Ra­zo­nes a fa­vor y en con­tra pa­ra li­mi­tar el fue­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do so­bre la re­duc­ción de los afo­ra­mien­tos op­ta por no con­cre­tar qué de­li­tos que­da­rían den­tro del fue­ro y cuá­les no. El or­ga­nis­mo abo­ga por “una enun­cia­ción ge­né­ri­ca” que res­trin­ja el fue­ro de los po­lí­ti­cos al ejer­ci­cio del car­go, pe­ro “sin con­cre­tar los de­li­tos res­pec­to de los cua­les se con­si­de­ra que ca­be afo­ra­mien­to”. “El re­cur­so a una ex­po­si­ción abier­ta per­mi­te ma­yor fle­xi­bi­li­dad que el es­ta­ble­ci­mien­to de un lis­ta­do ex­haus­ti­vo”, sos­tie­ne el tex­to. Ju­ris­tas con­sul­ta­dos dis­cre­pan de es­ta re­for­ma y creen que es­ta res­tric­ción a he­chos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio del car­go no es­tá jus­ti­fi­ca­da.

El Go­bierno di­fun­dió ayer el in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do, cu­yas con­clu­sio­nes ade­lan­tó EL PAÍS y en el que pro­po­ne re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra re­du­cir los afo­ra­mien­tos del pre­si­den­te, los mi­nis­tros, dipu­tados y se­na­do­res. El or­ga­nis­mo plan­tea mo­di­fi­car los ar­tícu­los 71.3 y 102.1 de la Ley Fun­da­men­tal pa­ra aña­dir que el fue­ro es­pe­cial de los po­lí­ti­cos se li­mi­te a “de­li­tos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de las fun­cio­nes pro­pias del car­go”. El Con­se­jo de Es­ta­do op­ta por es­ta enun­cia­ción “ge­né­ri­ca” por­que, al ser la Cons­ti­tu­ción una nor­ma rí­gi­da, “no tie­ne sen­ti­do in­cor­po­rar a su con­te­ni­do un lis­ta­do de de­li­tos que pue- da de­jar de co­rres­pon­der­se con el que en ca­da mo­men­to re­sul­te de las nor­mas pe­na­les vi­gen­tes”. El mis­mo pro­ble­ma se plan­tea­ría, se­gún es­te or­ga­nis­mo, si se op­ta­ra por ex­cluir del afo­ra­mien­to de­ter­mi­na­dos de­li­tos.

La idea es que con la ex­pre­sión de­li­tos “en el ejer­ci­cio de las fun­cio­nes pro­pias del car­go” los afo­ra­mien­tos se res­trin­jan a he­chos co­me­ti­dos en el pues­to por el que se es­tá afo­ra­do. Es de­cir, que si un dipu­tado es in­ves­ti­ga­do por­que mal­ver­só di­ne­ro ha­ce unos años cuan­do era al­cal­de de su ciu­dad, no pue­da be­ne­fi­ciar­se del afo­ra­mien­to que tie­ne co­mo par­la­men­ta­rio, ya que el de­li­to no lo co­me­tió en el ejer­ci­cio de ese car­go sino en el de re­gi­dor. Es­ta ca­suís­ti­ca es ha­bi­tual en­tre los ca­sos de afo­ra­dos que aho­ra se investigan en el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

El Go­bierno plan­teó al Con­se­jo de Es­ta­do dos op­cio­nes: li­mi­tar los afo­ra­mien­tos o eli­mi­nar­los. El or­ga­nis­mo op­ta por lo pri­me­ro y, aun­que su in­for­me no es vin­cu­lan­te, des­acon­se­ja su­pri­mir­los. “Afo­ra­mien­to no sig­ni­fi­ca im­pu­ni­dad, pues no ex­clu­ye el pleno so­me­ti­mien­to a los tri­bu­na­les, ni se tra­ta de un pri­vi­le­gio (...) sino de una ga­ran­tía esen­cial pa­ra es­te co­rrec­to desem­pe­ño”, se­ña­la.

Al­gu­nos ju­ris­tas con­sul­ta­dos con­si­de­ran, sin em­bar­go, que se­ría me­jor op­tar por la su­pre­sión to­tal. “Los afo­ra­mien­tos son con- tra­rios al prin­ci­pio de igual­dad en cual­quier hi­pó­te­sis. No hay jus­ti­fi­ca­ción ni pa­ra el afo­ra­mien­to ge­ne­ral ni pa­ra es­te par­ti­cu­lar”, afir­ma Ma­nuel Cancio, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. “Los que se co­me­ten en el car­go son pre­ci­sa­men­te los que de­be­rían es­tar en los tri­bu­na­les or­di­na­rios. ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre un juez or­di­na­rio y uno de un tri­bu­nal su­pe­rior? Que los par­ti­dos po­lí­ti­cos in­ci­den en la con­fi­gu­ra­ción de esos tri­bu­na­les su­pe­rio­res, por eso quie­ren es­tar ahí afo­ra­dos”.

Tam­bién se mues­tran par­ti­da­rios de su­pri­mir los fue­ros Jordi Nie­va, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pro­ce­sal de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, y Joaquín Gi­mé­nez, ma­gis­tra­do emé­ri­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo. “El afo­ra­mien­to es un blin­da­je pa­ra el po­lí­ti­co, no es una ga­ran­tía pa­ra el Par­la­men­to”, ad­vier­te es­te úl­ti­mo. “Si se quie­re qui­tar, quí­te­se con to­das las con­se­cuen­cias”, aña­de.

Nie­va man­ten­dría el del pre­si­den­te y el del vi­ce­pre­si­den­te. “Son car­gos muy vul­ne­ra­bles a cual­quier ata­que”, ra­zo­na, pe­ro eli­mi­na­ría el res­to. Es­tos ju­ris­tas no com­par­ten la ra­zón que ale­ga el Con­se­jo de Es­ta­do pa­ra no eli­mi­nar­los: la exis­ten­cia en Es­pa­ña de la ac­ción po­pu­lar, que per­mi­te ejer­cer la acu­sa­ción en un jui­cio, al mar­gen de la fis­ca­lía, a aso­cia­cio­nes o per­so­nas no di­rec­ta­men­te afec­ta­das. “Los afo­ra­mien­tos cum­plen tam­bién una fun­ción de con­tra­pe­so fren­te al ejer­ci­cio de di­cha op­ción”, se­ña­la el in­for­me. Los ju­ris­tas creen que se­ría me­jor re­for­mar esa ac­ción po­pu­lar o eli­mi­nar­la y que en nin­gún ca­so jus­ti­fi­ca por sí mis­ma el fue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.