“Gano por­que emo­ciono”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Caos de trá­fi­co enMa­drid, oh sor­pre­sa. Lle­ga­mos tar­de al Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to. San­dra Sán­chez y su pa­re­ja y en­tre­na­dor, Je­sús del Mo­ral, nos es­pe­ran mi­ran­do diarios de­por­ti­vos. En va­rios, apa­re­ce ella al la­do del mis­mo anun­cio, “Se­xo es vi­da”, cons­ta­tan, en­tre di­ver­ti­dos y es­can­da­li­za­dos. Acu­cia­dos por la pri­sa, nos des­cal­za­mos pa­ra no pro­fa­nar el ta­ta­mi y pro­ce­de­mos con la en­tre­vis­ta. En un ra­to, Ma­ría Jo­séRien­da, pre­si­den­ta del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes y Ale­jan­dro Blan­co, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Epa­ñol vie­nen a ren­dir­le ho­no­res. No ha­ce tan­to, otros je­rar­cas le de­cían que no da­ba el ni­vel y que col­ga­ra el ka­ra­te­gui. Lo que se ha aca­ba de col­gar es el oro de cam­peo­na del mun­do de ka­tas. ¿Có­mo an­da de amor pro­pio? Aho­ra me­jor. Pe­ro pa­sé un tiem­po sin es­ta se­gu­ri­dad en mí mis­ma. Cuan­do tan­ta gen­te te di- ce tan­tas ve­ces que no va­les, al fi­nal tu ca­be­za se lo cree, y tie­nes que tra­ba­jar mu­cho lo con­tra­rio. Pa­só la tra­ve­sía del ta­ta­mi. Sí. No de­jé el ká­ra­te, pe­ro sí de com­pe­tir y pen­sa­ba que no vol­ve­ría. Hay una lí­nea muy fina en­tre acep­tar que no va­les y lu­char por lo que crees. Lo que mar­có la di­fe­ren­cia es que­mi­maes­tro ymi en­tre­na­dor creían tan cie­ga­men­te en mí que vol­ví pa­ra de­vol­vér­se­lo. ¿Por no de­frau­dar­les? Sí, fue esa sen­sa­ción. Que­ría ga­nar por ellos más que por mí.

Tam­bién lo de­jó a los 20 años pa­ra cui­dar a su ma­dre. Siem­pre por los de­más. ¿Y us­ted, cuán­do?

Fí­ja­te, creo que he si­do fe­liz en to­dos los mo­men­tos de la vi­da, in­clu­so cuan­do he te­ni­do que cam­biar de rum­bo a la fuer­za. No hay na­da peor que ver su­frir a tu fa­mi­lia. Pe­ro mi ma­dre su­peró el cán­cer y es mi ejem­plo de lu­cha. ¿Más gol­pes da la vi­da? ¿Y a quién no? ¿Quién no tie­ne una mo­chi­la? La vi­da es du­ra, la di­fe­ren­cia es có­mo la en­fren­tas. Eso les en­se­ño a los ni­ños. Que les van a pa­sar co­sas, que van a te­ner que su­frir pa­ra ser fuer­tes, y que el re­to es su­pe­rar los obs­tácu­los.

¿Qué pien­sa al ha­cer con esa ca­ra de ma­las pul­gas?

In­ten­to trans­mi­tir que las téc­ni­cas son reales, ima­gino el com­ba­te. Y tra­to de trans­mi­tir mis sen­ti­mien­tos, mi mun­do in­te­rior. Lle­gar a los ár­bi­tros y al pú­bli­co y po­ner­les la piel de ga­lli­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.