La es­ta­fa es­con­di­da tras los cur­sos pa­ra ser bró­ker

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Alex Sum­mers es el cap­ta­dor; Se­bas­tián Rodríguez, el ex­pe­ri­men­ta­do bró­ker, y Sonia Brown ha­ce las fun­cio­nes de ad­mi­nis­tra­do­ra. Lo que sue­na a elen­co de una pe­lí­cu­la son en reali­dad los nom­bres fic­ti­cios de es­ta­fa­do­res pro­fe­sio­na­les. Ba­jo los sem­blan­tes de em­plea­dos de re­nom­bra­das pla­ta­for­mas de in­ver­sión pro­me­ten a sus víc­ti­mas al­tas ren­ta­bi­li­da­des en Bol­sa. Cuan­do lle­ga el mo­men­to de de­vol­ver las can­ti­da­des in­ver­ti­das, al­go fa­lla. Un pa­trón que se re­pi­te. Miguel Án­gel Fer­nán­dez, trans­por­tis­ta de 50 años, in­ten­tó va­rias ve­ces res­ca­tar los 41.500 eu­ros que in­vir­tió en la web In­ves­ting Pro an­tes de con­ven­cer­se de que era un ti­mo y de­nun­ciar. Aho­ra sa­be que no es la úni­ca víc­ti­ma, y que cen­te­na­res de per­so­nas han caí­do en la tram­pa.

“La pá­gi­na pa­re­cía real”, ase­gu­ra Fer­nán­dez. “Al prin­ci­pio le di­je­ron que in­vir­tie­ra 5.000 eu­ros; una per­so­na le lle­va­ba la cuen­ta y le en­se­ña­ba a ser bró­ker”, cuen­ta su es­po­sa, Jessica Gon­zá­lez. Ella fue la pri­me­ra en sos­pe­char: “Lue­go lle­gó otra bró­ker que se ga­nó su con­fian­za. Pe­ro en el mo­men­to de sa­car el di­ne­ro, des­apa­re­ció”. Em­pe­zó la odi­sea: Fer­nán­dez vio có­mo per­día to­do lo in­ver­ti­do mien­tras al otro la­do de la lí­nea le ani­ma­ban ame­ter más di­ne­ro pa­ra re­cu­pe­rar­lo. Su mu­jer de­ci­dió in­ves­ti­gar: “To­do una es­ta­fa”.

El 8 de oc­tu­bre, las so­cie­da­des a tra­vés de las cua­les ope­ra­ba la pla­ta­for­ma que es­ta­fó a Fer­nán­dez (Kyo­to Li­mi­ted LTD y Mil­ton Group LTD) fue­ron se­ña­la­das por la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) co­mo chi­rin­gui­tos fi­nan­cie­ros, en­ti­da­des que ope­ran ile­gal­men­te al no es­tar ni re­gis­tra­das ni au­to­ri­za­das pa­ra pres­tar ser­vi­cios de in­ver­sión. Hay más pla­ta­for­mas: Cry­pto­bank, Car­terfs, Ca­pi­tal Mar­kets Banc, Easy Li­ne Pro o Axecc. So­lo en 2017 el su­per­vi­sor de­tec­tó 500 chi­rin­gui­tos fi­nan­cie­ros, 53 en Es­pa­ña. Has­ta el ac­tual mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, de­nun­ció en 2016 ha­ber si­do en­ga­ña­do.

Fer­nán­dez bus­ca­ba una al­ter­na­ti­va al ca­mión tras un gra­ve ac­ci­den­te que le tu­vo un año de ba­ja. Tras­tean­do por In­ter­net, se to­pó con lo que pen­sa­ba que po­dría so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas: una pla­ta­for­ma de in­ver­sión que ofre­cía for­ma­ción pa­ra ser agen­te de Bol­sa. Pi­có. “Al prin­ci­pio lla­man mu­chas ve­ces pa­ra co­ger con­fian­za”, ex­pli­ca la abo­ga­da de Fer­nán­dez, quien pi­de ano­ni­ma­to tras re­ci­bir ame­na­zas. “Te­ne­mos lo­ca­li­za­das va­rias pá­gi­nas y cree­mos que mu­chas es­tán vin­cu­la­das”.

