Un crá­ter gi­gan­te ba­jo el hie­lo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos ha anun­cia­do el des­cu­bri­mien­to de un gi­gan­tes­co crá­ter de 31 ki­ló­me­tros de diá­me­tro y 320me­tros de pro­fun­di­dad al no­roes­te de Groen­lan­dia. El bo­que­te, en el que ca­brían ciu­da­des en­te­ras co­mo Pa­rís o Was­hing­ton, es fru­to del bru­tal im­pac­to de un me­teo­ri­to de hie­rro a una ve­lo­ci­dad de 20 ki­ló­me­tros por se­gun­do ha­ce al me­nos 12.000 años, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. Es uno de los 25 crá­te­res co­no­ci­dos de ma­yor ta­ma­ño y, po­si­ble­men­te, uno de los más re­cien­tes.

El enor­me agu­je­ro es­tá se­pul­ta­do por ca­si un ki­ló­me­tro de hie­lo en el gla­ciar Hia­wat­ha, aun­que su re­bor­de cir­cu­lar se in­tu­ye en las imá­ge­nes de sa­té­li­te dis­tri­bui- As­tró­no­mos li­de­ra­dos por ex­per­tos es­pa­ño­les han des­cu­bier­to el se­gun­do exo­pla­ne­ta más cer­cano a la Tie­rra. Se tra­ta de un mun­do he­la­do que or­bi­ta la es­tre­lla de Bar­nard, una enana ro­ja a seis años luz. Via­jar con vehícu­los es­pa­cia­les lle­va­ría más de 30.000 años, pe­ro gra­cias a la nue­va ge­ne­ra­ción de te­les­co­pios es­te pue­de ser el pri­mer exo­pla­ne­ta cer­cano del que se con­si­ga una ima­gen di­rec­ta.

El as­tró­no­mo es­ta­dou­ni­den­se Ed­ward Emer­son Bar­nard des­cu­brió la enana ro­ja que lle­va su nom­bre en 1916. Es­tas es­tre­llas —pe­que­ñas y te­nues— son las más abun­dan­tes. En los úl­ti­mos años se ha de­mos­tra­do que pue­den al­ber­gar sis­te­mas so­la­res con has­ta sie­te pla­ne­tas te­rres­tres.

Du­ran­te dé­ca­das se es­pe­cu­ló con la po­si­bi­li­dad de que exis­tie­se al me­nos un pla­ne­ta en Bar­nard. Pa­ra con­fir­mar­lo han he­cho fal­ta ca­si 800 me­di­cio­nes de la luz del as­tro du­ran­te 20 años con sie­te te­les­co­pios te­rres­tres, en especial Car­me­nes, en el Ob­ser­va­to­rio Ca- das por los cien­tí­fi­cos. “Pue­des ver la es­truc­tu­ra re­don­dea­da en el fren­te de la ca­pa de hie­lo, so­bre to­do cuan­do la so­bre­vue­las des­de una al­tu­ra su­fi­cien­te”, ex­pli­có en un co­mu­ni­ca­do el in­ge­nie­ro John Pa­den, de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas (EE UU). “Es gra­cio­so que has­ta aho­ra na­die ha­ya pen­sa­do: oye, ¿qué es esa co­sa cir­cu­lar de allí?”.

El equi­po des­cu­brió el crá­ter en julio de 2015, al ins­pec­cio­nar un ma­pa de Groen­lan­dia ge­ne­ra­do con téc­ni­cas de ra­dar, da­do que el 80% de la is­la es­tá cu­bier­to por hie­lo. “In­me­dia­ta­men­te su­pi­mos que era al­go especial, pe­ro al mis­mo tiem­po tu­vi­mos cla­ro que se­ría difícil con­fir­mar el ori­gen de esa de­pre­sión”, se­ña­ló Kurt H. Kjær, del Mu­seo deHis­to­riaNa­tu­ral de Di­na­mar­ca. lar Al­to de Al­me­ría, que ha he­cho un se­gui­mien­to de la es­tre­lla.

“Es­te tra­ba­jo es co­mo co­no­cer a nues­tro ve­cino de re­llano, nos ayu­da a pa­sar de las es­ti­ma-

Los cien­tí­fi­cos han de­di­ca­do los úl­ti­mos tres años a co­rro­bo­rar su pri­me­ra im­pre­sión. Un avión ale­mán del Ins­ti­tu­to Al­fre­dWe­ge­ner pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Po­lar cio­nes es­ta­dís­ti­cas a un cen­so real de pla­ne­tas cer­ca­nos al sis­te­ma so­lar”, ex­pli­ca Ig­na­si Ri­bas, as­tró­no­mo del Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Es­pa­cio y pri­mer au­tor so­bre­vo­ló el gla­ciar Hia­wat­ha con un ra­dar de pre­ci­sión. “El apa­ra­to ofre­ció asom­bro­sos de­ta­lles de la de­pre­sión: un bor­de cla­ra­men­te cir­cu­lar, un le­van­ta­mien­to cen­tral, ca­pas de hie­lo re­mo­vi­das y no re­mo­vi­das, res­tos en la ba­se. To­do es­tá ahí”, aña­dió el ex­per­to en gla­cia­res Jo­seph Ma­cG­re­gor, de la NASA.

En 2016 y 2017, los in­ves­ti­ga­do­res or­ga­ni­za­ron dos ex­pe­di­cio­nes al pie del gla­ciar y re­co­gie­ron mues­tras de se­di­men­tos. Al­gu­nas are­nas de cuar­zo es­ta­ban de­for­ma­das, “un in­di­ca­dor de un im­pac­to vio­len­to”, se­gún Ni­co­laj K. Lar­sen, de la Uni­ver­si­dad de Aar­hus. Tam­bién apa­re­cie­ron ele­va­das con­cen­tra­cio­nes de ní­quel, co­bal­to, cro­mo y oro, in­di­cios de un me­teo­ri­to de hie­rro. del es­tu­dio, que se pu­bli­ca hoy en Na­tu­re.

