Las con­fe­sio­nes de un nar­co­tra­fi­can­te ga­lle­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce un año, du­ran­te una co­mi­da de ne­go­cios pa­ra pu­bli­car su li­bro con un gru­po edi­to­rial —fi­nal­men­te, lo au­to­edi­tó: To­da la ver­dad; Pe­ju­ri­to, 2018—, Lau­reano Ou­bi­ña se la­men­ta­ba a un edi­tor de su pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca, pues dis­po­nía al mes de una can­ti­dad irri­so­ria. Ha­bló y ha­bló en aque­lla ci­ta y, al ter­mi­nar, acep­tó que su in­ter­lo­cu­tor se hi­cie­se car­go de la fac­tu­ra. Pa­ra la pro­pi­na, eso sí, sa­có un fa­jo de bi­lle­tes ata­do con una go­ma y de­jó uno de 50 eu­ros.

En el do­cu­men­tal Yo soy un nar­co, que DMAX es­tre­na hoy (22.30), y que ten­drá una se­gun­da par­te en la noche del­miér­co­les con un ca­reo in­só­li­to, tras 25 años sin ver­se, en­tre el arre­pen­ti­do Ri­car­do Por­ta­ba­les y él, Ou­bi­ña ha­bla de aque­lla coope­ra­ti­va que los con­tra­ban­dis­tas ga­lle­gos mon­ta­ron pa­ra or­ga­ni­zar las des­car­gas de ta­ba­co y los pun­tos que se re­par­tían pa­ra ha­cer­lo. Ou­bi­ña di­ce a cá­ma­ra que allí, en con­tra de lo que se pien­sa, man­da­ba él y no Vicente Ote­ro Te­ri­to, el ve­te­rano con­tra­ban­dis­ta. “Yo era el je- fe”, di­ce. “Yo y…”, y se se­ña­la la en­tre­pier­na con los dos pul­ga­res. “Yo y…”, re­pi­te el ges­to, rién­do­se.

Las dos es­ce­nas, una ocu­rri­da fue­ra de las cá­ma­ras y an­te ellas, re­tra­tan a la per­fec­ción a una fi­gu­ra exa­ge­ra­da que pa­re­ce es­cri­ta por un guio­nis­ta. Ou­bi­ña se ha cons­trui­do un per­so­na­je pa­ra el que no ha de­ja­do de la­do nin­guno de sus de­fec­tos y vir­tu­des, si bien es­tas úl­ti­mas son las que le man­da­ron más de 20 años a la cár­cel. Que pu­die­ron ser más, cuen­ta, si no hu­bie­se com­pra­do a un agen­te po­li­cial pa­ra que gi­ra­se el cas­qui­llo de ba­la con la que qui­so ma­tar a Te­ri­to, el vie­jo con­tra­ban­dis­ta ins­pi­ra­dor de to­dos de los de­más, en el ex­te­rior del pa­ra­dor de Cam­ba­dos. “Fue un in­ter­cam­bio de fa­vo­res con ese agen­te. ¿Tú quie­res que me con­de­nen a mí por un in­ten­to de ase­si­na­to? Lo cuen­to por­que ha pres­cri­to, no te jo­de”. Di­ce que un lu­gar­te­nien­te su­yo le mo­vió el bra­zo y el dis­pa­ro sa­lió pa­ra arri­ba, y que el re­cep­cio­nis­ta del pa­ra­dor le con­tó des­pués que Te­ri­to su­bió a la ha­bi­ta­ción con el pan­ta­lón “ca­gado”. ¿La ra­zón? Ou­bi­ña lo acu­sa­ba de ven­der­lo a la po­li­cía.

Est­her Lago, la se­gun­da es­po­sa de Ou­bi­ña, fa­lle­ci­da en un ac­ci­den­te de trá­fi­co, ocu­pa un lu­gar fun­da­men­tal en Yo soy un nar­co. “Una mu­jer de pue­blo, pe­ro, co­mo Lau­reano, con una in­te­li­gen­cia na­tu­ral y una ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia enor­me. Ves­ti­da co­mo se vis­te en los pue­blos si tienes di­ne­ro: más jo­yas de las que pue­des so­por­tar, más abri­gos de los que pue­des so­por­tar”, cuen­ta el pe­rio­dis­ta Aní­bal Mal­var.

Fue “un amor a pri­me­ra vis­ta y un fle­cha­zo to­tal”, di­ce Ou­bi­ña, que con­si­de­ra su pri­mer ma­tri­mo­nio, a los 17 años, un “en­tie­rro”. Pue­de pen­sar el es­pec­ta­dor que fue así por bre­ve, pe­ro to­do lo con­tra­rio: tu­vo ocho hi­jos, de los que vi­ven sie­te y no se ha­bla con nin­guno. “He si­do mal ma­ri­do y mal pa­dre, por­que un buen pa­dre no se de­di­ca a ha­cer co­sas que te pue­dan en­ce­rrar tan­tos años”, re­co­no­ce pa­ra re­cor­dar que tra­ba­jó den­tro de la ley y fue­ra de ella, y allí man­da­ba él. abrían a las 3.45, en cuan­to ter­mi­na­ban las des­car­gas. Eso pa­ra el di­ne­ro que se con­ta­ba, pues “lo de­más lo me­tían don­de po­dían”, di­ce. Res­pon­de en otro plano el pro­pio Lau­reano Ou­bi­ña: “Ni lo con­tá­ba­mos: lo me­tía­mos en bol­sas de de­por­te”. Pe­ro, ma­ti­za, él siem­pre in­ten­ta­ba pa­sar des­aper­ci­bi­do. “No te­nía co­ches de lu­jo, ni me veías ce­rran­do ba­rras ame­ri­ca­nas”, di­ce quien com­pra­ría años des­pués el pa­zo Baión con su se­gun­da mu­jer. “Era tan ce­lo­sa que se ce­la­ba del vien­to que me da­ba en la ca­ra; ve­nía a las des­car­gas de ta­ba­co, no sé si por el ta­ba­co o por no per­der­me de vis­ta”, di­ce su viu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.