitch O’Fa­rrell en­ca­be­za la ini­cia­ti­va de que el hom­bre que lle­gó a Amé­ri­ca cre­yen­do que eran las In­dias fue un ge­no­ci­da. El pa­sa­do sá­ba­do fue ar­tí­fi­ce de que se re­ti­ra­se una es­ta­tua a ta­ma­ño na­tu­ral del con­quis­ta­dor de un par­que del cen­tro de la ciu­dad que ha­bía si­do ins­ta­la­da en 1973, en­ton­ces un re­ga­lo de una aso­cia­ción de ita­lia­nos del sur de Ca­li­for­nia y hoy una “man­cha de la his­to­ria”. Es­ta ac­ción de­vuel­ve el de­ba­te so­bre có­mo es vis­to hoy el pa­sa­do co­lo­nial de Es­pa­ña.

La ma­yo­ría de los his­to­ria­do­res con­sul­ta­dos nie­gan, con ro­tun­di­dad que Cris­to­fo­ro Co­lom­bo (1451-1506) pue­da ser til­da­do de ge­no­ci­da. “Es una fi­gu­ra que no ha­bía si­do con­tes­ta­da gra­cias a sus lo­gros en la na­ve­ga­ción, por co­lo­ni­zar un nue­vo es­pa­cio y por­que su­pu­so una glo­ba­li­za­ción”, di­jo ayer Carlos Mar­tí­nez Shaw, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to deHis­to­ria Mo­der­na de la UNED y miem­bro de la Real Aca­de­mia de His­to­ria. “Pe­ro hay tam­bién un la­do os­cu­ro, por­que sus mo­ti­va­cio­nes te­nían que ver con el an­sia de oro y es­pe­cias. Los con­quis­ta­do­res se en­con­tra­ron po­bla­cio­nes a las que, a ve­ces, des­tro­za­ron y hu­bo en­fren­ta­mien­tos con quie­nes te­nían de­re­cho a defenderse”. No obs­tan­te, no se pue­de ha­blar de ge­no­ci­dio, por­que “no hu­bo el de­seo de ex­ter­mi­nar una ra­za, en­tre otras ra­zo­nes por­que se les ne­ce­si­ta­ba co­mo mano de obra”, una cues­tión que tam­bién apun­ta Pa­blo Emilio Pérez-Ma­llaí­na, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de Amé­ri­ca en la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla y es­pe­cia­lis­ta en la co­lo­ni­za­ción ame­ri­ca­na.

Des­de el la­do ame­ri­cano, Ste­ve Hac­kel, pro­fe­sor de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, apo­ya las reivin­di­ca­cio­nes in­dí­ge- nas, pe­ro la re­ti­ra­da de la es­ta­tua le ge­ne­ra “du­das im­por­tan­tes, por­que se ha he­cho ca­si en se­cre­to y sin de­ba­te”. “Co­lón no pro­pu­so ni prac­ti­có el ge­no­ci­dio, pe­ro se le pue­de con­de­nar por es­cla­vi­zar a cien­tos de in­dios. No po­de­mos cul­par­le por las prác­ti­cas de los que si­guie­ron sus pa­sos”, agre­ga. Pa­ra el co­lom­biano Ma­rio Jur­sich, edi­tor y es­cri­tor, “es- tá do­cu­men­ta­do que Co­lón no en­ca­be­zó nin­gún ge­no­ci­dio. Los que co­me­tie­ron des­ma­nes y atro­ci­da­des con­tra los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos fue­ron los que vi­nie­ron des­pués de él, los co­lo­ni­za­do­res”.

Bor­ja de Ri­quer, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, tam­bién con­si­de­ra que la ca­li­fi­ca­ción de ge­no­ci­da “es ex­ce­si­va”. El al­mi­ran­te “fue un via­je- ro, más que un ges­tor”, y la em­pre­sa de Amé­ri­ca fue “una con­quis­ta con to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas, en la que los con­quis­ta­do­res se apro­pian de to­do, te­rri­to­rios y per­so­nas. Es­tas his­to­rias siem­pre son vio­len­tas”. De Ri­quer su­mao­tra cues­tión: “No fue un des­cu­bri­mien­to sino una con­quis­ta y la su­mi­sión de una po­bla­ción por una po­ten­cia ex­tran­je­ra”. Más con­tun­den­te con­tra las au­to­ri­da­des an­ge­li­nas se mues­tra el ca­te­drá­ti­co San­tia­go Muñoz Ma­cha­do, miem­bro de la RAE y úl­ti­mo Pre­mio Na­cio­nal de His­to­ria. “No hay de qué arre­pen­tir­se, ni mo­ti­vo de con­de­na. Es una agre­sión cul­tu­ral re­ti­rar los mo­nu­men­tos que re­cuer­dan a Co­lón”.

En el la­do opues­to se si­túa el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Ro­ger Crow­ley, au­tor de El mar sin fin, Por­tu­gal y la for­ja del pri­mer im­pe­rio glo­bal. Cuan­do Co­lón pi­só sue­lo ame­ri­cano “abrió una era de ase­si­na­to­ma­si­vo por par­te de los con­quis­ta­do­res eu­ro­peos”, por lo que “es el pa­dre fun­da­dor del ge­no­ci­dio en el Nue­vo Mun­do”, aun­que nie­ga que hu­bie­ra in­ten­ción de ex­ter­mi­nio. En esa lí­nea se mue­ve el his­to­ria­dor de la Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na Antonio Es­pino Ló­pez, au­tor de La con­quis­ta de Amé­ri­ca: Una re­vi­sión crí­ti­ca. “No se pue­de ha­blar de ge­no­ci­dio pla­ni­fi­ca­do, pe­ro sí del ini­cio de gran­des he­ca­tom­bes en el con­ti­nen­te”. Mien­tras que José Luis de Ro­jas, pro­fe­sor de An­tro­po­lo­gía de Amé­ri­ca en la Com­plu­ten­se deMa­drid, es­pe­cia­lis­ta en la con­quis­ta de Mé­xi­co, apor­ta una ra­zón vin­cu­la­da a la vi­da del al­mi­ran­te. “Es­tu­vo allí muy po­co tiem­po, se pa­só em­bar­ca­do me­dia vi­da. Y las ci­fras de muer­tos es­tán muy exa­ge­ra­das. Ma­ta­ron más las epi­de­mias co­mo­la vi­rue­la, que los es­pa­ño­les”. ¿Se pue­de re­vi­sar lo pa­sa­do con los ojos de hoy? La aca­dé­mi­ca Carmen Sanz Ayán, ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria Mo­der­na de la Com­plu­ten­se, ase­gu­ra que es­te re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co so­bre Co­lón era “es­pe­ra­ble”. “Es una co­rrien­te que pro­ce­de de al­gu­nas uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas, aun­que es cu­rio­so que ven­ga de des­cen­dien­tes de co­mu­ni­da­des ca­si ex­ter­mi­na­das por otras ci­vi­li­za­cio­nes”. “Se es­tá dan­do pe­so a quie­nes quie­ren im­po­ner in­ter­pre­ta­cio­nes uní­vo­cas des­de el pre­sen­tis­mo y en cla­ra des­con­tex­tua­li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.