El Con­se­jo de Es­ta­do ava­la li­mi­tar el afo­ra­mien­to a de­li­tos en el ejer­ci­cio del car­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pla­zo de un año

El in­for­me, de 60 fo­lios, fue apro­ba­do con un so­lo vo­to en con­tra —del con­se­je­ro Jordi Gui­llot— des­pués de in­ten­sas de­li­be­ra­cio­nes du­ran­te dos se­sio­nes ple­na­rias desa­rro­lla­das el mar­tes y ayer y di­ri­gi­das por la pre­si­den­ta del Con­se­jo de Es­ta­do, María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, se­gún in­for­man fuentes co­no­ce­do­ras del con­te­ni­do de las reunio­nes. Es­ta ma­ña­na se en­via­rá al Go­bierno, aun­que no es­tá pre­vis­to que se es­tu­die en el Con­se­jo de Mi­nis­tros de hoy por­que no asis­ti­rá el pre­si­den­te, Pe­dro Sán­chez, quien asis­te a la Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, afir­mó el pa­sa­do día 10 que la in­ten­ción es que el Con­se­jo de Mi­nis­tros aprue­be la pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal an­tes de que ter­mi­ne es­te mes, por lo que aún ten­dría otras dos fe­chas (los días 23 y 30) pa­ra dar­le el vis­to bueno.

El pa­sa­do 21 de sep­tiem­bre el Eje­cu­ti­vo en­car­gó al Con­se­jo de Es­ta­do ela­bo­rar una pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­du­cir los afo­ra­mien­tos a de­li­tos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio del car­go. Es de­cir, pe­día que los con­se­je­ros se pro­nun­cia­ran so­bre es­ta po­si­bi­li­dad, que le di­je­ran có­mo exac­ta­men­te de­bían ser re­for­ma­dos los dos pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les que los re­gu­lan y, fi­nal­men­te, cuál de­bía ser el me­ca­nis­mo de re­for­ma.

So­bre el pri­mer pun­to, el in­for­me in­di­ca que se­ría su­fi­cien­te con aña­dir en los ar­tícu­los 71.3 y 102.1 una so­la fra­se. El pri­me­ro que­da­ría así: “En las cau­sas con­tra dipu­tados y se­na­do- res, por de­li­tos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de las fun­cio­nes pro­pias del car­go, se­rá com­pe­ten­te la Sa­la de lo Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo”. El ar­tícu­lo 102.1 in­tro­du­ci­ría la mis­ma sal­ve­dad en re­la­ción al pre­si­den­te y los de­más miem­bros del Go­bierno.

La fór­mu­la de las “fun­cio­nes pro­pias del car­go” de­ja al­gún es­pa­cio a la in­ter­pre­ta­ción, pe­ro fuentes ju­rí­di­cas se­ña­lan que exis­te una ju­ris­pru­den­cia só­li­da al res­pec­to. En to­do ca­so, se­rían lue­go los tri­bu­na­les, el Cons­ti­tu­cio­nal en úl­ti­ma ins­tan­cia, los que ten­drían que apli­car es­ta nue­va re­gu­la­ción y de­ci­dir en qué ca­sos un dipu­tado y se­na­dor es­tá afo­ra­do y en cuá­les no —an­te los ca­sos du­do­sos que se­gu­ra­men­te se pro­du­ci­rían—.

En cuán­to al có­mo se de­be ha­cer es­ta re­for­ma de la Cons­ti- tu­ción, el Con­se­jo de Es­ta­do in­di­ca que po­dría lle­var­se a ca­bo a tra­vés de la vía sim­ple del ar­tícu­lo 167, que so­lo exi­ge una ma­yo­ría de tres quin­tos en el Con­gre­so y el Se­na­do y no re­quie­re re­fe­rén­dum sal­vo que lo so­li­ci­te una dé­ci­ma par­te de los miem­bros de al­gu­na de las Cá­ma­ras, una po­si­bi­li­dad muy real.

El Go­bierno pue­de en­con­trar­se con el ve­to de Po­de­mos, que ya ha avi­sa­do en­más de una oca­sión de que con sus 67 dipu­tados pre­ten­de im­pe­dir que vuel­va a pro­du­cir­se una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal sin un re­fe­rén­dum, tal y co­mo pro­mo­vie­ron PP y PSOE en pleno agos­to de 2011 pa­ra in­tro­du­cir el prin­ci­pio de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria de ma­ne­ra ex­prés y sin ha­cer­lo pa­sar por las ur­nas.

