La so­cie­dad po­la­ca se ale­ja de la fe

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Di­vor­cia­da con un hi­jo

Sá­ba­do por la ma­ña­na en ca­sa de la fa­mi­lia Kor­pows­ki. El pe­que­ño Sta­nis­law, de dos años, co­rre­tea por la sa­li­ta lle­ván­do­se por de­lan­te cual­quier ju­gue­te que en­cuen­tra a su pa­so; la abue­la Cris­ti­na pre­pa­ra tar­ta de man­za­na, al­go ali­caí­da, por­que aca­ba de mo­rir el abue­lo, y la her­ma­na ma­yor, Ma­ría, de 14 años, in­ten­ta man­te­ner con­tro­la­dos a sus otros tres her­ma­nos que tre­pan por los si­llo­nes cual Tar­za­nes en la jun­gla. “Per­do­ne el des­or­den, es­ta­mos de obras y ayer fue el en­tie­rro del abue­lo”, ex­pli­ca Ag­niesz­ka Kor­pows­ka, ma­dre de es­ta pro­le nu­me­ro­sa que re­si­de en un ba­rrio al no­res­te de Var­so­via en una ca­sa pro­pie­dad de la abue­la.

“Hay tres plan­tas: en la ba­ja, vi­ve mi sue­gra, en la pri­me­ra, mi cu­ña­do y su fa­mi­lia y en la ter­ce­ra, no­so­tros. So­mos una gran fa­mi­lia po­la­ca”, pre­su­me es­ta mu­jer de 33 años, ca­sa­da con To­masz Kor­pows­ki, de 50. Se die­ron el sí, quie­ro ha­ce más de tres lustros. Por la igle­sia. “Co­mo Dios man­da”, di­ce el ma­ri­do. En una de las fo­tos que cuel­gan de la pa­red se les ve sa­lir re­cién ca­sa­dos de la ca­te­dral de San Juan Bau­tis­ta, en la ciu­dad vie­ja de Var­so­via. Ella con un ves­ti­do de no­via mo­derno. Él, con un tra­je de épo­ca que emu­la­ba al ves­tua­rio de la no­ble­za po­la­ca de an­ta­ño.

En un país de fuer­te arrai­go ca­tó­li­co, que pre­su­me de ha­ber te­ni­do un Pa­pa po­la­co (Juan Pa­blo II), los Kor­pows­ki po­drían re­pre­sen­tar el ideal de fa­mi­lia tra­di­cio­nal. Pe­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das, la so­cie­dad po­la­ca se es­tá se­cu­la­ri­zan­do po­co a po­co. En­tre 1990 y 2016, las bo­das por la igle­sia des­cen­die­ron un 41%, se­gún el Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en el país. Las anu­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les se han tri­pli­ca­do des­de 1989. Y otro da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo: en­tre 2000 y 2013 prác­ti­ca­men­te se du­pli­có el nú­me­ro de hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio.

A pe­sar de que la gran ma­yo­ría de sus ca­si 38 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes se de­fi­ne co­mo ca­tó­li­co (cer­ca del 90%), par­te de la so­cie­dad se va ale­jan­do del re­ba­ño pa­ra abri­gar otros es­ti­los de vi­da. Pe­ro el Go­bierno del par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) es de­vo­to de­fen­sor de la Igle­sia.

Por eso, el Eje­cu­ti­vo se ha pro­pues­to “re­cris­tia­ni­zar Eu­ro­pa”, tal y co­mo anun­ció el pri­mer mi­nis­tro Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki cuan­do to­mó po­se­sión del car­go el año pa­sa­do. Lo que de­mues­tra la dua­li­dad de una so­cie­dad ca­da vez más dividida en­tre los po­la­cos cre­yen­tes que apo­yan más al PiS y los ciu­da­da- nos que de­fien­den una Po­lo­nia me­nos bea­ta y más abier­ta.

“Du­ran­te la do­mi­na­ción so­vié­ti­ca, los ciu­da­da­nos lu­cha­mos por man­te­ner nues­tra iden­ti­dad ca­tó­li­ca por­que el co­mu­nis­mo nos in­ten­ta­ba qui­tar to­do. Pe­ro con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, ese sen­ti­mien­to de iden­ti­dad co­mún se ha ido res­que­bra­jan­do, aho­ra los po­la­cos son más in­di­vi­dua­lis­tas”, ana­li­za To­masz Kor­pows­ki, el ma­ri­do de Ag­niesz­ka. “Por eso nues­tro de­ber es dar ejem­plo co­mo fa­mi­lia cris­tia­na”, aña­de.

Los Kor­pow­si, se­gui­do­res de los Ki­kos (una de las ra­mas más con­ser­va­do­ras de la Igle­sia ca­tó­li­ca), for­man par­te de una aso­cia­ción na­cio­nal de fa­mi­lias nu­me­ro­sas. “So­mos co­mo un lobby, y por fin un Go­bierno nos es­cu­cha y ayu­da”, re­co­no­ce Ag­niesz­ka.

En abril de 2016, en su em­pe­ño por ayu­dar a las fa­mi­lias, el No pien­sa así Jga Ci­bo­rows­ka, de 34 años, di­vor­cia­da y con un hi­jo de cua­tro años. “Es­te pro­gra­ma fa­vo­re­ce a fa­mi­lias que tie­nen al me­nos dos hi­jos o con in­gre­sos de ape­nas 800 zlotys al mes (me­nos de 200 eu­ros). Pe­ro los que ga­na­mos un po­co más y so­lo te­ne­mos un re­to­ño nos que­da­mos sin na­da, y en­ci­ma nos suben los im­pues­tos”, cri­ti­ca Ci­bo­rows­ka, ex­per­ta en ges­tión de Re­cur­sos Hu­ma­nos. “El men­sa­je que el Go­bierno en­vía a las chi­cas jó­ve­nes po­co cua­li­fi­ca­das es el si­guien­te: te­ned hi­jos y no­so­tros os pa­ga­mos. ¿Pa­ra qué bus­car un tra­ba­jo, en­ton­ces?”, se la­men­ta.

Ella aho­ra vi­ve con su nue­va pa­re­ja, Ar­tur Kuty­lows­ki, due­ño de un ro­có­dro­mo al sur de Var­so­via. “¿Ca­sar­nos por la igle­sia? No”, di­ce él. Kuty­lows­ki, de 42 años, cuen­ta que de­jó de creer en Dios cuan­do de ado­les­cen­te fue a con­fe­sar­se y el cu­ra le pro­pu­so ven­der­le unas ven­ta­nas en pleno ac­to de con­tri­ción. “Fue en los ochen­ta, años de es­ca­sez en es­te país. Pe­ro yo me ale­jé de la fe”, jus­ti­fi­ca el em­pre­sa­rio.

Am­bos re­co­no­cen que la pre­sión so­cial pa­ra pa­sar por el al­tar es fuer­te, pe­ro que ellos lo ha­rán por lo ci­vil. “No­so­tros nos ama­mos y eso es lo im­por­tan­te. Ade­más, es­te país ya no es el que era. Aho­ra te­ne­mos otro es­ti­lo de vi­da y lo va­mos a de­fen­der”, zan­ja Ci­bo­rows­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.