El PSOE de­fien­de man­te­ner en la re­for­ma de la ‘ley mor­da­za’ las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Crí­ti­cas de otros par­ti­dos

l Mu­seo del Pra­do al­ber­ga dos­mues­tras ex­tra­or­di­na­rias, una de Bar­to­lo­mé Ber­me­jo, con su tra­yec­to­ria des­de el gó­ti­co in­ter­na­cio­nal a la es­plén­di­da Pie­dad Des­plá, de ins­pi­ra­ción fla­men­ca; la otra, ex­hi­bien­do la restaurada Fuen­te de la gra­cia, del círcu­lo de Van Eyck.

En am­bas in­ter­vie­ne el ju­daís­mo: en la de Ber­me­jo, por su con­di­ción de con­ver­so; en la Fuen­te de la gra­cia, por la con­fron­ta­ción en­tre los po­de­res cris­tia­nos, fie­les a la Eu­ca­ris­tía, y los se­gui­do­res de la Si­na­go­ga cie­ga, con ins­crip­cio­nes he­breas y ca­ras de mal­va­dos que asus­tan.

Pues bien, al res­pon­sa­ble de la in­for­ma­ción so­lo se le ocu­rrió arri­mar el as­cua a la sar­di­na pa­tria y ver un ale­ga­to a fa­vor de nues­tros con­ver­sos en el icono an­ti­ju­dío. Los ti­pos re­pre­sen­ta­dos son inequí­vo­ca­men­te ju­díos fla­men­cos y no con­ver­sos his­pa­nos, pe­ro la dis­tor­sión re­sul­ta útil pa­ra edul­co­rar la his­to­ria.

El epi­so­dio his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co ilus­tra el caos orien­ta­do en que se mue­ven los te­mas pú­bli­cos en Es­pa­ña. In­clu­so al ce­le­brar la Cons­ti­tu­ción, con el PP aca­dé­mi­co to­da­vía de or­ga­ni­za­dor, una obra con tres­cien­tos en­sa­yos em­be­lle­ce a Fra­ga y de­ja fue­ra de la ges­ta­ción de la de­mo­cra­cia a Fe­li­pe Gon­zá­lez y a San­tia­go Ca­rri­llo con su “re­con­ci­lia­ción na­cio­nal”.

En ese mar­co, los com­po­nen­tes de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co, y con ellos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se en­cuen­tran em­bar­ca­dos en un com­ba­te ma­ni­queo, buscando so­lo aplas­tar al ad­ver­sa­rio.

La red con­tri­bu­ye aho­ra has­ta la exas­pe­ra­ción: si Ca­sa­do pre­fie­re las ham­bur­gue­sas al pes­caí­to fri­to, los cre­ti­nos cla­man por An­da­lu­cía hu­mi­lla­da; si sos­pe­chan que Sán­chez in­dul­ta­rá pa­ra su­pe­rar el pro­cés, trai­ción a la pa­tria. To­dos quie­ren ser ru­fia­nes. Vi­vi­mos un en­fren­ta­mien­to ci­vil, de mo­men­to en pa­la­bras. Ri­dícu­lo y pe­li­gro­so.

Ejem­plo Al­sa­sua: pren­sa y te­le­vi­sión, pro­ta­go­nis­tas. El ac­to era de Ciu­da­da­nos, pe­ro te­nía que pa­re­cer de Ciu­da­da­nos-PPVox, aun­que Ca­sa­do lo con­de­na­ra. Eti­que­ta de ex­tre­ma de­re­cha: des­ca­li­fi­ca­ción in- Los par­ti­dos que de­fien­den eli­mi­nar las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te in­sis­ten en que las en­mien­das pre­sen­ta­das ayer por el PSOE sí re­fle­jan un cam­bio de po­si­ción. Re­cuer­dan que cuan­do la ley se apro­bó, en 2015, los so­cia­lis­tas se mos­tra­ron muy crí­ti­cos con ella, en­tre otros mo­ti­vos, por le­ga­li­zar es­tas ex­pul­sio­nes. En­ton­ces se su­ma­ron al res­to de for­ma­cio­nes en un re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra de­ro­gar es­te y otros apar­ta­dos de la nor­ma. Pe­dro Sán­chez man­tu­vo la mis­ma pos­tu­ra du­ran­te el dis­cur­so de la mo­ción de cen­su­ra que le lle­vó a la Pre­si­den­cia.

Sin em­bar­go, en agos­to, el Eje­cu­ti­vo de­ci­dió por sor­pre­sa se­guir ade­lan­te con el re­cur­so que el Eje­cu­ti­vo de Mariano Ra­joy ha­bía pre­sen­ta­do an­te el TEDH con­tra la de­ci­sión de ese tri­bu­nal de con­de­nar a Es­pa­ña por la de­vo­lu­ción en ca­lien­te de los dos inmigrantes, en 2014. So­lo un mes an­tes ha­bía ama­ga­do con re­ti­rar es­te re­cur­so. Tras el cam­bio de pos­tu­ra, In­te­rior in­sis­tió en que la fi­gu­ra no se to­ca­ría has­ta que hu­bie­ra una sen­ten­cia por es­te ca­so.

Du­ran­te la ne­go­cia­ción del pac­to pre­su­pues­ta­rio con Uni­dos Po­de­mos, en oc­tu­bre, el Go­bierno man­tu­vo es­ta mis­ma lí­nea. Los in­ten­tos de la coa­li­ción li­de­ra­da por Pa­blo Igle­sias de in­cluir, al me­nos, una men­ción a la doctrina del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go en el do­cu­men­to fi­nal del acuer­do fue­ron re­cha­za­dos dos ve­ces por el PSOE. me­dia­ta. Pe­ro allí es­tu­vo y ha­bló Fernando Sa­va­ter. So­lu­ción: acuer­do ge­ne­ral pa­ra si­len­ciar su in­ter­ven­ción, don­de re­cor­dó la exi­gen­cia de de­fen­der ac­ti­va­men­te la de­mo­cra­cia, al­go que ya le cos­ta­ra la ex­co­mu­nión del PNV con­tra Bas­ta Ya.

Pro­pu­so una ciu­da­da­nía pro­yec­ta­da des­de nues­tra de­mo­cra­cia a Eu­ro­pa, por en­ci­ma de lo­ca­lis­mos, y que hoy ne­ce­si­ta de las fuer­zas del or­den, de esos guar­dias ci­vi­les agre­di­dos en Al­sa­sua. Sin ellas los “ener­gú­me­nos”, eti­que­tó Mar­las­ka, hu­bie­sen des­tro­za­do a gol­pes la ma­ni­fes­ta­ción.

¿Y el Go­bierno? Reac­ción cló­ni­ca con­de­na­to­ria del ac­to por pro­vo­car “cris­pa­ción”. Y des­pre­cia­ble in­ju­ria de un se­na­dor. To­ca­ría en­ton­ces acep­tar que los agre­so­res na­cio­na­lis­tas, pu­ros fas­cis­tas por co­mo ejer­cen la vio­len­cia, im­pe­ren en sus te­rri­to­rios co­man­ches, en Bar­ce­lo­na o Eus­kal­he­rría. Afir­mar allí la de­mo­cra­cia es pro­vo­ca­ción. “Uno sa­be a lo que va”, Mar­ga­ri­ta Ro­bles di­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.