Las leyendas del Cha­po, a jui­cio

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­de el oc­ta­vo pi­so del edi­fi­cio en el que se en­cuen­tra el tri­bu­nal fe­de­ral de Brooklyn (Nue­va York) pue­den ver­se pa­re­jas de fran­co­ti­ra­do­res con el im­po­nen­te per­fil de Man­hat­tan al fon­do. Hay otros re­par­ti­dos por los te­ja­dos de blo­ques de pi­sos ale­da­ños. En es­ta oc­ta­va plan­ta es­tá la sa­la don­de se juz­ga des­de el lu­nes pa­sa­do al nar­co­tra­fi­can­te me­xi­cano Joaquín El Cha­po Guz­mán Loe­ra, de 61 años y con­si­de­ra­do el je­fe del po­de­ro­so car­tel de Si­na­loa. Es­tá acu­sa­do de ha­ber li­de­ra­do una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que in­tro­du­jo 155 to­ne­la­das de dro­ga en EE UU en un cuar­to de si­glo. Se en­fren­ta a ca­de­na per­pe­tua.

El Cha­po en­tra en la sa­la ves­ti­do de pai­sano. Ni es­po­sa­do ni con mono car­ce­la­rio —fue ex­tra­di­ta­do a EE UU en enero de 2017—, por­que co­mo se­ña­ló el juez Brian Co­gar al ju­ra­do po­pu­lar “es inocen­te has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”. Aun­que sea una ce­le­bri­dad, los ciu­da­da­nos que in­te­gran el ju­ra­do co­no­cen en reali­dad po­co del gran se­ñor de la dro­ga. A al­gu­nos les sue­na de la te­le­vi­sión o por­que han vis­to la no­ti­cia so­bre la lu­jo­sa fies­ta de cum­plea­ños que or­ga­ni­zó en sep­tiem­bre su es­po­sa, Em­ma Co­ro­nel, pa­ra sus ge­me­las de sie­te años.

Las se­ries, pe­lí­cu­las o do­cu­men­ta­les so­bre El Cha­po han crea­do va­rias leyendas y fic­cio­nes en torno a su per­so­na y tra­yec­to­ria, des­de el nar­co­tra­fi­can­te to­do­po­de­ro­so que lo­gra huir de las cár­ce­les más vi­gi­la­das, al ro­bin hood que pa­ga hos­pi­ta­les e igle­sias con el di­ne­ro de la dro­ga, pa­san­do por el ca­po que or­de­na ase­si­na­tos y tor­tu­ras, y el hom­bre de fa­mi­lia que sa­có a los su­yos de la po­bre­za. Aho­ra, por pri­me­ra vez, su fi­gu­ra va a ser exa­mi­na­da en un jui­cio, con tes­ti­mo­nios ba­jo ju­ra­men­to y prue­bas.

El fis­cal Adam Fels ha tra­ta­do de mar­car en­se­gui­da el rum­bo del pro­ce­so, des­pe­jar du­das so­bre quién es en reali­dad Joaquín Guz­mán. Lo pre­sen­tó en su in­ter­ven­ción ini­cial co­mo el lí­der de la ma­yor or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal del mun­do, la que con­tro­la el mer­ca­do de la dro­ga, y le acu­só de or­de­nar el se­cues­tro, tor­tu­ra y ase­si­na­to de ri­va­les, “in­clui­dos fa­mi­lia­res”. “Al­gu­na vez apre- tó él mis­mo el ga­ti­llo y ma­tó a san­gre fría”, afir­mó mos­tran­do la fo­to de una pis­to­la con dia­man­tes in­crus­ta­dos, “su pre­fe­ri­da”. Fels di­jo que los co­lom­bia­nos le apo­da­ron El Rá­pi­do por la ve­lo­ci­dad con la que mo­vía los car­ga­men­tos de dro­ga. “Cien­tos de to­ne­la­das”, afir­mó, “y la ca­de­na de su­mi­nis­tro lle­gó a tal es­ca­la que ya no sa­bía cuán­ta dro­ga ven­día”.

La cau­sa con­tra El Cha­po se apo­ya en 25 años de in­ves­ti­ga­ción que cul­mi­na­ron con su ex­tra­di­ción de una cár­cel me­xi­ca­na a EE UU en enero de 2017. Uno de los pri­me­ros tes­ti­gos de la fis­ca­lía ha si­do Je­sús El Rey Zambada, ex­miem­bro de la or­ga­ni­za­ción de nar­cos que aho­ra coope­ra con la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.