Corbyn re­cha­za el pac­to e in­ten­ta for­zar un ade­lan­to elec­to­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, tu­vo ayer con The­re­sa May el res­pe­to y la ele­gan­cia de la que ca­re­cie­ron mu­chos de los com­pa­ñe­ros de fi­las de la pri­me­ra mi­nis­tra. Pe­ro su in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria fue de un fon­do du­ro, y de­jó cla­ro que su for­ma­ción no res­pal­da­rá el acuer­do del Bre­xit al­can­za­do con Bru­se­las cuan­do lle­gue a la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. “El Go­bierno es­tá en el caos. Es­te acuer­do en­cie­rra el ries­go de de­jar in­de­fi­ni­da­men­te a nues­tro país en una ca­sa a me­dio cons­truir y sin voz ni vo­to en el fu­tu­ro”, sen­ten­ció Corbyn.

El la­bo­ris­mo de­jó cla­ro, al prin­ci­pio del de­ba­te so­bre có­mo lle­var a la prác­ti­ca el Bre­xit, que cual­quier pac­to con Bru­se­las de­be­ría cum­plir seis con­di­cio­nes muy con­cre­tas: ase­gu­rar una re­la­ción fu­tu­ra de co­la­bo­ra­ción con la Unión Eu­ro­pea, ga­ran­ti­zar los mis­mos be­ne­fi­cios de los que dis­fru­ta ac­tual­men­te Reino Uni­do en el mer­ca­do in­terno y en la unión adua­ne­ra, ga­ran­ti­zar un tra­to justo a los inmigrantes, de­fen­der los de­re­chos de tra­ba­ja­do­res y con­su­mi­do­res e im­pe­dir su re­gre­sión, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad na­cio­nal y ase­gu­rar el mis­mo tra­to a to­das las re­gio­nes y na­cio­nes del país.

A pe­sar de no ha­ber te­ni­do tiem­po de ana­li­zar en de­ta­lle las 585 pá­gi­nas del acuer­do, Corbyn con­ta­ba ya con la su­fi­cien­te in- for­ma­ción pa­ra con­cluir que “ape­nas hay una mí­ni­ma men­ción a los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res o de los con­su­mi­do­res o la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal”, de­nun­ció. Tam­po­co “un plan cla­ro que ga­ran­ti­za­ra un fir­me acuer­do con el mer­ca­do in­te­rior que ase­gu­ra­ra el ac­ce­so con­ti­nuo a los mer­ca­dos eu­ro­peos de ser­vi­cios”, “ni un acuer­do fu­tu­ro de in­mi­gra­ción que die­ra con­fian­za a los re­si­den­tes eu­ro­peos en Reino Uni­do de que iban a re­ci­bir un tra­to justo y efi­cien­te de es­te Go­bierno”, ase­gu­ró.

Las ra­zo­nes de Corbyn eran apa­ren­te­men­te só­li­das, pe­ro ape­nas ocul­ta­ban una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca y una con­vic­ción ideo­ló­gi­ca que el lí­der la­bo­ris­ta no se ha es­for­za­do en ocul­tar. El par­ti­do apro­bó una lí­nea de ac­tua­ción en el con­gre­so de Li­ver­pool, el El pro­ce­so de mo­ción de cen­su­ra con­tra la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, pue­de ini­ciar­se si lo pi­de un 15% de los dipu­tados Se ha­ce por me­dio de car­tas que se en­tre­gan a Graham Brady, pre­si­den­te del de­no­mi­na­do Co­mi­té 1922 del Par­ti­do Con­ser­va­dor, en el que es­tán re­pre­sen­ta­dos los par­la­men­ta­rios que no for­man par­te del Eje­cu­ti­vo. Co­mo los con­ser­va­do­res tie­nen 315 dipu­tados, son ne­ce­sa­rias 48 car­tas.

En ca­so de que avan­za­se el pro­ce­so, May ne­ce­si­ta­ría tan so­lo una ma­yo­ría sim­ple del to­tal de vo­tos emi­ti­dos pa­ra evi­tar la de­rro­ta. Si su­pe­ra­se la mo­ción, no po­dría ser so­me­ti­da a otra en los 12 me­ses pos­te­rio­res. Si per­die­ra, quien la re­em­pla­za­se al fren­te de los se con­ver­ti­ría de for­ma di­rec­ta en el je­fe de Go­bierno y no ha­bría una con­vo­ca­to­ria au­to­má­ti­ca de elec­cio­nes. pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, que da­ba por sen­ta­do el re­cha­zo del Par­la­men­to al acuer­do que May pu­die­ra al­can­zar con Bru­se­las. Fue­ra cual fue­ra. Pre­su­po­nían que el Par­ti­do Con­ser­va­dor im­plo­sio­na­ría a con­ti­nua­ción y que to­do ello con­du­ci­ría a unas nue­vas elec­cio­nes. So­lo si es­te es­ce­na­rio aca­ba­ba por no pro­du­cir­se, el la­bo­ris­mo se com­pro­me­te­ría a exi­gir un nue­vo re­fe­rén­dum pa­ra que la ciu­da­da­nía tu­vie­ra la úl­ti­ma pa­la­bra.

A pe­sar de que en 2016 Corbyn hi­cie­ra a re­ga­ña­dien­tes cam­pa­ña en con­tra del Bre­xit, el lí­der la­bo­ris­ta es rea­cio a res­pal­dar un se­gun­do re­fe­rén­dum y da en oca­sio­nes cla­ras mues­tras de que man­tie­ne fir­mes mu­chas de las con­vic­cio­nes an­ti­eu­ro­peas que de­fen­dió con fer­vor en la dé­ca­da de los se­ten­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.