Es­pu­ma de pa­ta­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

eha­pues­to­de­mo­da­re­du­cir la im­por­tan­cia de los años vi­vi­dos. Cuan­do cum­ples 40 te di­cen que son los nue­vos 30. Car­los de In­gla­te­rra cum­plió 70 el miér­co­les y se hi­zo vi­ral el re­tra­to ofi­cial jun­to a su fa­mi­lia di­rec­ta. Así se co­lo­có en el si­tio más mo­derno y con­ven­cio­nal po­si­ble. Son par­te de una fa­mi­lia so­be­ra­na, pe­ro los ve­mos co­mo pro­ta­go­nis­tas de una se­rie de te­le­vi­sión.

Los 70 años de Car­los de In­gla­te­rra le han per­mi­ti­do ver có­mo su país per­día un im­pe­rio pe­ro man­te­nía in­fluen­cia mun­dial, mo­ne­ti­za­ba mo­vi­mien­tos mu­si­ca­les co­mo el pop o el punk, de­mo­da co­mo la­mi­ni­fal­da in­ven­ta­da por Mary Quant o el inigua­la­ble y, a ve­ces, in­com­pren­si­ble es­ti­lo de su ma­dre, theQueen. Tam­bién el sen­sa­cio­na­lis­mo de la pren­sa bri­tá­ni­ca, que tan­tas ve­ces lo ha pues­to a él en la dia­na, so­bre to­do cuan­do es­ta­ba ca­sa­do con Dia­na. Has­ta lle­gar al Bre­xit, que­man­tie­ne al Reino Uni­do en to­dos los ti­tu­la­res. Car­los con­ti­núa es­pe­ran­do que su ma­dre le ce­da el pues­to pe­ro la ge­né­ti­caWind­sor, lon­ge­va y egoís­ta, se alar­ga aun­más gra­cias a la cien­cia. An­te­ayer me sor­pren­dió una fo­to de Dia­na ca­mi­nan­do jun­to a Ca­mi­lla Par­ker Bow­les des­pués de un par­ti­do de polo del prín­ci­pe Car­los. Las dos van ves­ti­das mos­tran­do sus per­so­na­li­da­des. Ca­mi­lla más de cam­po y Dia­na más de ciu­dad. Cu­rio­sa­men­te, las dos lle­van el mis­mo mo­de­lo de bo­tas, co­mo si fue­ra ese re­ga­lo, de Car­los, que las igua­la. Se ve co­mo Dia­na se afe­rra­ba a su más­ca­ra de ni­ña ton­ta pa­ra pa­sar el mal tra­go del es­cru­ti­nio pu­bli­co. Ca­mi­lla se ve apu­ra­da, no tie­ne las ta­blas de Dia­na pe­ro si el amor del hom­bre con el que la prin­ce­sa es­ta ca­sa­da. Dia­na ya va pen­san­do en Ver­sa­ce mien­tras que Ca­mi­lla se afe­rra asu­bri­ta­ni­quí­si­mo bol­soMul­berry. Ter­mi­na­ron, una en un tú­nel en Pa­rís. La otra jun­to al hom­bre que ama vi­vien­do la fan­ta­sía del Bre­xit.

In­gla­te­rra es me­lan­có­li­ca y ci­vi­li­za­da, y con­ti­nua­rá de­lei­tán­do­nos con su ha­bi­li­dad pa­rar ha­cer fluir la crea­ti­vi­dad en los si­tios más abu­rri­dos. Mien­tras Car­los cum­ple 70 años y sin rei­nar, Freddy Mer­cury, can­tan­te de Queen, cum­pli­rá 27 años fa­lle­ci­do pe­ro rei­nan­do en las pan­ta­llas de ci­ne gra­cias a Bohe­mian Rhap­sody. Pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­ta pe­lí­cu­la des­cu­bri­rá que el pro­ta­go­nis­ta de him­nos he­te­ro­se­xua­les em­ble­má­ti­cos, era 100% gay. Cla­ro que en el ar­ma­rio y chan­ta­jea­do por ello. La pe­lí­cu­la de­ja cla­ro que ni el ta­len­to ni el éxi­to tie­nen por qué es­tar mar­ca­dos por la se­xua­li­dad, pe­ro sí por la dis­ci­pli­na y el con­trol so­bre el ta­len­to. Que es lo que ha­cia Mer­cury con el su­yo, lle­var­lo ha­cia una zo­na in­con­tro­la­ble y re­gre­sar con un hit en­tre los dien­tes. Du­ran­te años re­ce­lé de Fred­die Mer­cury co­mo hé­roe par­ti­cu­lar; aho­ra en­cuen­tro que apor­tó mu­cho en­tre­te­ni­mien­to e ins­pi­ra­ción his­trió­ni­cos. Y eso no es­tá mal.

Se­gu­ro que to­da­vía hay al­gún cd de Queen en el Ras­tri­llo de Nue­vo Fu­tu­ro. Es­te año Si­mo­ne­ta Gó­mez Ace­bo de­cla­ra­ba que sus hi­jos se asus­tan an­te la lle­ga­da de esa fe­cha y la obli­ga­da vi­si­ta. Sin em­bar­go, es allí don­de la ma­má de Si­mo­ne­ta, la in­fan­ta Pi­lar, se sien­te co­mo una rei­na y tan re­la­ja­da que trans­mi­te lo que pien­sa y sa­be, acer­ca de su fa­mi­lia, la fa­mi­lia real. Gra­cias a eso su­pi­mos que la rei­na So­fia iba a ce­le­brar sus 80 años a to­pe, con mo­go­llón de aris­tó­cra­tas y fa­mi­lia­res. Y ha si­do la no­ti­cia más co­men­ta­da de la se­ma­na. La otra son Da­vid Bis­bal y su ex, Ele­na Ta­bla­da.

Da­vid Bis­bal tie­ne un po­qui­to de Freddy Mer­cury en su di­na­mis­mo es­cé­ni­co. No sa­be­mos si tie­ne la pa­cien­cia de Car­los de In­gla­te­rra, pe­ro sos­pe­cha­mos que la pon­drá a prue­ba la ex­clu­si­va de la­ma­dre de su hi­ja Ella, en ¡Ho­la! Ta­bla­da co­mu­ni­ca bien, co­mo la in­fan­ta Pi­lar y se de­cla­ra sú­per har­ta de los cam­bios de pa­re­cer de su ex. Lo cu­rio­so es que an­tes de ini­ciar la en­tre­vis­ta, ¡Ho­la! nos in­for­ma de que Ta­bla­da ha lle­ga­do tar­de, ner­vio­sa y que se ha des­cal­za­do an­tes de em­pe­zar a ha­blar. No es el or­den en que ¡Ho­la! rea­li­za es­te ti­po de en­tre­vis­tas. Es de­cir: es ¡Ho­la! la que te su­gie­re que te des­cal­ces. No te ade­lan­tas tú.

Es­ta ha si­do mi úl­ti­ma se­ma­na en Mas­te­rChef Ce­le­brity. La des­pe­di­da, caó­ti­ca, pe­ro con au­dien­cia mi­llo­na­ria, me ha de­ja­do con ga­nas de per­fec­cio­nar mi es­pu­ma de pa­ta­ta, un pla­to tan so­fis­ti­ca­do e in­ne­ce­sa­rio co­mo yo mis­mo. Pe­ro que po­dría re­ga­lar al pa­cien­te prín­ci­pe Car­los en su cumpleaños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.