La cri­sis mi­gra­to­ria mar­ca la Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes

Po­cos fe­nó­me­nos han cam­bia­do tan­to el ros­tro de Amé­ri­ca La­ti­na en los úl­ti­mos años co­mo la mi­gra­ción. De ahí que pe­se a no es­tar in­clui­do co­mo tal en la agen­da, los can­ci­lle­res y je­fes de Es­ta­do que acu­den a la vi­ge­si­mo­sex­ta Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na en La An­ti­gua (Gua­te­ma­la) hoy yma­ña­na bus­ca­rán una po­si­ción de con­sen­so en un asun­to que afec­ta a ca­si to­dos los paí­ses de la re­gión y que in­co­mo­da a la ma­yo­ría, bien por su con­di­ción de ex­pul­sor, lu­gar de trán­si­to o re­cep­tor.

Al mis­mo tiem­po en que los je­fes de Es­ta­do se re­uni­rán en la ciu­dad co­lo­nial, mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos es­ta­rán lle­gan­do a Ti­jua­na, una de las fron­te­ras me­xi­ca­nas con Es­ta­dos Uni­dos, con la es­pe­ran­za de en­trar, pe­se a las ame­na­zas del pre­si­den­te Do­nald Trump. Unas 300.000 per­so­nas cru­zan ca­da año Mé­xi­co de for­ma clan­des­ti­na. Aho­ra, Ti­jua­na po­dría con­ver­tir­se en pun­to de lle­ga­da pa­ra to­dos ellos y, por ex­ten­sión, en un gi­gan­tes­co cam­po de re­fu­gia­dos si no lo­gran in­gre­sar en Es­ta­dos Uni­dos.

El pa­so de los cen­troa­me­ri­ca­nos ha aca­pa­ra­do la aten­ción en las úl­ti­mas se­ma­nas, pe­ro la cri­sis se am­plía al sur. A la emi­gra­ción tra­di­cio­nal des­de El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la por la po­bre­za y la vio­len­cia se su­ma un fe­nó­meno más drás­ti­co: más de dos mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han aban­do­na­do su país an­te la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y hu­ma­ni­ta­ria que vi­ve con el Eje­cu­ti­vo de Ni­co­lás Ma­du­ro. Tam­bién la sa­li­da ma­si­va de per­so­nas des­de Ni­ca­ra­gua de­bi­do a la de­ri­va re­pre­si­va con­tra la opo­si­ción em­pren­di­da por el Go­bierno de Da­niel Or­te­ga, que ha con­fir­ma­do su asis­ten­cia a la cum­bre. Unos 40.000 ni­ca­ra­güen­ses se han exi­lia­do en Cos­ta Ri­ca. La mag­ni­tud de la cri­sis ha­ce inevi­ta­ble que los 17 je­fes de Es­ta­do de Amé­ri­ca La­ti­na, Es­pa­ña y Por­tu­gal que han con­fir­ma­do su pre­sen­cia en la ci­ta or­ga­ni­za­da por la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral Ibe­roa­me­ri­ca­na ten­gan que pro­nun­ciar­se al res­pec­to. Los paí­ses fron­te­ri­zos con Ve­ne­zue­la bus­can una crí­ti­ca ta­jan­te a Ma­du­ro y a Or­te­ga, pe­ro eso im­pli­ca­ría tam­bién con­de­nar la ac­ti­tud de otros paí­ses, co­mo el cre­cien­te au­to­ri­ta­ris­mo de la an­fi­trio­na Gua­te­ma­la o el si­len­cio de Mé­xi­co, cu­yo pre­si­den­te, Enrique Pe­ña Nie­to, de­ja­rá el car­go en dos se­ma­nas. Jun­to con el pre­si­den­te bra­si­le­ño, Mi­chel Te­mer, se­rá otro de los que uti­li­ce la ci­ta pa­ra des­pe­dir­se de sus co­le­gas. La pre­sen­cia de Ma­du­ro es aún una in­cóg­ni­ta.

En el bo­rra­dor del do­cu­men­to, se­gún fuentes di­plo­má­ti­cas de va­rios asis­ten­tes, fi­gu­ra una me­ra de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes pa­ra ex­pre­sar la so­li­da­ri­dad con los­mi­gran­tes. En el tex­to se pi­de que se res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos y se ins­ta a los paí­ses a es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos pa­ra que el pro­ce­so sea or­de­na­do. Más com­pli­ca­do re­sul­ta­rá ma­ne­jar la cri­sis deGua­te­ma­la, en pleno di­vor­cio en­tre el Go­bierno de Jimmy Morales, la so­cie­dad ci­vil y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal des­pués de que el pre- si­den­te em­pren­die­ra una cru­za­da con­tra la Co­mi­sión con­tra la Im­pu­ni­dad de Na­cio­nes Uni­das. La po­lé­mi­ca ha pro­vo­ca­do un en­fren­ta­mien­to con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, y va­rios paí­ses do­nan­tes, en­tre ellos Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.