PA­BLO CA­SA­DO El PP su­be el tono por Vox: “Sán­chez es du­ro con los muer­tos y co­bar­de con los vi­vos”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

una ma­ne­ra muy grá­fi­ca, re­su­me en una fra­se la ac­ti­tud del PSOE con res­pec­to al cam­po an­da­luz al fi­nal de la dic­ta­du­ra: “La iz­quier­da tra­di­cio­nal que­ría re­po­ner la li­tur­gia de la tie­rra; no­so­tros, ade­más de dig­ni­dad, que­ría­mos dar­le de co­mer a la gen­te”. Al cons­ta­tar en las elec­cio­nes de 1979 la ame­na­za an­da­lu­cis­ta, cuan­do Ro­jas-Mar­cos sa­có cin­co dipu­tados, el PSOE reac­cio­nó con ra­pi­dez: “Te­nía­mos que ha­cer­le ver a la gen­te que éra­mos un par­ti­do tan an­da­luz co­mo el que más, pe­ro más fuer­te, con más ca­pa­ci­dad de trans­for­mar la so­cie­dad. Lo di­ji­mos El PP en­du­re­ció ayer el tono de cam­pa­ña mien­tras Vox ha­cía una de­mos­tra­ción de fuer­za con un con­cu­rri­do mi­tin en Má­la­ga. “Sán­chez es muy du­ro con los muer­tos y muy co­bar­de con los vi­vos”, de­cla­ró Pa­blo Ca­sa­do re­fi­rién­do­se a Fran­co yNi­co­lá­sMa­du­ro, res­pec­ti­va­men­te. “Y qué pin­ta en Cu­ba?”, di­jo. Ca­sa­do lla­mó a “con­cen­trar el vo­to” por­que el PP te­me que Vox les per­ju­di­que en Cór­do­ba, Se­vi­lla yMá­la­ga. Se­gún sus da­tos, Ciu­da­da­nos po­dría do­blar sus re­sul­ta­dos de 2015, aun­que ase­gu­ran que no ha­brá sor­pas­so. en un es­lo­gan que ca­ló: PSOE de An­da­lu­cía, el gran par­ti­do de los an­da­lu­ces; PSOE de An­da­lu­cía, un gran par­ti­do pa­ra un gran pue­blo”.

Cua­ren­ta años des­pués, aña­de el ex­pre­si­den­te, aque­lla quí­mi­ca del prin­ci­pio aún fun­cio­na: “Las en­cues­tas si­guen de­mos­tran­do que en el vo­to de los an­da­lu­ces al PSOE si­gue ha­bien­do un al­to com­po­nen­te de ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca; la gen­te no so­lo te vo­ta por­que le pa­re­ce bien lo que es­tás ha­cien­do, sino tam­bién por­que eres de los su­yos”.

Hay otra cues­tión ini­ciá­ti­ca que los pre­si­den­tes que lle­ga­ron des­pués de Es­cu­re­do y De la Bor­bo­lla si­guen cum­plien­do a ra­ja­ta­bla: “La cer­ca­nía, la pro­xi­mi­dad, el es­tar en­ci­ma de los pro­ble­mas y que eso lue­go se tra­duz­ca en po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro en Ma­drid los Con­se­jos de Mi­nis­tros se ce­le­bran los vier­nes y el lu­nes, des­pués del fin de se­ma­na, la gen­te di­ce: oye, ¿qué es lo que te­nía yo que ha­cer? Aquí, des­de el prin­ci­pio, la nor­ma que se im­pu­so fue la con­tra­ria. El lu­nes, co­mi­sión eje­cu­ti­va re­gio­nal del PSOE. El mar­tes por la ma­ña­na, Con­se­jo de Go­bierno, pa­ra que, ya esa mis­ma tar­de, pue­dan de­cir­le a su gen­te lo que tie­nen que ha­cer du­ran­te la se­ma­na. Y el miér­co­les, a pa­tear­se An­da­lu­cía. Eso si­gue ha­cién­do­se y for­ma par­te de nues­tra his­to­ria. Ya en el 82 me­ti­mos a Ra­fael en un au­to­bús y se fue con va­rios con­se­je­ros a re­co­rrer An­da­lu­cía. En ca­da co­mar­ca se reunían con los al­cal­des, fue­sen del par­ti­do que fue­sen. ¿Y qué pe­dían esos al­cal­des? Ca­rre­te­ras, co­le­gios y cen­tros de sa­lud. Pa­ra res­pon­der, el go­bierno an­da­luz apro­bó un plan ex­tra­or­di­na­rio de in­ver­sio­nes en su pri­mer año. Fue his­tó­ri­co. La con­se­cuen­cia es que aho­ra mis­mo en cual­quier pue­blo de An­da­lu­cía, en cual­quie­ra, la gen­te tie­ne to­dos los ser­vi­cios. Sin des­po­bla­mien­to y sin trau­mas so­cia­les. Así que la per­sis­ten­cia del vo­to a fa­vor del PSOE de­ri­va de una his­to­ria, de una es­tra­te­gia, de una ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca ma­yo­ri­ta­ria y de una reali­dad de trans­for­ma­ción de la so­cie­dad. Y no de­ri­va de cues­tio­nes co­mo la del sis­te­ma de des­em­pleo agra­rio. ¿O es que mon­tar un co­le­gio don­de no lo ha­bía es bus­car clien­te­lis­mo?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.