La pe­que­ña ami­ga ju­día de Hitler

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

un lí­der cer­cano y ca­ri­ño­so. Pe­ro la his­to­ria al re­ver­so de la fo­to pro­pa­gan­dís­ti­ca con Ber­ni­le sa­lió a la luz años des­pués. Los Ar­chi­vos Fe­de­ra­les ale­ma­nes (Bun­de­sar­chiv) ate­so­ran 17 car­tas es­cri­tas por la pe­que­ña a su “que­ri­do tío Hitler” y al je­fe de ayu­dan­tes na­zi, Wil­helm Brück­ner, en­tre 1935 y 1938. Se de­du­ce por los es­cri­tos que el ge­no­ci­da se reunió va­rias ve­ces con su “sweet­heart” (ca­ri­ño­mío). “¡Es­ti- pon­sa­ble del Ho­lo­caus­to y la ni­ña ju­día se rom­pió cuan­do el je­fe na­zi Mar­tin Bor­mann se en­te­ró de la he­ren­cia san­guí­nea de Ber­ni­le. Bor­mann or­de­nó que se le prohi­bie­ra a ella y a su ma­dre el ac­ce­so a la ca­sa en los Al­pes y le exi­gió a Hoff­mann que no vol­vie­ra a uti­li­zar sus imá­ge­nes en las pro­pa­gan­das. En un prin­ci­pio el fo­tó­gra­fo no di­jo na­da al Füh­rer, pe­ro lue­go le co­mu­ni­có la res­tric­ción. Ja­mes Wil­son, es­pe­cia­lis­ta en la zo­na de Ober­salz­berg du­ran­te el Ter­cer Reich, re­la­ta en su li­bro Hitler’s Al­pi­ne Head­quar­ters (2014): “Hitler es­ta­ba tan fu­rio­so de que hu­bie­ran de­nun­cia­do a su pe­que­ña ami­ga que le di­jo: ‘Hay per­so­nas que tie­nen un ver­da­de­ro ta­len­to pa­ra arrui­nar mi ale­gría”.

A pe­sar de su cor­ta edad, Ber­ni­le no pu­do ser tes­ti­go del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.