Al­to el fue­go a me­dia luz en el en­cla­ve pa­les­tino

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ba­lan­ce des­fa­vo­ra­ble

Con el cas­co ca­la­do y el wal­kie-tal­kie en la mano, el in­ge­nie­ro Sa­mi Al Abad­lá, de 52 años, es­tá al fren­te de una de las pocas in­dus­trias que pa­re­cen fun­cio­nar en Ga­za. El je­fe de ope­ra­cio­nes de la cen­tral eléc­tri­ca del en­cla­ve pa­les­tino es­tá par­ti­cu­lar­men­te ata­rea­do en las dos úl­ti­mas se­ma­nas. “Des­de que Qa­tar co­men­zó a en­viar­nos com­bus­ti­ble es­ta­mos tra­ba­jan­do al 80% de nues­tra ca­pa­ci­dad”, ex­pli­ca mien­tras su­per­vi­sa el fun­cio­na­mien­to de los ge­ne­ra­do­res. Los ga­za­tíes han pa­sa­do de re­ci­bir un su­mi­nis­tro eléc­tri­co de cua­tro ho­ras dia­rias a en­tre ocho y do­ce ho­ras de ser­vi­cio. El cen­tro de la ca­pi­tal del te­rri­to­rio vuel­ve a con­tar con alum­bra­do pú­bli­co en al­gu­nas ca­lles que an­tes se re­co­rrían a os­cu­ras y que aho­ra se mues­tran a me­dia luz.

“No­so­tros so­lo pro­du­ci­mos una quin­ta par­te de la elec­tri­ci­dad de Ga­za, otro ter­cio lle­ga des­de Is­rael y, de for­ma in­ter­mi­ten­te, des­de Egip­to”, pre­ci­sa Al Abad­lá, “así que nun­ca hay su­fi­cien­te ener­gía to­do el mun­do”. Re­co­no­ce que cuan­do re­pun­te el con­su­mo los dos mi­llo­nes de ga­za­tíes van a pa­sar otro in­vierno mar­ca­do por la os­cu­ri­dad y el frío. “La avia­ción is­rae­lí des­tru­yó los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble en 2006 y da­ñó gra­ve­men­te los ge­ne­ra­do­res en la gue­rra de 2014”, re­cuer­da. La eco­no­mía del en­cla­ve es­tá en ban­ca­rro­ta por la des­truc­ción de sus in­fra­es­truc­tu­ras y la ta­sa de pa­ro al­can­za el 44%.

Ha­más ha ca­li­fi­ca­do de “vic­to­ria po­lí­ti­ca pa­ra Ga­za” la acep­ta­ción de la tre­gua por Is­rael y la di­mi­sión de su mi­nis­tro de De­fen­sa. “Avig­dor Lie­ber­man ha ad­mi­ti­do la de­rro­ta y ha re­co­no­ci­do su in­ca­pa­ci­dad an­te la re­sis­ten­cia pa­les­ti­na”, re­za­ba un triun­fa­lis­ta co- mu­ni­ca­do del mo­vi­mien­to is­la­mis­ta, que go­bier­na en Ga­za de fac­to des­de 2007 tras ha­ber des­alo­ja­do por la fuer­za del po­der al par­ti­do Fa­tah del pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Ab­bas. El ba­lan­ce de víc­ti­mas y da­ños en el úl­ti­mo bro­te de en­fren­ta­mien­tos no es tan fa­vo­ra­ble: 14 pa­les­ti­nos, en­tre ellos 10 mi­li­cia­nos, han muer­to du­ran­te la es­ca­la­da bé­li­ca, y de­ce­nas de edi­fi­cios e ins­ta­la­cio­nes ofi­cia­les han que­da­do arra­sa­dos por los bom­bar­deos is­rae­líes. En el ban­do con­tra­rio han per­di­do la vi­da un ofi­cial del Ejér­ci­to y un ci­vil, y los cohe­tes pa­les­ti­nos han des­trui­do al­gu­nas ca­sas.

La ru­ti­na re­gre­só ayer a la Fran­ja en el pri­mer día del al­to el fue­go. Na­waf al At­tar, de 23 años mu­rió por dis­pa­ros de fuer­zas na­va­les cuan­do se en­con­tra­ba pes­can­do cer­ca de la fron­te­ra­ma­rí­ti­ma is­rae­lí. Es la úl­ti­ma ano­ta­ción en la lis­ta de 235 pa­les­ti­nos que han per­di­do la vi­da des­de que es­ta­lló ha­ce sie­te me­ses el ma­si­vo mo­vi­mien­to de pro­tes­tas.

En el cam­po de re­fu­gia­dos de Al Bu­rej, en un ve­cin­da­rio de 50.000 ha­bi­tan­tes cer­cano a la cen­tral de ener­gía, el elec­tri­cis­ta mu­ni­ci­pal Ra­mi al Okous, de 39 años, des­cri­be la “si­tua­ción ex­cep­cio­nal” que es­tán vi­vien­do sus re­si­den­tes. “Al­gu­nos ya no re­cor­da­ban lo que es te­ner 16 ho­ras de elec­tri­ci­dad al día y po­der de­jar la luz en­cen­di­da al sa­lir de una ha­bi­ta­ción”, re­ve­la. Me­dia do­ce­na de jó­ve­nes de Al Bu­rej per­die­ron la vi­da en la fron­te­ra is­rae­lí, si­tua­da a ape­nas tres ki­ló­me­tros del cam­po de re­fu­gia­dos. Otros dos cen­te­na­res su­fren ampu­tacio­nes o le­sio­nes gra­ves por los dis­pa­ros de los fran­co­ti­ra­do­res del Ejér­ci­to.

Mah­mud Ran­ti­si, de­cano de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Is­lá­mi­ca de Ga­za y ase­sor de la di­rec­ción po­lí­ti­ca de Ha­más, cree que el sa­cri­fi­cio ha me­re­ci­do la pe­na. “Is­rael ha su­fri­do un gra­ve re­vés en los úl­ti­mos días”, ase­gu­ra con con­ven­ci­mien­to, “pe­ro no­so­tros es­ta­mos acos­tum­bra­dos a re­cu­pe­rar­nos y a re­cons­truir los edi­fi­cios que se bom­bar­dean, co­mo la se­de de la te­le­vi­sión Al Aq­sa”. El pro­fe­sor Ran­ti­si per­dió a su hi­jo Ah­med, de 27 años, en la san­grien­ta jor­na­da del 14 de ma­yo, cuan­do más de 60 pa­les­ti­nos fue­ron aba­ti­dos a ti­ros por las ba­las de los sol­da­dos. “Aho­ra que he­mos de­mos­tra­do nues­tra for­ta­le­za an­te Is­rael, po­dre­mos ne­go­ciar una hud­na [al­to el fue­go du­ra­de­ro]”, aven­tu­ra es­te ideó­lo­go del is­la­mis­mo pa­les­tino.

“NiHa­más ni Is­rael es­tán in­te­re­sa­dos aho­ra en en­zar­zar­se en una gue­rra de­vas­ta­do­ra co­mo la de 2014”, pre­vie­ne el ana­lis­ta ga­za­tí Ta­lat Okal, cer­cano a la iz­quier­da pa­les­ti­na. “Los is­la­mis­tas pre­ten­den can­tar vic­to­ria, pe­ro so­lo lo­gra­rán sa­lir de la mar­gi­na­ción in­ter­na­cio­nal”, pro­nos­ti­ca, “si pac­tan un acuer­do de re­con­ci­lia­ción na­cio­nal con la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na de Ab­bas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.