Con mo­ti­vo del pró­xi­mo via­je de Pe­dro Sán­chez a Cu­ba, el pri­me­ro ofi­cial de un pre­si­den­te es­pa­ñol a la is­la ca­ri­be­ña en 32 años, EL PAÍS ini­cia una se­rie de re­por­ta­jes so­bre las vi­si­tas de al­tos car­gos a La Ha­ba­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ton­ces di­rec­to­ra del Mu­seo Nu­mis­má­ti­co del Ban­co Na­cio­nal de Cu­ba. Am­bos man­da­ta­rios inau­gu­ra­ron en su mu­seo una ex­po­si­ción de mo­ne­das y ar­te His­pa­noa­me­ri­cano, y allí Na­ta­lia, con sus 40 años es­plen­do­ro­sos, fue la an­fi­trio­na. “Lle­ga­ron ha­cien­do chis­tes, lle­va­ban só­lo unas ho­ras jun­tos y el cli­ma era de com­pli­ci­dad to­tal”. Cuen­ta que se to­ma­ron va­rios mo­ji­tos y que, en un mo­men­to, Suá­rez (45 años en­ton­ces) y Fi­del (52) “se fa­ja­ron” por sen­tar­se a su la­do, sin ha­cer ca­so al mi­nis­tro pre­si­den­te del Ban­co, Raúl León To­rras. “Aque­llo era un flir­teo a la ca­ra, y Adol­fo era atrac­ti­ví­si­mo, muy ele­gan­te”.

Pe­ro… ¡Ahhh la quí­mi­ca y la com­pli­ci­dad! Si al­go en­se­ña la his­to­ria es que en las re­la­cio­nes his­pano-cu­ba­nas la quí­mi­ca no bas­ta, pues las co­sas tien­den a en­re­dar­se. Du­ran­te los dos días que es­tu­vo Suá­rez se pa­sa­ron re­vis­ta a los te­mas bi­la­te­ra­les: la re­no­va­ción de un acuer­do co­mer­cial, la crea­ción de un me­ca­nis­mo pa­ra in­dem­ni­zar a los es­pa­ño­les per­ju­di­ca­dos por las na­cio­na­li­za­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias, la aper­tu­ra de di­ver­sas lí­neas de coope­ra­ción y el siem­pre de­li­ca­do asun­to de los de­re­chos hu­ma­nos, en ese ca­so cen­tra­do en las ges­tio­nes pa­ra la li­be­ra­ción del pre­so es­pa­ñol Eloy Gu­tié­rrez Me­no­yo, en­car­ce­la­do por al­zar­se en ar­mas con­tra Cas­tro. El co­lo­fón fue el anun­cio ofi­cial de que el Rey in­vi­ta­ba al pre­si­den­te cu­bano a vi­si­tar Es­pa­ña en 1979.

Pa­ra Suá­rez el via­je cons­ti­tu­yó un es­pec­ta­cu­lar gol­pe de efec­to an­te la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro por aquel en­ton­ces co­men­zó la ma­la ma­ña en Es­pa­ña de con­ver­tir el te­ma de Cu­ba en po­lí­ti­ca na­cio­nal y no en po­lí­ti­ca de Es­ta­do. La car­ga “re­vo­lu­cio­na­ria” pa­só fac­tu­ra a Sua­rez con los sec­to­res más re­cal­ci­tran­tes de UCD, que mi­ra­ban ya con preo­cu­pa­ción las elec­cio­nes de 1979. Suá­rez ga­nó aque­llos co­mi­cios, pe­ro no por ma­yo­ría ab­so­lu­ta. El via­je de Cas­tro fi­nal­men­te no se pro­du­jo. Y las in­dem­ni­za­cio­nes y la sa­li­da de Me­no­yo tu­vie­ron que es­pe­rar a que Fe­li­pe Gon­zá­lez via­ja­ra a Cu­ba en 1986. Pe­ro esa es otra his­to­ria que aca­bó en cu­le­brón, aun­que los tu­rro­nes si­guie­ron lle­gan­do. mi­nis­tro pre­si­den­te del Ban­co Na­cio­nal de Cu­ba se le “en­car­nó”. “Pa­re­ce que mo­les­tó aquel pro­ta­go­nis­mo mío, y a par­tir de en­ton­ces co­men­zó a ha­cer­me la vi­da im­po­si­ble. To­dos los días era un pro­ble­ma, no me de­ja­ban vi­vir…”. En­ton­ces Na­ta­lia fue a ver a unos ami­gos su­yos pa­le­ros, prac­ti­can­tes de la re­li­gión afro­cu­ba­na de Pa­lo Mon­te, que hi­cie­ron di­fe­ren­tes obras de bru­je­ría y sa­cri­fi­cios de ani­ma­les pa­ra pro­te­ger­la. “Fue re­me­dio san­to. Que­da­ron neu­tra­li­za­dos”. Al po­co tiem­po al mi­nis­tro del Ban­co le dio un in­far­to. Y las re­la­cio­nes his­pano-cu­ba­nas co­men­za­ron a zig­za­guear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.