Fer­nán­dez aún re­ci­be lla­ma­das de su­pues­tas em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en re­cu­pe­rar di­ne­ro es­ta­fa­do a cam­bio de un por­cen­ta­je. “Me lla­ma­ron ha­cién­do­se pa­sar por la SEC [la Co­mi­sión de Bol­sa de EE UU], di­cién­do­me que nos ayu­da­rían, pe­ro que te­nía­mos que re­ti­rar la de­nun­cia”, cuen­ta su pa­re­ja.

Juan García, nom­bre fic­ti­cio de una víc­ti­ma que ca­yó en las ga­rras de Ca­pi­tal Mar­kets Banc, cuen­ta que, tras es­cri­bir un co­men­ta­rio en un fo­ro de es­ta­fa­dos, la pla­ta­for­ma le “de­cla­ró la gue­rra”. Tan agre­si­vas eran las lla­ma­das que de­ci­dió gra­bar­las. “Me de­cían que no les iban a pi­llar, que no­so­tros no sa­bía­mos na­da de ellos pe­ro que ellos sí que te­nían nues­tros da­tos”. El te­lé­fono no de­jó de so­nar ni des­pués de de­nun­ciar: “Es un aco­so cons­tan­te”.

En abril, la Po­li­cía Na­cio­nal arres­tó a 79 per­so­nas y des­man­te­ló una or­ga­ni­za­ción que es­ta­fa­ba di­ne­ro pro­me­tien­do a sus víc­ti- mas que lo in­ver­ti­ría en Bol­sa. Es­ti­ma­ron que la ci­fra es­ta­fa­da re­ba­sa­ría los 12 mi­llo­nes.

“[Los in­te­gran­tes de la ban­da] es­tán en li­ber­tad con car­gos, pe­ro te­ne­mos in­di­cios de que han vuel­to a es­ta­far”, di­ce el abo­ga­do Fran­cis­co Javier Her­nán­dez, ge­ren­te de mis­le­tra­dos.com. Es tan fá­cil co­mo abrir otra web: “Al­gu­nas son es­ta­fas de in­ver­sio­nes, otras pi­ra­mida­les y otras es­ta­fas pu­ras y du­ras. El co­mún de­no­mi­na­dor sue­le ser la cap­ta­ción por re­des so­cia­les, pla­ta­for­mas... Lue­go bom­bar­dean a lla­ma­das a las víc­ti­mas y les en­se­ñan pre­sun­tas ga­nan­cias que van cre­cien­do has­ta que pi­den la de­vo­lu­ción. En­ton­ces se pro­du­cen pér­di­das y les di­cen que si quie­ren re­cu­pe­rar de­ben in­ver­tir­más”. Su des­pa­cho lle­va de­ce­nas de ca­sos con­tra dis­tin­tas em­pre­sas. En­tre ellas es­tán ARC Glo­bal Tra­der —el “asun­to es­tre­lla”, con 17mi­llo­nes de eu­ros su­pues­ta­men­te es­ta­fa­dos—, Ca­pi­tal Mar­kets Banc, Car­terfs, Plus­tocks, Iro­nFx o Ma­ta­dor Pri­me.

De­nun­ciar no ga­ran­ti­za re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do, pe­ro se pue­de lo­grar blo­quear la cuen­ta de los es­ta­fa­do­res, ase­gu­ra el le­tra­do. Fer­nán­dez ya se ha he­cho a la idea de que no vol­ve­rá a ver su di­ne­ro: “Lo que me da ra­bia es que tar­dé 30 años en aho­rrar­lo y me­dio en per­der­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.