Bru­net, pre­mio de pe­rio­dis­mo ju­di­cial

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

esa­fec­ción es un con­cep­to que re­apa­re­ce de for­ma re­cu­rren­te ca­da vez que in­ten­ta­mos ex­pli­car la fal­ta de im­pli­ca­ción de la ciu­da­da­nía en los asun­tos pú­bli­cos. Se nos ol­vi­da que tie­ne dos lec­tu­ras dis­tin­tas: la más ex­ten­di­da y co­no­ci­da equi­va­le a de­sin­te­rés, des­ape­go y pa­so­tis­mo. Una se­gun­da acep­ción, am­plia­men­te uti­li­za­da en las cien­cias so­cia­les, nos lle­va a ha­blar de desafec­ción in­cor­po­ran­do, a los ele­men­tos de des­con­fian­za y sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes, la apa­ri­ción de ac­ti­tu­des de cam­bio so­cial. A juz­gar por lo que las in­ves­ti­ga­cio­nes han ido se­ña­lan­do en los úl­ti­mos años, y tal co­mo ha con­fir­ma­do el es­tu­dio de 40dB, pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na en EL PAÍS, nues­tra ciu­da­da­nía, crí­ti­ca y con es­ca­sa con­fian­za en el sis­te­ma, es tam­bién un cuer­po so­cial ma­du­ro que se mues­tra dis­pues­to a pa­gar más im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes o pa­liar la de­sigual­dad, en­tre otras co­sas.

So­le­mos pen­sar los cam­bios so­cia­les des­de un aprio­ris­mo que par­te de la di­fi­cul­tad de que esa trans­for­ma­ción sea com­pren­di­da por la so­cie­dad, y da­mos por he­cho su fra­ca­so si re­quie­re una mo­di­fi­ca­ción de com­por­ta­mien­to o de cos­tum­bres arrai­ga­das. Exis­ten, sin em­bar­go, múl­ti­ples ejem­plos de lo con­tra­rio: se nos ol­vi­dan aque­llas vo­ces que cla­ma­ban por la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer cum­plir la ley del ta­ba­co que prohi­bía fu­mar en ba­res y res­tau­ran­tes y que ca­lla­ron cuan­do com­pro­ba­ron que, sal­vo en al­gún ca­so ex­cep­cio­nal, la nor­ma se cum­plía con bas­tan­te nor­ma­li­dad. O aque­llos que pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo al en­du­re­cer las sanciones an­te las im­pru­den­cias en la ca­rre­te­ra y con­tem­pla­ron un tiem­po des­pués có­mo las ci­fras de ac­ci­den­tes de trá­fi­co se es­ta­ban re­du­cien­do. Las cues­tio­nes que im­pli­can un cam­bio de há­bi­tos y cos­tum­bres, bien ex­pli­ca­das y con las me­di­das pre­ven­ti­vas, edu­ca­ti­vas, le­gis­la­ti­vas y san­cio­na­do­ras opor­tu­nas, son per­fec­ta­men­te via­bles en so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas ma­du­ras.

En las pró­xi­mas se­ma­nas el Go­bierno pu­bli­ca­rá su pro­yec­to de ley de cam­bio cli­má­ti­co. Pro­ba­ble­men­te, la nor­ma­ti­va más tras­cen­den­tal de to­das las que se es­tán tra­ba­jan­do. Si es ca­paz de ex­pli­car­la bien, y la ley tie­ne la am­bi­ción ne­ce­sa- La Aso­cia­ción Ju­di­cial Fran­cis­co de Vi­to­ria ha con­ce­di­do el Pre­mio a la In­de­pen­den­cia Ju­di­cial al pe­rio­dis­ta José María Bru­net, re­dac­tor je­fe de La Van­guar­dia. Es­te ga­lar­dón, que cum­ple su un­dé­ci­ma edi­ción, re­co­no­ce “el tra­ta­mien­to ob­je­ti­vo, in­de­pen­dien­te y ri­gu­ro­so” del pe­rio­dis­ta en sus aná­li­sis de te­mas re­la­cio­na­dos con la ac­tua­li­dad ju­di­cial. ria, po­dre­mos re­du­cir hu­mos de los co­ches de nues­tras ciu­da­des y res­pi­rar me­jor, nues­tras vi­vien­das se­rán más efi­cien­tes y con­su­mi­re­mos me­nos ener­gía al mis­mo tiem­po que aho­rra­re­mos en la fac­tu­ra de la luz o el gas, se­re­mos ca­pa­ces de des­car­bo­ni­zar nues­tra eco­no­mía y crear em­pleos de ca­li­dad en nue­vos ni­chos más aso­cia­dos a la tec­no­lo­gía y al co­no­ci­mien­to, y nues­tras in­ver­sio­nes pú­bli­cas, ale­ja­das de los ries­gos fi­nan­cie­ros aso­cia­dos a los com­bus­ti­bles fó­si­les, se­rán más se­gu­ras.

Abor­dar el desafío del cam­bio cli­má­ti­co su­po­ne una trans­for­ma­ción de fon­do que la so­cie­dad asu­mi­rá si se ha­ce con am­bi­ción, con cohe­ren­cia, de for­ma jus­ta pa­ra que na­die se que­de atrás y con la con­vic­ción de que así vi­vi­re­mos me­jor. Mu­cho me­jor, to­da­vía, si su apro­ba­ción con­ta­ra con el be­ne­plá­ci­to de to­da la Cá­ma­ra: es­ta­ría­mos an­te un he­cho his­tó­ri­co pa­ra abor­dar un desafío ci­vi­li­za­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.