El wés­tern ca­bal­ga ha­cia el fu­tu­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Co­mo el jazz

ocho, La ven­gan­za de Ja­ne, The Ri­der y se­ries co­mo God­less o West­world han mos­tra­do que los ca­mi­nos ha­cia el le­jano Oes­te pue­den ser dis­tin­tos y exi­to­sos. Es un wés­tern in­clu­so el vi­deo­jue­go del año, Red Dead Re­dem­ption 2. Tras su úl­ti­mo se­pe­lio, el gé­ne­ro lu­ce lleno de vi­da.

Lo cier­to, eso sí, es que has­ta el va­que­ro más em­pe­der­ni­do se ha adap­ta­do a las nue­vas épo­cas. A lo lar­go de su his­to­ria, el wés­tern ha ex­pul­sa­do al ma­chis­mo y el ra­cis­mo; ha via­ja­do en el tiem­po y el es­pa­cio, más allá de EE UU y su­mi­to fun­da­cio­nal. Ce­le­bra a pis­to­le­ras que acer­ta­rían el ojo de un hal­cón en vue­lo y ha qui­ta­do el bi­go­te a sus vi­lla­nos. “La in­no­va­ción más no­ta­ble es que los wés­terns con­tem­po­rá­neos son­más mul­ti­cul­tu­ra­les, in­clu­si­vos y am­bi­guos so­bre el bien y el­mal. Sí hay una cons­tan­te: ca­da ge­ne­ra­ción los usa pa­ra

Se bus­ca vi­vo omuer­to: el oes­te ame­ri­cano en la cul­tu­ra po­pu­lar. “El co­ra­zón de los wés­terns ex­plo­ra el Oes­te mí­ti­co, tie­rra le­gen­da­ria don­de la gen­te co­mún pue­de en­con­trar li­ber­tad y re­den­ción”, con­ti­núa Aqui­la. La de­fi­ni­ción es tan am­plia que ca­da uno pue­de tra­zar su ma­pa. Pa­ra al­gu­nos, ca­be has­ta La gue­rra de las ga­la­xias. “Es un gé­ne­ro muy es­ta­dou­ni­den­se, del que se han apro­pia­do otras cul­tu­ras de mo­dos muy in­tere­san­tes. Es co­mo el jazz, trans­for­ma­do por el mun­do de for­mas que un ame­ri­cano nun­ca ha­bría ima­gi­na­do”, ase­ve­ra Joel Coen. Él ci­ta a Ser­gio Leo­ne, pe­ro va­len Gon­zá­lez Iñá­rri­tu o Da­vid Mac­ken­zie. O el es­pa­ñol Ma­teo Gil, di­rec­tor de Blackt­horn (2011): “Otros ci­neas­tas me de­cían: ‘¡Es­tás ha­cien­do un wés­tern!’. Mi ge­ne­ra­ción se crio con esos fil­mes, nues­tros pri­me­ros apren­di­za­jes de ci­ne. Me sor­pren­dió la sen­sa­ción en el ro­da­je de que to­dos sa­bían qué ha­cer”.

Al fin y al ca­bo, el wés­tern siem­pre es­tu­vo ahí. La Unes­co con­si­de­ra que The Story of the Kelly Gang, fil­me aus­tra­liano de 1906 so­bre el ban­di­do Ned Kelly y su ban­da, es el pri­mer lar­go na­rra­ti­vo. Y The Guar­dian es­ti­mó que, has­ta los se­sen­ta, uno de ca­da cua­tro fil­mes per­te­ne­cía a es­te gé­ne­ro. “En aque­llas dé­ca­das se pro­du­cían más de 150 bue­nas pe­lí­cu­las del gé­ne­ro”, afir­ma José María Mo­re­ra, au­tor del li­bro El wés­tern (vi­veLi­bro). Tan­to que John Ford o John Way­ne aún se­du­cen la me­mo­ria co­lec­ti­va. El wés­tern si­guió ga­lo­pan­do: des­cu­brió los gri­ses, más vio­len­cia, la iro­nía, los te­rre­nos ári­dos, Leo­ne, East­wood o Pec­kin­pah. Su­frió una lar­ga cri­sis, so­bre to­do en los ochen­ta, pe­ro vol­vió a ca­bal­gar con la ca­be­za al­ta. Y, con­tra esa teo­ría de que el wés­tern so­lo es pro­fe­ta en EE UU, dis­pa­ró la re­cau­da­ción mun­dial de Bai­lan­do con lo­bos o El re­na­ci­do.

Des­de ha­ce ya mu­cho, el gé­ne­ro se atre­vió in­clu­so con su pa­sa­do. Y no so­lo por los re­ma­kes. “Wés­tern cre­pus­cu­la­res y re­vi­sio­nis­tas mues­tran que el hé­roe tra­di­cio­nal se vuel­ve anacró­ni­co o la fun­da­ción de la na­ción es la his­to­ria de un ge­no­ci­dio”, de­fien­de Fran­cis­co Be­na­ven­te, pro­fe­sor del más­ter de Es­tu­dios de Ci­ne y Au­dio­vi­sual Con­tem­po­rá­neos en la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra de Bar­ce­lo­na.

Blackt­horn, en­tre otras, ana­li­zó tam­bién el le­ga­do del wés­tern. Aun­que el ejem­plo cla­ve es Sin per­dón. Con ella, Clint East­wood pre­ten­día “en­te­rrar al wés­tern”. “No lo con­si­guió en ab­so­lu­to. Es más, su éxi­to pro­pi­ció un cier­to re­sur­gi­mien­to”, de­fien­de María Mo­re­ra. Aun­que Be­na­ven­te sí com­par­te al­go con East­wood: “Sin per­dón y Dead Man, de Jar­musch, son los úl­ti­mos dos gran­des wés­terns, por al­tu­ra y am­bi­ción. Nin­guno de los re­cien­tes ha im­pac­ta­do de for­ma real en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, no ha ha­bi­do un equi­va­len­te de La La Land pa­ra el ci­ne mu­si­cal”. Una nue­va ca­za es­tá abier­ta: se bus­ca obra maes­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.