Un año en el re­cién des­cu­bier­to Bar­nard b du­ra 233 días y su tem­pe­ra­tu­ra es de unos 170 ba­jo ce­ro. El cuer­po es­tá a me­nos de la mi­tad de dis­tan­cia de su es­tre­lla que la Tie­rra, pe­ro re­ci­be un 98% me­nos de ener­gía por­que el as­tro es pe­que­ño e inac­ti­vo. Ca­da vez que el exo­pla­ne­ta com­ple­ta una ór­bi­ta, el as­tro su­fre un vai­vén de un me­tro por se­gun­do. Ese mo­vi­mien­to ha per­mi­ti­do cal­cu­lar la ma­sa mí­ni­ma del pla­ne­ta, equi­va­len­te a 3,2 ve­ces la del nues­tro, lo que le con­vier­te en una “su­per­tie­rra” a me­dio ca­mino en­tre un pla­ne­ta ro­co­so y un gi­gan­te ga­seo­so co­mo Jú­pi­ter. “Po­dría ser un mi­ni Nep­tuno. Pro­ba­ble­men­te no es ha­bi­ta­ble, aun­que se es­pe­cu­la con la po­si­bi­li­dad de que cuer­pos he­la­dos co­mo Eu­ro­pa ten­gan océa­nos ba­jo el hie­lo en los que sí po­dría ha­ber vi­da”, re­sal­ta Ri­bas.

El pla­ne­ta de Bar­nard es­tá lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca de la Tie­rra co­mo pa­ra que el te­les­co­pio es­pa­cial Ja­me­sWebb de la NASA

El si­guien­te pa­so es cal­cu­lar la edad exac­ta del crá­ter. La hor­qui­lla que ma­ne­jan abar­ca to­do el Pleis­to­ceno, des­de ha­ce unos tres mi­llo­nes de años has­ta ha­ce tan so­lo unos 12.000, en el fi­nal de la úl­ti­ma edad de hie­lo. El crá­ter sud­afri­cano de Vre­de­fort, con­si­de­ra­do el ma­yor del pla­ne­ta, tie­ne un diá­me­tro de 160 ki­ló­me­tros y se for­mó ha­ce 2.023 mi­llo­nes de años, se­gún ex­pli­ca Kurt H. Kjær. El crá­ter me­xi­cano de Chic­xu­lub, vin­cu­la­do a la ex­tin­ción de los di­no­sau­rios, mi­de 150 ki­ló­me­tros de diá­me­tro y su edad es de 66 mi­llo­nes de años.

Co­no­cer la edad del bo­que­te fa­ci­li­ta­rá la in­ves­ti­ga­ción de los efec­tos del im­pac­to en la Tie­rra. En su es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Scien­ce Ad­van­ces, los au­to­res ase­gu­ran que el cho­que “muy pro­ba­ble­men­te tu­vo con­se­cuen­cias am­bien­ta­les sig­ni­fi­ca­ti­vas en el he­mis­fe­rio nor­te y po­si­ble­men­te en to­do el mun­do”. Kjær cree que la cla­ve fue el de­rre­ti­mien­to de in­men­sas ca­pas de hie­lo. “El agua dul­ce lle­ga­da al nor­te del océano Atlán­ti­co po­dría ha­ber cam­bia­do la cir­cu­la­ción oceá­ni­ca glo­bal”, hi­po­te­ti­za. o los nue­vos gi­gan­tes te­rres­tres co­mo el E-ELT pue­dan to­mar imá­ge­nes y de­ter­mi­nar si tie­ne at­mós­fe­ra, lo que inau­gu­ra­rá una nue­va era en ob­ser­va­ción pla­ne­ta­ria. “Si hay una at­mós­fe­ra es­ta­ble, las po­si­bi­li­da­des pa­ra la vi­da se dis­pa­ran”, ex­pli­ca Gui­llem An­gla­da-Es­cu­dé, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Queen Mary de Lon­dres y coau­tor del es­tu­dio. En 2016, es­te as­tró­no­mo fue uno de los des­cu­bri­do­res de Pró­xi­ma b, el exo­pla­ne­ta más cer­cano a la Tie­rra (a 4,5 años luz). Aho­ra coor­di­na un pro­yec­to pa­ra ras­trear las otras enanas ro­jas cer­ca­nas a la Tie­rra en bus­ca de nue­vos pla­ne­tas. “En­tre las pri­me­ras 12 es­pe­ra­mos en­con­trar cin­co o seis sis­te­mas so­la­res com­pac­tos, pa­re­ci­dos al de Pró­xi­ma”, re­sal­ta el as­tró­no­mo.

“El des­cu­bri­mien­to de un pla­ne­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es un pa­so im­por­tan­te pa­ra la cien­cia de exo­pla­ne­tas”, re­sal­ta Ro­dri­go Díaz, as­tró­no­mo de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res (Ar­gen­ti­na). Aho­ra, ex­pli­ca, “la de­tec­ción tie­ne que ser con­fir­ma­da, en pri­mer lu­gar, por equi­pos in­de­pen­dien­tes o con téc­ni­cas adi­cio­na­les. Se tra­ta de una de­tec­ción al lí­mi­te de las po­si­bi­li­da­des ac­tua­les, y co­mo tal, es­tá su­je­ta a ser re­vi­sa­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.