Du­ran­te las de­li­be­ra­cio­nes, pro­nun­cien so­bre el asun­to. No se­ría ne­ce­sa­rio en es­te ca­so, pe­ro la for­ma­ción que li­de­ra Pa­blo Igle­sias anun­ció ya su in­ten­ción de po­ner en mar­cha el me­ca­nis­mo pa­ra con­vo­car una con­sul­ta, al­go que pue­de ha­cer si lo pi­de una dé­ci­ma par­te de los dipu­tados de la Cá­ma­ra. Sus 67 dipu­tados se­rían más que su­fi­cien­tes. “No se cam­bia una co­ma de la Cons­ti­tu­ción sin re­fe­rén­dum”, re­pi­ten en Po­de­mos.

Aca­bar con la in­vio­la­bi­li­dad del rey es otra de las pe­ti­cio­nes de es­ta for­ma­ción po­lí­ti­ca, pe­ro el Go­bierno man­tie­ne una de­fen­sa in­de­cli­na­ble de la si­tua­ción al re­sec­to del je­fe del Es­ta­do. Esa fi­gu­ra per­mi­te que la acu­sa­ción la pue­da ejer­cer cual­quier in­tere­sa­do y no so­lo la fis­ca­lía o la per­so­na di­rec­ta­men­te afec­ta­da. Los que de­fien­den la fi­gu­ra ar­gu­men­tan que es ne­ce­sa­ria pa­ra pro­te­ger a de­ter­mi­na­dos car­gos pú­bli­cos de acu­sa­cio­nes que pue­den ter­mi­nar en cual­quier juz­ga­do y que po­drían ser in­jus­ti­fi­ca­das.

Los miem­bros del Con­se­jo de Es­ta­do han con­su­mi­do mu­cho tiem­po en ana­li­zar la si­tua­ción de otros afo­ra­dos: par­la­men­ta­rios, pre­si­den­tes y miem­bros de go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, jue­ces, fis­ca­les, miem­bros de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, De­fen­sor del Pue­blo, e in­clu­so los pro­pios miem­bros del Con­se­jo de Es­ta­do.

Son afo­ra­mien­tos que no es­tán ba­jo el pa­ra­guas cons­ti­tu­cio­nal, sino que de­pen­den de le­yes or­gá­ni­cas y de los Es­ta­tu­tos de Au­to­no­mía. En Es­pa­ña hay ca­si 250.000 afo­ra­dos. Unos 232.000 son miem­bros de las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cos y apro­xi­ma­da­men­te 17.000 per­te­ne­cen a ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Pa­ra evi­tar que, si se re­for­ma la Cons­ti­tu­ción, es­tos otros car­gos que­den, sin em­bar­go, con un afo­ra­mien­to ma­yor, el in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do plan­tea la ne­ce­si­dad de que, pa­ra ga­ran­ti­zar la cohe­ren­cia del sis­te­ma, el Go­bierno im­pul­se al­gu­nas re­for­mas legales que de­ja abier­tas. “En el pla­zo má­xi­mo de un año de­be­rán apro­bar­se las dis­po­si­cio­nes legales ne­ce­sa­rias pa­ra re­gu­lar el ré­gi­men pro­ce­sal de los afo­ra­mien­tos”, re­co­mien­da al Eje­cu­ti­vo.

El ca­so de los jue­ces po­dría re­sol­ver­se mo­di­fi­can­do la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial. El de los afo­ra­mien­tos re­co­gi­dos en los Es­ta­tu­tos de Au­to­no­mía, más com­pli­ca­do, se po­dría abor­dar de dos for­mas, se­gún el Con­se­jo de Es­ta­do. La pri­me­ra, re­for­man­do esos Es­ta­tu­tos, al­go muy com­ple­jo que re­quie­re un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co. La se­gun­da, ela­bo­ran­do una dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal que es­ta­blez­ca que to­dos los afo­ra­mien­tos au­to­nó­mi­cos que­dan li­mi­ta­dos a los de­li­tos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de las fun­cio­nes pro­pias del car­go.

Con al­gu­nas ex­cep­cio­nes co­mo Ale­ma­nia, mu­chos paí­ses del en­torno tie­nen la fi­gu­ra del afo­ra­mien­to, pe­ro de ma­ne­ra mu­cho más li­mi­ta­da que en Es­pa­ña. En la ma­yor par­te es­tos se re­fie­ren fun­da­men­tal­men­te a los pre­si­den­tes, pri­me­ros mi­nis­tros y miem­bros del Go­bierno. Pe­ro son paí­ses en los que no exis­te la ac­ción po­pu­lar y el pe­so de la acu­sa­ción re­cae fun­da­men­tal­men­te en la fis­ca­lía —o en la acu­sa­ción par­ti­cu­lar de los agra­via­dos por el de­li­to—.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.