Te­le-Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l tiem­po que el Go­bierno bri­tá­ni­co se con­ver­tía en un pub ir­lan­dés en San Patricio, con pu­ñe­ta­zos que van y vie­nen, se vi­ra­li­zó la lla­ma­da de un oyen­te a una ra­dio de Lon­dres llo­ran­do arre­pen­ti­do por ha­ber vo­ta­do a fa­vor del Bre­xit. El lo­cu­tor le con­so­la­ba y le de­cía que la cul­pa era de los po­lí­ti­cos y de los mi­llo­na­rios que azu­za­ron tal irres­pon­sa­bi­li­dad des­de sus tri­bu­nas. Me ex­tra­ña que no men­cio­na­se tam­bién la te­le. ¿Có­mo pu­do ol­vi­dar to­dos es­tos años de ma­cha­que nos­tál­gi­co? No ha­blo de te­le­ba­su­ra po­pu­lis­ta ni de pro­pa­gan­da, sino de la que se­gu­ra­men­te es la me­jor te­le­vi­sión del­mun­do. Ha­blo de se­ries so­bre rei­nas, mo­nar­quías y Wins­ton Chur­chills, de do­cu­men­ta­les co­mo Empire o de los mil pro­gra­mas que re­bus­can en las esen­cias de Bri­tan­nia, des­de via­jes por sen­de­ros de la cos­ta a co­ci­ne­ros que res­ca­tan tra­di­cio­nes cu­li­na­rias de Yorks­hi­re o reali­ties de ur­ba­ni­tas lon­di­nen­ses que se van a vi­vir a una gran­ja. La so­cie­dad bri­tá­ni­ca de hoy, que se pa­re­ce a la vic­to­ria­na lo mis­mo que las pae­llas con cho­ri­zo de Ja­mie Oli­vier a la pae­lla va­len­cia­na, se mi­ra cons­tan­te­men­te en ese es­pe­jo an­ta­ñón y en­mohe­ci­do y sus­pi­ra por la glo­ria per­di­da.

No quie­re es­to de­cir que la te­le ha­ya idio­ti­za­do a to­da una so­cie­dad, pe­ro ha ha­la­ga­do la va­ni­dad de la par­te más pe­re­zo­sa y me­nos crí­ti­ca de ella. Unos me­ses an­tes del Bre­xit via­jé por Ga­les y dor­mí en una ca­sa ru­ral muy co­que­ta. El sa­lón es­ta­ba pre­si­di­do por el re­tra­to de un ge­ne­ral del si­glo XIX muy con­de­co­ra­do, y le pre­gun­té a la due­ña si era un an­te­pa­sa­do su­yo. “Qué va”, me con­tes­tó, “lo com­pré en un an­ti­cua­rio y lue­go des­cu­brí que fue un hom­bre ma­lí­si­mo res­pon­sa­ble de una ma­tan­za en la In­dia, le lla­ma­ban El Car­ni­ce­ro. Pen­sé en qui­tar­lo, me ho­rro­ri­zó, pe­ro la ver­dad es que que­da muy bien, le da un ai­re muy dis­tin­gui­do al sa­lón”. Es de­cir: en­tre la ver­dad y la es­té­ti­ca, es­co­gió la es­té­ti­ca. Eso es, a fin de cuen­tas, el na­cio­na­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.