De­te­ni­do por ro­bar en ho­te­les con 13 iden­ti­da­des di­fe­ren­tes

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mien­tras dor­mían

Sa­lió del ho­tel de lu­jo con to­da tran­qui­li­dad. Tan­ta, que in­clu­so sa­lu­dó al vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad, que edu­ca­da­men­te le es­tre­chó la mano. Al hom­bro lle­va­ba un bol­so de Louis Vuit­ton, ha­bi­tual en es­ta­ble­ci­mien­tos de al­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo de Mar­be­lla, y no des­per­tó sos­pe­chas. Lo que na­die sa­bía en­ton­ces es que den­tro es­con­día un gran bo­tín: 6.000 eu­ros en me­tá­li­co y jo­yas de gran va­lor que aca­ba­ba de ro­bar de una de las ha­bi­ta­cio­nes mien­tras sus ocu­pan­tes dor­mían.

La ha­bi­li­dad con la que co­me­tía los ro­bos ha si­do uno de los as­pec­tos que más ha sor­pren­di­do a los agen­tes que, días des­pués de te­ner co­no­ci­mien­to del de­li­to, de­te­nían al hom­bre de 56 años y na­tu­ral de Be­rat (Al­ba­nia), co­mo au­tor de los he­chos.

El de­te­ni­do uti­li­za­ba la tác­ti­ca del res­ba­lón pa­ra co­lar­se en las ha­bi­ta­cio­nes de los ho­te­les, es­to es, usa­ba tar­je­tas o al­gu­na de sus iden­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra abrir la puer­ta y, co­mo la ce­rra­du­ra que­da­ba in­tac­ta, se ha­cía im­po­si­ble de­tec­tar su pre­sen­cia. Y su de­li­ca­de­za al des­va­li­jar las ha­bi­ta­cio­nes per­mi­tía que los hués­pe­des si­guie­ran dur­mien­do. La in­ves­ti­ga­ción co­men­zó el 23 de oc­tu­bre, día en el que unos ciu­da­da­nos de­nun­cia­ron que ha­bían su­fri­do un ro­bo mien­tras se alo­ja­ban en un ho­tel mar­be­llí. Re­la­ta­ron que los he­chos se ha­bían pro­du­ci­do du­ran­te la noche, mien­tras dor­mían y ex­pli­ca­ron que no se ha­bían per­ca­ta­do de na­da has­ta el día si­guien­te. Esa pri­me­ra de­nun­cia sir­vió pa­ra que la Po­li­cía Na­cio­nal pu­sie­ra en mar­cha un dis­po­si­ti­vo de bús­que­da, que tras el se­gun­do ro­bo se es­tre­chó aún más.

La in­ves­ti­ga­ción per­mi­tió a los agen­tes iden­ti­fi­car a un hom­bre de na­cio­na­li­dad al­ba­ne­sa co­mo la per­so­na que se ha­lla­ba de­trás de los he­chos de­nun­cia­dos. Era un vie­jo co­no­ci­do de los ar­chi­vos po­li­cia­les, por­que se cons­ta­tó que el in­ves­ti­ga­do fue de­te­ni­do más de una vein­te­na de ve­ces con 13 iden­ti­da­des di­fe­ren­tes.

Du­ran­te el re­gis­tro do­mi­ci­lia­rio los agen­tes se in­cau­ta­ron, en­tre otros efec­tos, de nu­me­ro­sos do­cu­men­tos. Tam­bién se cons­ta­tó en­ton­ces que so­bre el arres­ta­do pe­sa­ba una prohi­bi­ción de en­tra­da en te­rri­to­rio es­pa­ñol, una re­cla­ma­ción ju­di­cial y una or­den de in­gre­so en pri­sión dic­ta­da por un juz­ga­do de Ma­llor­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.