Ca­sa­do arries­ga su li­de­raz­go ex­po­nién­do­se en An­da­lu­cía

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Vi­si­tó una fá­bri­ca de co­ches, un mer­ca­do, una fe­ria de ca­ba­llos, un “ace­le­ra­dor de em­pre­sas”. Aca­ri­ció pe­rros y ye­guas. Se hi­zo fo­tos con ni­ños y an­cia­nos. Pa­blo Ca­sa­do ini­ció ayer su in­ten­sa pre­sen­cia en la cam­pa­ña an­da­lu­za, a la que de­di­ca­rá 11 días y ca­si ri­va­li­za­rá en pro­ta­go­nis­mo con el can­di­da­to au­to­nó­mi­co. Cua­tro me­ses des­pués de ha­ber­se he­cho con el li­de­raz­go del PP, Ca­sa­do ha asu­mi­do una ju­ga­da de gran ries­go. Su im­pli­ca­ción en la cam­pa­ña le co­rres­pon­sa­bi­li­za­rá di­rec­ta­men­te en los re­sul­ta­dos. Y si es­tos fue­sen ma­los, co­mo di­cen las en­cues- tas, el pe­li­gro es que que­de muy to­ca­do al po­co de es­tre­nar­se.

“Los ac­tos que es­toy ha­cien­do no son so­lo pa­ra una cam­pa­ña an­da­lu­za; tam­bién sir­ven pa­ra em­pe­zar a pro­yec­tar nues­tras ideas de ca­ra a las mu­ni­ci­pa­les y a las ge­ne­ra­les. Por­que es­to es una co­mu­ni­dad muy gran­de [An­da­lu­cía es el ma­yor ca­la­de­ro de vo­tos del país]. Por eso me es­toy vol­can­do. En apo­yo a Juan­ma Mo­reno, pe­ro tam­bién lan­zan­do un nue­vo pro­yec­to pa­ra el PP”, di­jo.

Ca­sa­do hi­zo es­tas de­cla­ra­cio­nes en una fá­bri­ca de co­ches que eli­gió co­mo es­ce­na­rio pa­ra cri­ti- car el anun­cio del Go­bierno de prohi­bir los co­ches de ga­so­li­na y dié­sel en 2040. Por­que el lí­der del PP ha cam­bia­do de te­rri­to­rio, pe­ro no de men­sa­je. El grue­so de sus in­ter­ven­cio­nes es pa­ra ha­cer opo­si­ción a Sán­chez, y des­de Se­vi­lla ha­bla de Ote­gi o uti­li­za unas de­cla­ra­cio­nes de Fe­li­pe Gon­zá­lez pa­ra ata­car al pre­si­den­te del Go­bierno: “Le man­dó [Gon­zá­lez] un men­sa­je cuan­do di­jo que rec­ti­fi­car es de sa­bios, pe­ro ha­cer­lo to­dos los días, de ne­cios”, sub­ra­yó.

Es­ta es­tra­te­gia, que el PP en­sa­yó en Ga­li­cia con Mariano Ra­joy y Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, es arries­ga- da, co­mo ad­mi­ten al­gu­nos car­gos po­pu­la­res, preo­cu­pa­dos por que un mal re­sul­ta­do de Mo­reno —so­ra­yis­ta— que­me a su lí­der des­pués de ha­ber re­co­rri­do 9.000 ki­ló­me­tros y par­ti­ci­pa­do en 45 ac­tos de cam­pa­ña. El can­di­da­to po­pu­lar a la Jun­ta fue he­re­da­do y los ca­sa­dis­tas ad­vier­ten de que es­ta es su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad.

Otros di­ri­gen­tes del PP creen que Ca­sa­do es­ta­ba obli­ga­do a echar el res­to en su pri­mer test en las ur­nas co­mo pre­si­den­te del par­ti­do, pa­ra re­afir­mar su li­de­raz­go, “fre­nar la san­gría de vo­tos” a Ciu­da­da­nos y pre­ve­nir an­tes que cu­rar con Vox. Se­gún es­tas fuentes, la for­ma­ción de ex­tre­ma de­re­cha po­dría per­ju­di­car­les en al­gu­nas pro­vin­cias, co­mo Cór­do­ba, Se­vi­lla y Má­la­ga. Ca­sa­do y Santiago Abas­cal, lí­der de Vox, coin­ci­die­ron ayer en la fe­ria del caballo, pe­ro no se vie­ron. Los po­pu­la­res sos­tie­nen que sus en­cues­tas les ga­ran­ti­zan la se­gun­da pla­za. Un sor­pas­so de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía se­ría “de­vas­ta­dor” por­que po­dría pro­du­cir un “efec­to con­ta­gio” en las si­guien­tes ci­tas elec­to­ra­les. Creen que el 20% del vo­to se de­ci­de en la cam­pa­ña y que hay “mu­cho in­de­ci­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.